Pfizer no publicó en abril de 2022 un estudio que culpa a vacuna anticovid de causar hepatitis infantil

·4  min de lectura

Publicaciones en redes sociales compartidas cientos de veces desde el 21 de abril de 2022 aseguran que, según un estudio de Pfizer, la vacuna contra el covid-19 podía ser la causante de la “nueva forma de hepatitis severa que afecta a los niños”, un brote del cual alertó la Organización Mundial de Salud ese mismo mes. Pero la OMS aseguró en abril que aún no se conocen las causas de esta hepatitis y que la gran mayoría de los menores afectados no estaban vacunados. Tras ser contactada por la AFP, la empresa negó haber publicado un estudio sobre la hepatitis en niños y el inmunizante.

“La OMS emite alerta global sobre nueva forma de Hepatitis severa que afecta a los niños; un estudio de Pfizer sugiere que la vacuna contra el Covid podría ser la culpable”, afirman publicaciones en Twitter (1, 2) acompañadas de un artículo en un sitio web.

El mismo mensaje ha sido difundido en Instagram y Facebook como una captura de pantalla. Asimismo, ese contenido llegó al WhatsApp de AFP Factual México para su verificación.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 28 de abril de 2022

Las entradas han sido difundidas luego de que se registrara una serie de casos de hepatitis aguda en niños en diferentes países. El 15 de abril de 2022, la OMS informó que hasta el día 8 se contabilizaron los primeros 74 casos en niños menores de cinco años en Reino Unido.

Una actualización de ese mismo reporte reveló que, hasta el 21 de abril, se habían notificado al menos 169 casos de hepatitis aguda de origen desconocido en 10 países de Europa, en Israel y en Estados Unidos.

La OMS enfatizó en esa actualización del 23 de abril de 2022 que las causas de la hepatitis en niños aún se estaban investigando y que, pese a que algunos de los casos registrados tuvieron covid-19, las hipótesis relacionadas con los efectos secundarios de las vacunas “actualmente no se respaldan, ya que la gran mayoría de los niños afectados no recibieron la vacuna contra el covid-19”.

Por su parte, la Agencia de Seguridad de Salud del Reino Unido (UKHSA, por sus siglas en inglés) publicó el 25 de abril de 2022 un informe técnico sobre la investigación relacionada al aumento de casos de hepatitis de origen desconocido en niños.

Meera Chand, directora de Infecciones Clínicas y Emergentes de la UKHSA, aseguró en un reporte del gobierno del Reino Unido que dicha investigación “sugiere cada vez más que este aumento en la aparición repentina de hepatitis en niños está relacionado con la infección por adenovirus. Sin embargo, estamos investigando a fondo otras posibles causas”.

La UKHSA descartó un vínculo entre la vacuna contra el covid-19 y la hepatitis aguda en niños: “No se tiene conocimiento de que ninguno de los niños menores de 10 años con casos confirmados actualmente en el Reino Unido hubiera sido vacunado”.

En Reino Unido, la vacunación en niños es realizada por el Servicio Nacional de Salud y contempla la inmunización de niños de cinco a 11 años con una dosis reducida de la vacuna Pfizer usada en adultos. Los niños afectados de hepatitis menores a cinco años no han sido inmunizados contra el covid-19 en ese país.

Fanny Petermann, doctora en Salud Pública y Epidemiología por la Universidad de Glasgow (Escocia) y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales de Chile, dijo que “se ha identificado en aquellos casos graves de hepatitis una cepa de adenovirus, específicamente el adenovirus 41. Se cree que ha evolucionado y podría estar generando estos síntomas más severos de hepatitis en niños”.

La experta explicó a la AFP que los casos aún están en estudio y que una de las hipótesis que se baraja es que, tras la pandemia, “los niños se han visto expuestos a este nuevo adenovirus y no han tenido las suficientes defensas para poder contrarrestarlo”.

Petermann descartó un vínculo entre esta hepatitis y la inmunización contra el SARS-CoV-2, ya que “la mayoría de estos niños [afectados], no ha recibido la vacuna contra el covid-19, por ende sería imposible que hubiese una relación causal entre la vacuna y la hepatitis”.

Una jeringa y un frasco en el que se lee "Vacuna covid-19" junto al logotipo de la empresa Pfizer, del 23 de noviembre de 2020 ( AFP / JOEL SAGET)

El estudio de la vacuna Pfizer

Búsquedas en Google con las palabras clave “Pfizer”, “hepatitis”, “covid-19” no arrojaron resultados de un supuesto estudio de esa compañía farmacéutica que vinculara la vacuna contra el covid-19 con los casos de hepatitis en niños.

AFP Factual revisó el sitio web de la firma, en específico la sección que publica sus investigaciones, así como sus cuentas en Twitter, Instagram y Facebook, sin encontrar ese supuesto estudio. Las versiones archivadas de esas cuentas tampoco entregaron resultados (1, 2, 3, 4).

Tras ser contactado por la AFP, un portavoz de Pfizer en Chile negó el 4 de mayo que la compañía hubiera publicado un estudio referente a la actual hepatitis. “No hay estudios de Pfizer que hagan referencia a esa materia”, puntualizó.

Algunas de las publicaciones difunden un artículo titulado “La OMS emite alerta global sobre nueva forma de Hepatitis severa que afecta a los niños; un estudio de Pfizer sugiere que la vacuna contra el Covid podría ser la culpable”, el cual está basado en un estudio que supuestamente vincula la vacuna de esa firma farmacéutica con la hepatitis.

Sin embargo, el estudio que lleva por nombre “Transcripción inversa intracelular de la vacuna de ARNm de Pfizer BioNTech COVID-19 BNT162b2 in vitro en línea celular de hígado humano”, no señala en ninguna parte que la vacunación sería una causa directa de casos de hepatitis.

“En este estudio, presentamos evidencia de que la vacuna de ARNm de covid-19 BNT162b2 [vacuna Pfizer] puede ingresar a la línea celular de hígado humano Huh7 in vitro”, afirma.

La investigación concluye: “En este momento, no sabemos si el ADN transcrito inversamente a partir del BNT162b2 se integra en el genoma celular. Se necesitan más estudios para demostrar el efecto del BNT162b2 en la integridad genómica, incluida la secuenciación del genoma completo de las células expuestas al BNT162b2, así como de los tejidos de los sujetos humanos que recibieron la vacuna”.

Una búsqueda en Google con los nombres de los autores del estudio arrojó una entrevista publicada por la Universidad de Lund, en Suecia, realizada a Yang de Marinis y Magnus Rasmussen, dos de los autores del análisis.

En ella, Marinis sostiene que “este estudio no investiga si la vacuna de Pfizer altera nuestro genoma. Nuestra publicación es el primer estudio in vitro sobre la conversión de la vacuna de ARNm en ADN, dentro de células de origen humano”. El investigador enfatiza en que “no hay motivo para que nadie cambie su decisión de ponerse la vacuna basándose en este estudio”.

“Estos hallazgos se observaron en placas de Petri en condiciones experimentales, pero aún no sabemos si el ADN convertido se integra en el ADN de las células en el genoma y, de ser así, si tiene alguna consecuencia”, explica Rasmussen.

El artículo de las publicaciones viralizadas comparte una segunda investigación que presuntamente refiere al “primer caso informado de una mujer sana de 35 años que desarrolló hepatitis autoinmune una semana después de su primera dosis de la vacuna Pfizer COVID-19”. Pero la investigación advierte explícitamente que aún se debe “determinar si existe una relación causal entre la vacunación contra la covid-19 y el desarrollo de hepatitis autoinmune”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.