La pandemia del coronavirus hunde la economía italiana un 8,8 % en 2020

Agencia EFE
·4  min de lectura

Roma, 2 feb (EFE).- La economía italiana cayó un 8,8 % en el 2020, como consecuencia del impacto de la crisis del coronavirus, y un 2 % en el cuarto trimestre respecto al tercero, informó este martes el Instituto Nacional de Estadísticas (Istat) de Italia.

Además, el producto interior bruto (PIB) del cuarto trimestre sufrió una contracción del 6,6 % en comparación con el mismo del 2019.

Se trata aún de datos provisionales, pues los definitivos sobre el conjunto de 2020 serán publicados por el Istat el próximo 1 de marzo, mientras que el 3 de marzo lo harán los trimestrales.

DISMINUYE EL VALOR AGREGADO Y LA DEMANDA INTERNA Y EXTERNA

Pero aunque puedan variar, estas cifras avanzadas ya demuestran que la pandemia del coronavirus ha hecho estragos en la economía italiana, que ya tenía un crecimiento muy débil antes de que estallara la emergencia de la COVID-19.

"La contracción del PIB italiano en el cuarto trimestre (2 % en comparación con el tercero) es una cifra mejor de lo que esperaban la mayoría de los analistas, especialmente después del empeoramiento de la crisis sanitaria en el otoño", explica a EFE el economista Massimo Roda, del Centro de Estudios de la patronal italiana Confindustria.

Sin embargo matiza que "en comparación con los otros países europeos importantes (Francia, Alemania y España) los datos italianos son más negativos".

El instituto de estadísticas ha señalado que la reducción del PIB en el cuarto trimestre respecto al tercero se debe a una disminución del valor agregado en todos los principales sectores productivos, es decir, agricultura, silvicultura y pesca, industria y servicios.

Y que también ha habido un efecto negativo por parte de la demanda interna (consumo e inversión) y externa (importaciones y exportaciones), pero sin entrar en detalles.

LA CONTRACCIÓN DE LA ECONOMÍA EN 2020 EN LÍNEA CON LO PREVISTO

La contracción del 8,8 % en el conjunto de 2020 estaba en línea con las previsiones del Gobierno italiano, que en octubre calculó que sería del 9 %, y también de organismos como el Banco de Italia y el Fondo Monetario Internacional (9,2 %) y de la patronal italiana (10 %).

"La caída de un 8,8 % es un dato preocupante en sí mismo, pero menos si en 2021 se produce un crecimiento, que dependerá en parte de una rápida y eficiente campaña de vacunación. Habrá una recuperación, pero hay que saber de cuánto", subraya a esta agencia el economista y docente en la Universidad de Pavía Riccardo Puglisi.

El Istat ya aventura que, si no se producen variaciones en 2021, el PIB crecerá un 2,3 %.

"El dato es muy positivo y augura un buen presagio, también porque -en nuestra opinión- se dan las condiciones para crecer en los próximos trimestres e iniciar una recuperación robusta", comenta Roda.

En su opinión, "la mejora de la confianza y la recuperación de la demanda interna", afectada por un ahorro "forzado" por los cierres de 2020, "pueden impulsar el PIB italiano un 4 % en 2021".

"Hacer estimaciones y acertar ahora es difícil porque depende de muchos factores, entre ellos de la evolución de la pandemia y de la campaña de vacunación", indicó el economista y docente de la Universidad LUISS Giuseppe Di Taranto.

Di Taranto advierte de que además de la COVID-19 influirá en el crecimiento de Italia si el país, que vive actualmente una crisis tras la retirada del partido de Matteo Renzi de la coalición del Gobierno, logra la estabilidad política.

"Esperamos que la crisis política se resuelva en unos días para que los mercados internacionales vuelvan a una condición de tranquilidad", apunta, aunque reconoce que la prima de riesgo no se ha visto afectada por esta incertidumbre en parte gracias al paraguas del Banco Central Europeo (BCE) y su programa de compra de deuda.

Y también será fundamental una adecuada gestión de los 209.000 millones de euros que Italia podrá recibir del fondo europeo de recuperación.

"Hay que recordar que Italia será el país que más se beneficie de estas ayudas y podrá recibir hasta 81.000 millones en transferencias. Si utiliza bien el dinero puede hacer grandes cosas, como invertir en digitalización, inclusión social, reforma de la justicia y de la administración pública", apunta.

EL GOBIERNO PREVÉ QUE ITALIA CRECERÁ UN 6 % EN 2021

El Gobierno pronosticó el pasado octubre que Italia crecerá en 2021 un 6 %, unos cálculos "muy optimistas" según Puglisi.

"Está claro que estas estimaciones que hizo el Ejecutivo tienen que ser actualizadas, ahora parecen muy optimistas", dice, al tiempo que aventura que el crecimiento estará entre el 2 % y el 6 %.

"No solo debemos recuperar la crisis derivada de la pandemia, tenemos que impulsar el débil crecimiento que teníamos antes. Por eso no solo podemos aprobar prestaciones, hay que favorecer la productividad", subraya.

(c) Agencia EFE