A las piñas: un cura agredió a un obispo de Mendoza y lo suspendieron

LA NACION
·3  min de lectura

San Rafael, en Mendoza, no sale de su asombro por un hecho de violencia entre miembros de la iglesia en medio de una reunión realizada en el Obispado de esa ciudad. El cura párroco Camilo Dib, quien estaba siendo cuestionado por no querer cumplir con una de las medidas del protocolo de prevención frente a la pandemia de Covid-19, agredió a golpes de puño al obispo de la diócesis del sur mendocino, Eduardo María Taussig.

"En un momento, Dib perdió el control y, de improviso, atacó con violencia al señor obispo. De este primer ataque se siguió la rotura del asiento en que estaba sentado el obispo", indicó un comunicado del Obispado de San Rafael, replicado por el medio local Los Andes.

Vacuna: el Gobierno hace un nuevo intento por acordar con Pfizer pero persisten las trabas legales

Debido a lo ocurrido, Dib "fue suspendido y prohibido de todo uso de su ministerio sacerdotal". El cura es Vicario de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de la ciudad de Malargüe, también del sur provincial.

El encuentro en el obispado tenía como objetivo "ofrecer a Dib la oportunidad de un descargo sobre su participación en los hechos ocurridos en Malargüe, el pasado día 21 de noviembre", cuando fue parte de unas protestas por el conflicto que se produjo en torno al cierre del Seminario Santa María Madre de Dios.

No querían cumplir el protocolo

La razón del cierre del seminario se basó en que algunos sacerdotes no querían cumplir con las nuevas medidas del protocolo para la prevención del coronavirus: dar la hostia en la mano a los fieles y dejar de lado la costumbre que dicta que la misma se dé en la boca.

De acuerdo al documento del obispado, Dib habría sido quien alentó a las personas a protestar contra el cierre del seminario local. "Monseñor traidor", "Estamos huérfanos de pastor", "Lobo vestido de cordero", "No al cierre del seminario", fueron algunos de los carteles que se pudieron leer en las protestas realizadas por los vecinos.

¿Quién mató a María Marta? Las pruebas contra el último sospechoso, que nunca fue juzgado

"El Derecho Canónico, en su cánon 1370, declara que si un clérigo usa violencia física contra el obispo, incurre automáticamente en la censura de suspensión, por lo cual quedó suspendido automáticamente por el hecho realizado, y Camilo Dib tiene prohibido todo uso de su ministerio sacerdotal", detalló el documento.

Según el comunicado, quienes participaban de la reunión "intentaron detener la furia del sacerdote que, a pesar de todo, una vez más intentó atacar al obispo que, gracias a Dios, pudo ser cubierto por uno de los presentes, retirándose de la oficina en la que se encontraban".

Más tarde, el cura volvió a intenta atacar a Taussig cuando éste se dirigió al comedor de la institución. "Fue el padre Alejandro Casado, quien acompañó al atacante y lo sacó fuera del Obispado, retirándose ambos definitivamente en su vehículo", señalaron. Por otra parte, los medios locales informaron que la comunidad católica local se encuentra preocupada porque al cerrarse el seminario, no se sabe a dónde serán trasladados los seminaristas de San Rafael.