Pfizer reconoce desafíos logísticos para distribuir tratamientos a países pobres

Pfizer reconoció este jueves dificultades logísticas en su iniciativa de distribuir cerca de 500 tratamientos en países pobres, dijo en Davos una ejecutiva del gigante farmacéutico estadounidense.

Según Angela Hwang, responsable de marketing de Pfizer, evaluar el éxito de la iniciativa tardará "años".

Pfizer anunció el martes que venderá casi 500 de sus vacunas y medicamentos a precio de coste a los países más pobres del mundo, ampliando así el compromiso del pasado mayo de reducir las desigualdades sanitarias mundiales mediante la distribución de 23 tratamientos.

El compromiso de Pfizer se aplica a 45 países pobres, es decir, a unos 1.200 millones de personas, y cubre ahora todos los productos sanitarios del gigante estadounidense, incluidos los que ya no están protegidos por una patente.

Pero ocho meses después del primer anuncio en 2022, aún es pronto para sacar conclusiones, afirmó Angela Hwang, juzgando que "el cumplimiento de la misión dependerá de cada país".

"Hay muchas partes de la cadena en las que tenemos que trabajar", prosiguió, afirmando que Ruanda fue el primero de los estados asociados en empezar a utilizar los tratamientos enviados por el grupo.

Según la ejecutiva, los procesos de autorización de los tratamientos en los distintos países o la cuestión de las infraestructuras para distribuirlos son largos y complejos de gestionar.

"No se trata solo de enviar tratamiento", apuntó Hwang.

El gigante estadounidense registró ventas excepcionales en 2021 y 2022 gracias comercialización de su vacuna y su píldora contra el coronavirus, antes del anuncio de esta iniciativa.

alb/soe/pc/meb