Peter Dinklage habla de 'Cyrano' y la vida después de 'Juego de tronos'

·6  min de lectura
El actor Peter Dinklage en Nueva York, el 17 de diciembre de 2021. (Justin J Wee/The New York Times)
El actor Peter Dinklage en Nueva York, el 17 de diciembre de 2021. (Justin J Wee/The New York Times)

Peter Dinklage no se considera un gran cantante y la lucha con espadas está fuera de su especialización, pero la oportunidad de dominar esas habilidades es precisamente lo que le atrajo de la nueva película musical “Cyrano”, donde Dinklage protagoniza al poeta cantor y justiciero.

“Me tiene que intimidar”, aseveró. “Cualquier cosa que me asuste despierta mi interés”.

El actor, de 52 años, abordó el material por primera vez en un musical teatral escrito y dirigido por Erica Schmidt, esposa de Dinklage, con canciones escritas por miembros de la banda The National. Después de un estreno fuera de Broadway a finales de 2019, el “Cyrano” de Schmidt ahora se convirtió en una fastuosa película dirigida por Joe Wright (“Expiación, deseo y pecado”), donde el personaje del título corteja de manera encubierta a su verdadero amor, Roxanne (Haley Bennett), con cartas enviadas por el enamorado soldado Christian (Kelvin Harrison Jr.).

Por supuesto, esta situación plantea una pregunta muy actual: ¿acaso Cyrano de Bergerac inventó la suplantación de identidad? Aunque la nueva película mantiene la ambientación de época de la obra de Edmond Rostand de 1897 en la que se basó, Dinklage detecta muchos paralelismos actuales. “Es exactamente lo que estamos haciendo hoy en día con las citas en línea, en las que pones un perfil tuyo que no corresponde con total fidelidad con quién eres”, dijo. “Todos fingimos ser otras personas en distintos grados”.

No obstante, pocos fingen mejor que Dinklage, quien ha ganado el Emmy en cuatro ocasiones e interpretó al astuto y bajito Tyrion Lannister durante ocho temporadas de “Juego de tronos”, que culminaron con un final polémico en mayo de 2019.

“‘Juego de tronos’ no era un programa de televisión en realidad: era mi vida”, dijo Dinklage. “Mi familia pasó en Irlanda seis meses de cada año, durante casi 10 años. Echas raíces en el lugar, mi hija iba a la escuela ahí. Desarrolló un acento irlandés porque pasaba todo el día con niñitos irlandeses”.

Aun así, en una conversación reciente y extensa por videollamada, Dinklage me dijo que la vida desde “Juego de tronos” le ha resultado bastante liberadora: “Sientes ese vacío, pero luego también piensas: ‘Ay, vaya. Ya no tengo que hacer eso, y ahora, ¿qué voy a hacer?’ Eso es lo emocionante”.

El actor Peter Dinklage en Nueva York, el 17 de diciembre de 2021. (Justin J Wee/The New York Times)
El actor Peter Dinklage en Nueva York, el 17 de diciembre de 2021. (Justin J Wee/The New York Times)

A continuación, presentamos extractos editados de nuestra conversación.

P: Sé que tu esposa, Erica, había avanzado bastante en la adaptación de “Cyrano” antes de que tú la leyeras y decidieras protagonizarla. ¿Qué fue lo que te convenció?

R: Sí, le encargaron escribir una adaptación de “Cyrano” y tuvo la gran idea de reducirla a lo esencial, sustituyendo los largos monólogos sobre el amor con canciones de amor. Para mí lo más importante es que al fin conecté con ella porque se deshizo del atributo más famoso de Cyrano, que es la evidente nariz falsa en el rostro del guapo actor.

Soy actor, ya he usado prótesis, pero esa simulación no me gustaba. Siempre había pensado: “¿Por qué es la gran cosa? Al final de la función te la quitas”; entonces, Erica la eliminó y pensé que tenía que interpretar este papel porque ahora se trata de un tipo que no sabe qué hacer ante el amor, que no tiene a quien culpar más que a sí mismo.

P: ¿A qué te refieres?

R: Creo que Cyrano está enamorado del amor y muchos de nosotros lo estamos, pero no tenemos ni idea de lo que es. Siempre me adelanto y pienso, bueno, ¿qué pasaría si Cyrano consiguiera lo que quiere? ¿Empezarían él y Roxanne a molestarse uno al otro? Porque él la mantiene en un pedestal, ¿por eso la ama? Creo que mucha gente hace eso. No quieren acercarse demasiado. Quieren conocer lo bueno y no lo malo.

P: ¿Recuerdas cuando conociste a Erica?

R: Por supuesto. Fue hace unos 18 años. Estábamos todos en casa de un amigo y alguien dijo: “Están paseando a los elefantes por el túnel Queens-Midtown”. El circo estaba en la ciudad, estaba nevando y estaban paseando a los elefantes por Manhattan, una fila larga de elefantes. Era como algo sacado de una película hermosa, fantástica, apocalíptica, loca y romántica. ¿Ya ves? Siempre pienso en películas. Así que esa fue la noche en que nos conocimos, la noche en que los elefantes caminaron por Manhattan.

P: En ese momento, ¿ya habías superado tu tendencia a atormentarte a causa del amor?

R: No creo que uno haga eso. Creo que otras personas te lo hacen. Si alguien ha tenido la suerte de experimentar el amor, este se apodera de ti. No controlas lo que sientes, pero puedes elegir qué hacer con ello.

P: Lo cual es parte del problema con Cyrano, quien podría sentirse indigno del amor.

R: Me criaron como católico irlandés, así que me siento totalmente indigno de todo. A eso hace referencia esta película, a ese desmerecimiento por el que todos pasamos. Cuando conoces a alguien a quien amas, de repente esa persona es tan importante y poderosa que, por supuesto, tu reacción es: “No me lo merezco, ¿por qué iba a merecerlo? Esto es mucho más grande que yo”.

P: En la década de 1990, diste una entrevista en la que afirmaste: “Lo que quiero de verdad es ser el protagonista romántico y quedarme con la chica”.

R: Creo que me refería más bien a la idea de que ellos consiguen hilar toda la historia y esa es una especie de alegría. Había interpretado una serie de personajes divertidos, pero eran papeles secundarios. Detrás del telón de la cinematografía, lo más importante es la continuidad del personaje: si entras para una o dos escenas, puedes poner un poco de dinamita, divertirte un poco y luego salir de allí, pero no hay un arco dramático real en tu historia.

Creo que lo fascinante de “Juego de tronos” y la razón por la que muchos actores se sienten atraídos por la televisión es que tienen la posibilidad de hacer esa combustión lenta. Por ejemplo, si tomamos el personaje del hermano de Tyrion, Jaime, este empuja a un niño por la ventana al final del primer episodio, pero dos temporadas más tarde, es un héroe para el público. Te preguntas: ¿acaso ya se les olvidó que empujó a un niño por la ventana? Es una locura la forma en que puedes navegar por esta narrativa y llevarla a donde quieras. Yo pude hacer eso con Tyrion y tienes la posibilidad de hacerlo en la película si eres el protagonista, aunque tienes que condensarlo un poco más.

P: George R. R. Martin quería que “Juego de tronos” continuara dos temporadas más. ¿Crees que debió continuar o ya era momento de que llegara al final?

R: Era el momento adecuado. Ni más ni menos. No quieres desgastar tu aceptación entre el público, aunque no estoy seguro de que habría sucedido con esta serie, pero creo que la razón por la que hubo cierta reacción acerca del final es porque estaban enfadados con nosotros por haber terminado nuestra relación con ellos. Estábamos saliendo del aire y ya no sabían qué hacer con sus noches de domingo. Querían más, por eso reaccionaron así.

Tuvimos que terminar en ese momento, porque lo que la serie hacía bastante bien era romper las ideas preconcebidas: los villanos se convirtieron en héroes y los héroes en villanos. Si conoces tu historia, cuando rastreas el progreso de los tiranos, no empiezan siendo tiranos. Me refiero a (alerta de revelación de la historia) lo que ocurrió al final de “Juego de tronos” con ese cambio de personaje. Es gradual y me encantó cómo el poder corrompió a estas personas. ¿Qué le ocurre a tu brújula moral cuando pruebas el poder? ¿Sabes qué? Los seres humanos son personajes complicados.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.