El TPS a países de Centroamérica no ha alentado la inmigración irregular

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva York, 17 feb (EFE News).- El otorgamiento de los beneficios del Estatus de Protección Temporal (TPS) a nicaragüenses, hondureños y salvadoreños no ha tenido como resultado un aumento en la inmigración no regulada desde esos países como algunos temían cuando se creó el programa, de acuerdo con datos analizados por el Center for American Progress.

El Centro analizó datos de las detenciones de inmigrantes de esos países, que sirven como un indicador, los cuales arrojaron que hubo una merma en los años que han seguido a la concesión del TPS, creado hace tres décadas.

Indicó además que las tendencias analizadas de detenciones de inmigrantes de esos tres países generalmente no difieren significativamente de las tendencias de arrestos de nacionales de países fuera de Centroamérica durante un periodo de aproximadamente 10 años tras la concesión del estatus.

"No hay evidencia de un efecto imán" como resultado del beneficio, que se otorga a ciertos países que enfrentan condiciones peligrosas como desastres naturales o conflictos armados, que podrían impedir a sus ciudadanos regresar sin peligro.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) es el encargado de designar qué nacionalidades pueden beneficiarse del programa temporalmente, lo que les permite trabajar legalmente y evitar que sean deportados.

Para octubre de 2020 había aproximadamente 411.000 inmigrantes que se beneficiaban del TPS procedentes de El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Nicaragua, Somalia, Sudan del Sur, Sudán, Siria y Yemen, destaca el Centro.

"Los beneficiarios del TPS han hecho contribuciones significativas a la economía de este país y se han convertido en una parte integral de sus comunidades", indicó.

Recordó que cuando se creó el TPS en 1990, escépticos expresaron sus preocupaciones de que este beneficio podría motivar a más gente a emigrar a Estados Unidos.

Sin embargo, agrega, no hay evidencia de que haya actuado como un imán para motivar la inmigración irregular "y no hay razón para pensar que lo hará".

El Centro recordó que como resultado del paso de los huracanes Eta y Iota que devastaron Centroamérica en noviembre de 2020, indicó al DHS que debido a esa situación, la pandemia del coronavirus y la inseguridad alimentaria, la dependencia debía redesignar a El Salvador, Honduras y Nicaragua para el TPS, y conceder el estatus a Guatemala.

(c) Agencia EFE