Piantao, un retrato del amor a destiempo

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 3 (EL UNIVERSAL).- Mario Alberto Monroy es un actor que ha destacado en teatro por ser uno de los mejores haciendo comedia. Entre sus últimos trabajos se encuentran "La estética del crimen" y "Tres versiones de la vida". Ahora, tiene la oportunidad de mostrar otra se sus facetas con la obra "Piantao", donde aborda una historia muy peculiar de amor.

"La comedia funciona en mí por la seriedad con la que abordó el personaje. Me ha tocado interpretar algunos que francamente quedan destrozados y a la gente eso le da risa; es un fenómeno Homero Simpson, donde es gracioso porque no me está pasando a mí, pero yo abordo los personajes de drama y comedia con la misma seriedad y empeño", dijo Mario.

"Piantao" aborda la relación entre Horacio, un pintor argentino, y la fotógrafa mexicana, Daniela. La primera vez que se encuentran, a él le viene a la mente una vieja canción. Desde ese momento, sus corazones bailan pasionalmente, pero pronto descubren que sus latidos van a destiempo.

Monroy explicó que la química que hay entre él y su coprotagonista, Luciana González León; está ayudando a que él pueda dar vida a Horacio, quien además de ser un seductor, vive el aquí y el ahora, contrario a lo que sucede con Daniela, quien tiene una condición mental que complica su forma de ver la vida, con una honestidad brutal.

El autor Enrique Navarro no define esta obra como una historia de amor, sino como un encuentro entre dos personas que intentan comunicarse, entenderse y amarse, pero su protagonista masculino prefiere dejar esa interpretación abierta.

"Yo no podría definirla y eso es lo bonito del teatro, cada quien va a entenderla y a reflejarse en cualquiera de estos personajes. Habrá personas que sí digan que sí era amor, porque el amor duele, pero también habrá quienes piensen que no era una relación sana".

Luciana destacó que el montaje toca un tema importante: la neurodivergencia, es decir, condiciones como la depresión, la bipolaridad, etcétera; que también existen en el amor.

"No es una historia de amor convencional, muestra que hay amores distintos y el hecho de que haya neurodivergencias no quiere decir que no sea amor".

La puesta en escena estrena el 22 de septiembre en el Teatro La Capilla.