El déficit fiscal de Brasil se duplica hasta abril y se acerca al 10 % del PIB

Agencia EFE

Río de Janeiro, 29 may (EFE).- Brasil registró en los cuatro primeros meses del año un déficit nominal en sus cuentas públicas de 225.754 millones de reales (unos 42.595 millones de dólares), prácticamente el doble que en el mismo período del año pasado y que ya equivale al 9,57 % de su Producto Interior Bruto (PIB).

El saldo negativo entre los ingresos y los gastos del sector público brasileño, incluyendo el gobierno central, los regionales, los municipales, las empresas estatales y el pago de intereses de deuda, saltó un 106,75 % en el acumulado entre enero y abril de este año con respecto a los cuatro primeros meses de 2019, según los datos divulgados este viernes por el Banco Central.

El déficit igualmente dobló con respecto al PIB, ya que en los cuatro primeros meses de 2019 era equivalente al 4,71 % del PIB y en lo que va de este año se acerca al 10 %, una consecuencia económica de la pandemia del COVID-19, ya que la paralización de actividades desplomó la recaudación tributaria y disparó los gastos públicos.

Brasil registró una fuerte caída en la recaudación de impuestos por el cierre de fábricas y comercios y otras medidas de aislamiento social adoptadas para frenar el avance del COVID-19 en un país que ya es el segundo del mundo con más casos (438.238) y el sexto con más muertos (26.417),

El Gobierno, además, calcula en cerca de 700.000 millones de reales (unos 132.075,5 millones de dólares) los gastos públicos adicionales este año para hacer frente al coronavirus, tanto en inversiones en salud como en los subsidios que está distribuyendo como ayuda a informales y desempleados y otras ayudas a empresas.

El Ministerio de Economía admite que las cuentas públicas cerrarán 2020 con un déficit récord tanto por la caída de la recaudación como por la fuerte elevación de los gastos públicos.

La caída de la recaudación debe reflejar la retracción de cerca del 5 % del Producto Interior Bruto esperada para este año como consecuencia de la paralización de las actividades.

El Ministerio de Economía calcula que, como consecuencia de la pandemia, Brasil terminará 2020 con un déficit récord primario en sus cuentas públicas superior a los 600.000 millones de reales (unos 113.207,5 millones de dólares), casi cinco veces la meta que se había impuesto para el año, en el que esperaba un saldo negativo de sólo 124.100 millones de reales (unos 23.415 millones de dólares).

Brasil registró en 2019 un déficit nominal de 429.154 millones de reales (unos 80.972,4 millones de dólares), equivalente al 5,91 % del PIB y el menor registrado desde 2013, cuando el déficit fue equivalente al 2,96 % de su economía.

El déficit fiscal de Brasil llegó a ser equivalente al 10,22 % del PIB en 2015 y al 8,98 % en 2016, pero comenzó a caer con las medidas fiscales impulsadas por el entonces presidente Michel Temer, que decretó la congelación de los gastos, las cuales también ha continuado y fortalecido el actual mandatario, Jair Bolsonaro.

Pero los efectos de la pandemia ya elevaron el déficit en los últimos doce meses hasta abril a 545.716 millones de reales (unos 102.965,3 millones de dólares), valor equivalente al 7,48 % del PIB.

La situación se agravó especialmente en abril, cuando Brasil registró un déficit nominal en sus cuentas públicas de 115.820 millones de reales (unos 21.852,8 millones de dólares), un saldo negativo cuatro veces superior al del mismo mes del año pasado (28.048 millones de reales o 5.292 millones de dólares).

Según el Banco Central, en abril, el déficit primario, que no incluye los recursos destinados al pago de intereses de deuda y que el Gobierno usa como referencia para medir sus cuentas públicas, fue de 94.303 millones de reales (unos 17.793 millones de dólares), que contrastó con el superávit de 6.637 millones de reales (unos 1.252,3 millones de dólares) del mismo mes del año pasado.

El Banco Central informó igualmente que la deuda bruta pública de Brasil ascendió en abril hasta 5,817 billones de reales (unos 1,097 billones de dólares), el equivalente al 79,7 % del PIB, cuatro puntos porcentuales por encima a la de diciembre pasado, cuando era equivalente al 75,8 % del PIB.

El elevado valor de la deuda pública es uno de los indicadores que más preocupa a las agencias de calificación de riesgo. De acuerdo con los datos del Fondo Monetario Internacional, la deuda bruta de otros países emergentes no supera el 50 % del PIB.

(c) Agencia EFE