Piden más de 20 mil pesos por grúas y corralón en Ecatepec

·5  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 19 (EL UNIVERSAL).- El 5 de febrero pasado, fue el inicio de un "viacrucis" de trámites y abusos para Juan Ramos, cuyo auto fue impactado por el de una conductora en la avenida Central, en Ecatepec, Estado de México.

Cerca de las 23:00 horas, una conductora, de nombre Ana María, perdió el control de su vehículo e impactó al de Juan en avenida Central, a la altura del Metro Ecatepec.

Aunque de inicio, la mujer admitió su culpa e incluso pidió disculpas a Juan por no maniobrar correctamente cuando una llanta se cruzó en su camino, cuando llegó el ajustador y familiares de la conductora le recomendaron no admitir su responsabilidad, por lo que policías de Ecatepec tuvieron que remitir a Juan, a la mujer y a los vehículos al Ministerio Público de las Américas.

Ya en el MP, el trámite duró varias horas con nula claridad para Juan, quien es empleado en la Ciudad de México y se dirigía a ver a su familia, con quien vive en Gustavo A. Madero.

Multas y "mordidas" por haber sido víctima

Además de la afectación a su auto y a su salud por el choque, Juan tuvo que pagar una multa de $500 por el choque en el que él fue la víctima, además de $300 para que él pueda realizar los trámites, ya que la carta factura está a nombre de un familiar suyo.

Durante todo el trámite, el ajustador del seguro de Juan, de la empresa HDI, le garantizó que el arrastre y servicios serían cubiertos por la aseguradora. Sin embargo, tras el dictámen en el que se certificó que la culpa había sido de la conductora inició un nuevo oleaje de trámites y abusos.

El oficial conciliador, de nombre Marco Antonio Aguilar Vargas, dictaminó que el auto de Juan debía irse al corralón operado por Grúas y Transportes Bolaños, ubicado en Tecámac, a pesar de que el choque fue en Ecatepec.

Suma exorbitante por grúa y corralón en Tecámac

Cuando Juan pudo obtener el documento para liberar su auto acudió al corralón para pagar el servicio, que supuestamente sería reembolsado por la aseguradora HDI. "El ajustador me comentó que serían como 6 mil pesos, incluso 8 mil pesos, que me reembolsarían en unos días con mi factura. Sin embargo, al llegar al corralón de Grúas Bolaños me dieron una cuenta exorbitante de más de 20, 500 pesos".

Por maniobras, arrastre, custodia, almacenamiento y demás servicios, una empleada del corralón concesionado le dio la cuenta a Juan en un post-it amarillo, sin mayor especificación de los kilómetros y sin detallar los precios de los tabuladores que rigen a las grúas en el Edomex.

Debido a la hora y el día en que ocurrió el accidente, los tabuladores establecen tarifas más altas, lo que termina por afectar aún más a Juan.

"Cuando les pedí una explicación y que me dejaran tomar una foto del desglose me lo prohibieron por 'políticas', además de que la persona que me entregó la nota con la cuenta me dijo que ella sólo era la secretaria", comenta Juan. Tras la denuncia, EL UNIVERSAL se comunicó con el concesionario del corralón, pero la empleada señaló que no había alguien que pudiera contestar las preguntas.

La aseguradora, también lo deja en el limbo

Para Juan pagar esa cantidad es imposible. "No tengo esa cantidad y en caso de que los pueda juntar, tampoco tengo la certeza de que me los van a reembolsar", dice.

Durante dos días, él trató de comunicarse a la aseguradora, pues su póliza es de cobertura amplia, pero después de decenas de llamadas, le cortaban la comunicación sin darle claridad sobre el reembolso, pues las grúas Bolaños no tienen convenio con HDI, su compañía de seguros.

"Llamé y llamé, pero me dejaron 'colgado', me pasaban con una y otra persona, al inicio me dijeron que sí me lo iban a reembolsar en unos días, pero al final terminaron por decirme que por 'términos y condiciones' no sabían. Para mí, ha sido un pésimo servicio de HDI", denunció Juan.

Apenas en diciembre pasado, transportistas se manifestaron en Ecatepec, luego de que aseguraban haber juntado 600 denuncias en contra de gruyeros y corralones en el Estado de México.

En 2019, transportistas de Tecamachalco denunciaron a Grúas Bolaños por el cobro de hasta 80 mil pesos en la zona del Triángulo Rojo de Puebla, en donde además de ser víctimas de robo de sus camiones, tienen que pagar altas sumas de dinero a la concesionaria de corralones y grúas.

En el 2016, la Secretaría de Movilidad mexiquense clausuró el depósito Bolaños tras reportes de abusos a ciudadanos, sin embargo a los pocos días le retiraron los sellos y volvieron a operar.

Corralones y grúas cobran a discrecionalidad

Debido a las constantes denuncias hacia los depósitos vehiculares en el Estado de México, en marzo del 2019 los diputados Mario Gabriel Gutiérrez Cureño, Liliana Gollas Trejo y Faustino de la Cruz Pérez, del Grupo Parlamentario de Morena, presentaron una iniciativa ante el Congreso mexiquense "para reformar diversas disposiciones en materia de arrastre, salvamento, guarda, custodia y depósito de vehículos, con el objetivo de que los gobiernos municipales provean este servicio público a quien lo requiera, de manera eficiente, transparente y honesta".

Sin embargo y hasta el momento, los gruyeros y corralones cobran a discrecionalidad sus tarifas, a pesar de que después de la propuesta legislativa la Secretaría de Movilidad del Estado de México y la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) firmaron un convenio para diseñar e implementar medidas y acciones que permitan regular el servicio de grúas en la entidad.

Al igual que otros usuarios de redes sociales, Juan buscó ayuda de las autoridades a través de esas plataformas.

Francisco L. Quintero, vocal ejecutivo del Instituto del Transporte del Estado de México, proporcionó a Juan un teléfono para ser atendido. "Espero que las autoridades me puedan atender y dar solución, puesto que no cuento con esa cantidad y la cuenta sigue en incremento", finaliza Juan.