Pide ONU investigar cadena de mando en caso de Alexander

·2  min de lectura

OAXACA, Oax., abril 7 (EL UNIVERSAL).- La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México (ONU-DH) exhortó a las autoridades mexicanas a realizar una investigación que identifique a todos los responsables del asesinato del adolescente Alexander Martínez perpetrado por policías municipales de Acatlán de Pérez Figueroa.

Esta investigación, dijo, debe respetar los estándares internaciones e incluir a los funcionarios de la cadena de mando, así como las políticas y fallos sistémicos que pueden haber contribuido a su muerte.

El 9 de junio de 2020, aproximadamente a las 22:30 horas, Alexander Martínez en compañía de otros amigos se trasladaron en motocicletas a comprar refrescos y pizza para celebrar el cumpleaños de uno de ellos.

Los adolescentes se dirigieron hacia una tienda localizada a menos de un kilómetro de su domicilio ubicado en Vicente Camalote de Acatlán de Pérez Figueroa y cuando regresaban por la carretera El Amate-Acatlán, la patrulla oficial 023 de la Policía municipal de Acatlán de Pérez Figueroa les cerró el paso atravesando la unidad en la calle por donde transitaban, posteriormente, con disparos lesionaron a Alexander Martínez en la cabeza ocasionando su muerte, e hiriendo a otro adolescente.

La ONU-DH aseguró que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca no ha respetado algunos estándares internacionales en la investigación sobre este homicidio, entre los que se encuentran especialmente el de las pruebas forenses y la responsabilidad penal de los policías involucrados.

El organismo también hizo un llamado para que las autoridades locales y estatales atiendan la recomendación de la Defensoría de Oaxaca por el asesinato del adolescente Alexander Martínez en la región Cuenca, cometido en junio de 2020.

También demandó a la presidencia municipal de Acatlán de Pérez Figueroa y a la Fiscalía General del Estado del Estado implementar las medidas emitidas en la Recomendación 1/2021, en la que además se acreditó que en la muerte de Alexander existió violencia policial y constituyó una ejecución arbitraria de la vida por uso ilegal de la fuerza y falta de acceso a la verdad y justicia.

"La Fiscalía de Oaxaca deberá revisar y enmendar los aspectos de la investigación que la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca señaló como no alineados a los estándares internacionales de derechos humanos", señaló.

Mientras que al presidente de Acatlán de Pérez Figueroa le demandó adoptar las medidas necesarias para que la actuación de su policía sea acorde con los derechos humanos y evitar la repetición de casos como el referido.

La ONU-DH expresó su solidaridad con la familia de Alexander Martínez e informó que los seguirá acompañando en su búsqueda de verdad, justicia y reparación.