Pfizer adelantará 25 millones de vacunas a la UE, que mantiene su calendario

Bruselas, 14 abr (EFE).- La Unión Europea mantiene su meta de vacunar contra la Covid-19 al 70 % de su población adulta para el final del verano, gracias a que Pfizer-BionTech adelantará al segundo trimestre el suministro de 25 millones de vacunas previstas para final de año.

Según la Comisión Europea, esas dosis que la multinacional estadounidense y el laboratorio alemán empezarán a entregar a partir de abril en vez de en el cuatro trimestre permitirán mantener el ritmo actual de vacunación en la UE, pese a los problemas con la británica AstraZeneca y con la estadounidense Johnson & Johnson.

Esa segunda compañía, que comercializa su vacuna a través de su filial Jansenn y tiene previsto entregar 400 millones de vacunas a la UE este año antes de paralizar el suministro, ha pausado las entregas de sus dosis a la Unión para analizar posibles vínculos con unos pocos casos de trombos.

Ese incidente se suma a las dudas sobre efectos secundarios similares y retrasos en el suministro del fármaco británico de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, también con tecnología de adenavirus.

"Aún hay muchos factores que pueden alterar el calendario de entregas de vacunas. Por eso es importante actuar con agilidad, reaccionar y ajustar siempre que sea posible", dijo en una comparecencia sin preguntas la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La alemana agradeció explícitamente el desempeño de Pfizer-BionTech, consorcio farmacéutico con el que la Comisión tiene contratadas 300 millones de vacunas de tecnología ARN-mensajero y que se ha convertido en el pilar más robusto de la estrategia de vacunación europea.

"Ha demostrado ser un socio en el que se puede confiar. Ha cumplido sus compromisos y responde a nuestras necesidades. Esto redunda en beneficio inmediato de los ciudadanos de la UE", dijo Von der Leyen, que en comparecencias anteriores había cargado duramente contra AstraZeneca por no entregar las cantidades acordadas.

BALÓN DE OXÍGENO

El anuncio sirve de balón de oxígeno a la Comisión Europea, a la que se le han acumulado las malas noticias en los últimos meses de pandemia, con menos entregas de dosis de las previstas y un ratio de inmunización inferior al de EEUU, el Reino Unido o Marruecos mientras sigue sin llegar el dinero del fondo de recuperación europeo, bloqueado ahora en el Tribunal Constitucional de Alemania.

"Hoy hemos alcanzado los 100 millones de vacunaciones en la UE. Este es un hito del que podemos estar orgullosos", destacó Von der Leyen, que precisó que 27 millones de europeos ya han recibido los dos pinchazos.

FUTURAS VACUNAS

La presidenta de la Comisión también anunció de manera oficial la información adelantada el viernes por fuentes europeas relativa a que la Comisión negociará con Pfizer-BionTech un contrato de 1.800 millones de dosis de vacunas de segunda generación contra la Covid-19 para 2022 y 2023.

El objetivo de ese contrato, después de que Von der Leyen insistiera en que la CE ha aprendido las "lecciones" del primer año de pandemia, es que los fármacos sirvan para "reforzar y prolongar la inmunidad" y prepararse ante la posibilidad de que puedan aparecer nuevas variantes del virus.

La intención del Ejecutivo comunitario es comprar 900 millones de dosis y otros 900 millones de forma opcional y que las vacunas, incluidos todos sus componentes, se produzcan en la Unión Europea.

CERTIFICADO DE VACUNACIÓN

En paralelo, los países de la UE alcanzaron también este miércoles una posición común para iniciar las negociaciones con el Parlamento Europeo sobre el certificado de vacunación, que no se espera esté operativo para junio y que no será un pasaporte, según el documento aprobado al que ha tenido acceso Efe.

"Para enfatizar el principio de no discriminación, en particular hacia las personas no vacunadas, la parte operativa del reglamento principal establece explícitamente que la posesión de un 'Certificado Verde Digital' no es una condición previa para ejercer los derechos de libre circulación", puede leerse en el texto aprobado por los Estados miembros.

Según el texto provisional, ese certificado que bebe de una idea que lanzó Grecia a inicios de año de cara a reactivar el mercado turístico en verano, se basa en la propuesta de la CE, será gratuito, en formato electrónico o en papel, estará disponible en inglés y en la lengua oficial del país que lo emita y tendrá "un período de aplicación de 12 meses".

Javier Albisu

(c) Agencia EFE