El petróleo de Texas cierra con una caída del 3,3 %, hasta 36,17 dólares

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva York, 29 oct (EFE).- El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este jueves con una fuerte caída del 5,40 %, hasta los 35,37 dólares el barril, ampliando la pérdida de valor que sufrió en la víspera debido a la segunda ola de la covid-19 que se está viviendo en Europa y EE.UU.

A las 09.05 hora local (13.05 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en diciembre restaban 2,02 dólares y se situaban en su nivel más bajo desde junio.

El precio del crudo de referencia estadounidense retrocedía por el retorno de las restricciones de movilidad y los confinamientos en algunos países europeos, como Francia y Alemania, que son grandes consumidores de petróleo, y la preocupación por su impacto sobre la demanda.

"Iba a llegar un momento en el que el mercado se corrigiera y es esta semana. La segunda ola de la pandemia, que se esperaba en la segunda mitad de 2020, ahora se está manifestando", dijo en una nota el analista jefe de mercados petroleros de la firma Rystad Energy, Bjornar Tonhaugen.

El experto explicó que los récords de casos en Europa y EE.UU., sumados a esos nuevos confinamientos, provocaron ayer una "carnicería" en el mercado que continuará hoy, aunque probablemente no habrá un hundimiento como el del pasado abril.

No ayudó tampoco el incremento semanal de 4,3 millones de barriles de petróleo en las reservas nacionales divulgado ayer por el Gobierno de EE.UU., la cifra más alta desde finales de julio.

Del lado de la oferta, la OPEP y sus aliados observan la situación de la demanda pero hay más posibilidades de que decidan ampliar sus recortes de producción para 2021 en su próximo encuentro a finales de noviembre, según los analistas, lo que compensaría el aumento de suministro libio.

A primera ahora los precios redujeron ligeramente su caída por la perspectiva de que el Huracán Zeta, a su paso por Luisiana, obligue a evacuar plataformas, pero las autoridades previeron este jueves que el fenómeno climático se debilite en EE.UU.

(c) Agencia EFE