Piñera confía en un nuevo pacto político-social sin extremismos

Agencia EFE
·3  min de lectura

Madrid, 18 mar (EFE) .- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, confía en que el proceso para elaborar una nueva Constitución, que comienza el próximo 11 de abril, concluya en un nuevo acuerdo político-social en el país, que deje fuera "los extremismos de ambos lados".

"Estoy consciente de los riesgos, pero tengo confianza", aseveró Piñera durante su participación en el foro virtual España-Chile, en el que compartió opiniones y experiencias con el expresidente del Gobierno español José María Aznar.

Con un 78,2 % de los votos, Chile decidió en un plebiscito el pasado 15 de octubre reemplazar la actual Constitución, heredada de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) y criticada en las graves manifestaciones de 2019 por promover la privatización de servicios básicos.

Una convención constitucional integrada por 155 miembros, con paridad de género -algo inédito en el mundo- y representación indígena, será la encargada de escribir el nuevo texto.

"Vamos a ser capaces de ponernos de acuerdo y dejar fuera los extremismos de ambos lados", reitero Piñera, quien ve en "esta época de riesgos" la oportunidad de conseguir una Constitución "respetada, legitimada y aceptada por todos".

Una nueva Carta Magna que, dijo el presidente conservador chileno, cumpla con el tripe objetivo de la "libertad política, económica y social o cultural".

"Y estoy convencido de que hay muchos chilenos que comparten estas ideas, pero los extremos son más vociferantes", dijo.

En ese sentido subrayó que la violencia "hay que condenarla, porque no es legítima en democracia". "A los violentos hay que combatirlos con mucha decisión".

Piñera reconoció que tras una transición pacífica de la dictadura a la democracia y un periodo democrático de 30 años "con buenos resultados", todavía "había heridas y grietas" que se manifestaron en el estallido social que tuvo lugar en 2019 y que en 2020 quedó opacado por la pandemia de coronavirus.

"Pero supimos encauzarlo dentro del estado de derecho. Lo importante es la forma de lograr la renovación, con diálogo y democracia. El mundo de ahora es muy distinto al de los años 90", dijo.

A punto de culminar su segundo mandato, el presidente chileno espera que el proyecto iniciado por su gobierno para el país permanezca: "confío en que el próximo presidente de Chile sea de nuestro partido", aseveró.

UNA GESTIÓN DE LA PANDEMIA EXITOSA

Entre los logros del Gobierno de Piñera está la exitosa gestión de la pandemia de coronavirus y en especial del proceso de vacunación que ha llevado al país a situarse entre los más rápidos en la inmunización.

"Nos supimos anticipar y en enero de 2020 nos empezamos a preparar para la pandemia y en abril exploramos la forma de hacernos con las vacunas tomando contacto ya con los laboratorios que trabajaban en ellas", explicó el presidente.

De esa forma, el país sudamericano cuenta con 36 millones de vacunas para inocular las dos dosis a toda la población y en estos momentos casi un tercio de sus habitantes (seis millones de personas) están ya vacunados, indicó Piñera.

La pandemia, que ya deja 905.212 infectados y 21.816 muertos en un año, llegó en un momento de debilidad económica en Chile, cuyo PIB apenas creció un 0,9 % en 2019 debido a la ola de protestas contra la desigualdad iniciadas en octubre de ese año, las más graves desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), con una treintena de fallecidos y miles de heridos.

El año pasado, el PIB chileno cayó un 5,8% por el impacto de la pandemia, señaló Piñera, y por eso "el segundo desafío será la recuperación económica".

(c) Agencia EFE