Pide Lorenzo Córdova evitar "guerra sucia" en proceso electoral

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 3 (EL UNIVERSAL).- La pandemia por Covid-19 y la polarización política serán los dos grandes desafíos que tendrá que enfrentar el país, de cara al proceso electoral de 2021, dijo el Presidente del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello.

Hizo un llamado a los actores políticos a respetar las reglas del juego democrático; a las autoridades de los tres niveles de gobierno a evitar intervenir en las elecciones; y a las autoridades electorales, a hacer valer las reglas y garantizar las condiciones de legalidad y equidad en la contienda.

"A los partidos, candidatas y candidatos, jugar limpio realizar campañas constructivas y propositivas sin descalificaciones ni guerra sucia".

La Coronavirus sigue siendo una realidad que nos obliga a practicar medidas especiales de seguridad sanitaria y sana distancia.

Al emitir un mensaje de inicio de año a través de su cuenta de Twitter, el presidente del órgano electoral, recordó que el proceso que se llevará a cabo este año es uno de los más complejos de la historia del país no solo por su tamaño, sino por las condiciones de pandemia en que se está desarrollando.

Las medidas de seguridad sanitaria y sana distancia que se deben aplicar, "hacen más complicada la logística de nuestros procedimientos pero que, afortunadamente, ya hemos ensayado exitosamente", dijo.

Explicó que el Instituto continuará perfeccionando los diversos protocolos que hasta el momento se han aplicado por el propio instituto así como los organismos electorales de las entidades para garantizar los derechos políticos sin poner en riesgo el derecho a la salud.

"Lograremos que en 2021 la pandemia no sea un obstáculo para la recreación de nuestra democracia", aseguró.

Señaló que el otro desafío es la creciente polarización política que se está generando. Es natural que las contiendas electorales sean el espacio del debate y contraste de ideas, donde las distintas posturas ideológicas y políticas se confronten y contraponen en busca del voto de los ciudadanos.

Sin embargo, señaló que esta confrontación siempre tiene que ocurrir con pleno respeto a las reglas de acceso al poder político y con base en los principios y valores de la democracia.

Dijo que estos principios son la tolerancia y el respeto al otro, reconociéndole a este su valor aunque pensemos distinto.

"En democracia nadie puede pretender tener la verdad ni descalificar a priori a los demás. Se vale creer en la pertinencia de nuestras convicciones y posturas menospreciables a las ideas de los demás", dijo.

"Pensar lo contrario es actuar de manera autoritaria, no democrática".