Piden amnistía para excustodia acusada de complicidad de fuga

·2  min de lectura

TOLUCA, Méx., abril 21 (EL UNIVERSAL).- Silvia Salazar Monroy cumple sentencia en el penal de Almoloya de Juárez por estar presuntamente involucrada con la evasión de tres presos del penal de Cuautitlán en el 2018, sus familiares piden que sea una de las beneficiarias de la Ley de Amnistía, pues aseguran que fue imputada sin sustento, además de encontrar violaciones al debido proceso.

En entrevista, su esposo explicó que Silvia llevaba ocho años trabajando como custodia, pero apenas mes y medio de ser asignada al penal de Cuautitlán. El 15 de julio, fue amagada por internos del sexo masculino, quienes la ingresaron a la sala cinco, donde detonaron un artefacto explosivo que les permitió la fuga por los juzgados.

Silvia junto con Víctor "N", fueron dos de los elementos de Guardia y Custodia de la Subsecretaria de Control Penitenciario aprehendidos por estar presuntamente relacionados con la fuga. Un juez de control los vinculó a proceso por el delito de evasión de reo, por permitir la fuga a través de los juzgados ubicados en calle Porfirio Díaz, a espaldas del centro penitenciario, en el centro de ese municipio mexiquense.

Su esposo indicó que su aprehensión y sentencia es "una injusticia porque no se la ha demostrado ningún delito, no hay pruebas en su contra, el MP no ha podido ni podrá demostrar que ella tuvo participación alguna, porque no la hubo".

Con pancartas, consignas y reclamos, decenas de personas cercanas a Silvia exigieron al Tribunal Superior de Justicia que deje en libertad a la excustodia, que está cumpliendo sentencia injustamente por estos hechos.

"Creo en que el magistrado presidente del Poder Judicial, Ricardo Sodi, que ha sido una persona de valores, que se ha caracterizado por su buen desempeño en los diversos cargos que ha tenido, él hará justicia, estoy seguro que ya checó el expediente y que le hará justicia".

Relató que hubo acciones violatorias al debido proceso, por ejemplo, que ella no podía ser juzgada por una jueza que pertenece al mismo Poder Judicial, que la acusa de ser responsable de la evasión.

Alegó que fue "torturada física y psicológicamente", pues el día de los hechos la trasladaron elementos de sexo masculino desde el penal de Cuautitlán hasta presentarla ante el Ministerio Público, sin presentar la orden de aprehensión ni decirle el delito por el que fue detenida.

"No hubo elementos mujeres en esa aprehensión y nunca le dijeron el delito por el que la aprehendieron, le fabricaron los delitos de resistencia y cohecho para que el MP tenga tiempo para armar una carpeta de investigación".