Petro: “Narcotraficante que negocie con el Estado colombiano, y no reincida, no se extradita”

·4  min de lectura

En una sorpresiva estrategia política, el estado colombiano quiere erradicar el narcotráfico de raíz al prometer a los capos de la droga beneficios jurídicos a cambio de cooperación y una garantía de no ser extraditados a Estados Unidos.

Sin embargo , el camino trazado por el presidente Gustavo Petro no será fácil pues varios de esos cabecillas de carteles sanguinarios podrían estar en las listas de los más buscados por agencias de Estados Unidos como la DEA o el FBI.

El propio mandatario lo dejó claro señalando que “narcotraficante que no negocie con el Estado, se va extraditado; narcotraficante que negocie con el Estado y reincida, se va extraditado sin ningún tipo de negociación en los Estados Unidos. Y narcotraficante que negocie con el Estado colombiano (tendrá) beneficios jurídicos, y deje de ser definitivamente narcotraficante, no se extradita” dijo Petro.

La controversial propuesta llega al despacho de legisladores a solo días de una reunión del gobierno entrante con representantes de la administración Biden en Bogotá, y muchos aseguran que este nuevo plan sobre la figura de la extradición llegó tarde para grandes cabecillas capturados por el gobierno del exmandatario Iván Duque.

El pasado 4 de mayo fue ratificada la extradición automática a Estados Unidos de Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, el líder del ‘Clan del Golfo’, quien fue capturado el 23 de octubre del 2021 y era investigado por tráfico de drogas y por tener nexos con paramilitares.

De acuerdo con un informe oficial , el gobierno de Duque extraditó a 717 personas a varios países del mundo, 622 de ellas colombianos, de los cuales un 89 por ciento tenían delitos relacionados con tráfico de estupefacientes.

Para esta categoría de delincuentes la extradición es el peor escenario imaginable, pues significa caer presos de por vida en prisiones de máxima seguridad en el país del norte, sin ningún tipo de poder para sobornar a nadie. “Preferimos una tumba en Colombia que una cárcel en Estados Unidos” decía el fallecido Pablo Escobar en sus cartas enviadas al gobierno de turno.

Académicos en Colombia enfatizan que en la figura jurídica de la extradición los criminales pagan solo por delitos relacionados al narcotráfico , y no deben responder por los crímenes de lesa humanidad en los que también resultan comprometidos, pues estos regularmente son cometidos en territorio nacional.

¿Cuál es la postura de Estados Unidos sobre el plan de Petro?

Petro explicó a los medios de comunicación que propuso a Estados Unidos cuatro cambios frente al proceder en los casos de extradición de narcotraficantes enfatizando que era un primer paso “por ahí comenzamos, ahora seguirán los diálogos con el gobierno en Washington”.

El subsecretario de Estado de la Oficina de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley de EE.UU. Todd Robinson, señaló que la polémica propuesta de Petro era “obviamente algo que el Departamento de Justicia debe discutir. Reconocemos la importancia de la extradición, pero esta es una opción que tenemos en nuestra caja de herramientas. Continuaremos negociándolo y discutiendo con el nuevo gobierno” dijo.

Robinson aseguró a la prensa que no había existido ningún tipo de tensión con el nuevo gobierno asegurando que “la nueva administración ha dejado claras sus prioridades y creemos que esas prioridades encajan con las nuestras. Queremos adoptar una política holística para la lucha contra las drogas”, comentó.

Por otra parte, Rahul Gupta, director de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas (ONDCP) de la Casa Blanca, quien dirige la segunda delegación estadounidense que llega a Colombia desde que Petro asumió el poder, explicó que era importante que existiera una oportunidad para que ambos países discutan un plan de acción señalando que “con el acuerdo con las FARC hubo limitaciones que se abordaron con respeto mutuo. Esto nos da una oportunidad para tener nuevamente conversaciones. Es importante asegurarnos de que el Departamento de Justicia y otras entidades estén incluidas”, dijo.

Gupta aseguró que la política antidrogas del gobierno del presidente Biden es de responsabilidad compartida, enfatizando el tratamiento de salud pública, servicios estatales y seguridad.

En una declaración conjunta con el embajador designado de Colombia en Estados Unidos, Luis Gilberto Murillo, Gupta señaló que “el presidente Biden es consciente que mucha de la política del pasado ha sido marginal para algunas personas y no ha funcionado para muchas poblaciones y lo podemos hacer mejor” agregando que “la administración Biden está en una nueva era sobre la política de drogas que es holística, basada en la ciencia, y es compasiva y está enfocada, centrada en las personas”.

“Ansiamos seguir cooperando en asuntos antinarcóticos y de seguridad mientras trabajamos en alinear nuestras prioridades y nuestros intereses en común”, agregó Gupta.

Además de la extradición, Petro dijo que los ajustes a la política antidrogas incluyen otros tres aspectos adicionales, hasta ahora no revelados por la Casa de Nariño. Analistas aseguran que se puede tratar de rebaja de penas, pues es algo que el Estado colombiano ha concedido a capos de la mafia que han decidido colaborar con la justicia.