Peter Dinklage: “Me gustaría que algún tipo de gremlin se metiera en Internet y apagara todo”

·9  min de lectura

Cyrano de Bergerac y su Roxane (Haley Bennett) “Después de interpretar a Tyrion, todo el mundo quiere que interpretes a Tyrion”, comenta Peter Dinklage. “O una versión de él. Y eso es lo que no deberías hacer. Nunca quiero repetirme: parte de la diversión de actuar es conseguir ser alguien diferente cada vez”.

Aun así, se entiende que se lo pregunten. A lo largo de ocho series y ocho años, la interpretación de Dinklage como el brillante príncipe enano Tyrion Lannister en la saga fantástica de HBO Game of Thrones le hizo mundialmente famoso. Rechazado por su padre por su estatura y por la muerte de su madre al darlo a luz, Tyrion era el centro emocional de la serie: ingenioso, valiente, romántico, ingenioso, astuto y borracho, a menudo varias de estas cosas al mismo tiempo. Fue el papel de su vida, por el que Dinklage ganó cuatro Emmys en horario de máxima audiencia y un Golden Globe, y abrió todas las puertas del entretenimiento. Pero también fue el tipo de actuación que puede tener una gravedad ineludible para un actor que no tiene cuidado con lo que hace después.

Desde el final de Tronos en 2019, Dinklage ha hecho todo lo posible por diversificarse. Estuvo la ganadora del premio a la mejor película Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, de Martin McDonagh; el romance postapocalíptico I Think We’re Alone Now; un giro como gánster en la comedia negra sobre tutelas de J Blakeson, I Care a Lot. Y, en medio, también ha habido trabajos solo dinero: un par de Angry Birds, un breve papel en Avengers: Infinity War de Marvel. Suficientes papeles en su haber, como para sentirse capaz de volver a su personaje más parecido a Tyrion desde Thrones, como protagonista de Cyrano, una nueva adaptación musical de Cyrano de Bergerac, que se estrena en el Reino Unido el mes que viene. Dirigida por Joe Wright, autor de The Darkest Hour y Atonement, es la versión cinematográfica de una obra de teatro de Broadway de 2019 que también protagonizó Dinklage, escrita por Erica Schmidt. Su versión se basa en la obra original, escrita en 1897 por Edmond Rostand, que ficcionaliza la historia real de un escritor y duelista francés del siglo XVII.

“Erica Schmidt, nuestra brillante adaptadora y guionista, recibió el encargo de escribir una versión teatral de Cyrano de Bergerac”, explica Dinklage. “Pero el original es bastante largo, y fue escrito hace 120 años, cuando la gente no tenía Internet y no le importaba el tiempo que pasaba en el teatro. Ahora estamos más distraídos. Erica lo redujo a lo esencial, tomó los monólogos sobre el amor y los convirtió en canciones de amor”. Para la letra y la música, reclutó a los músicos de la banda de indie-rock The National, a quienes Dinklage descubrió luego de escucharlos en un tráiler mientras lo maquillaban para Game of Thrones en Irlanda del Norte. “Le dije a Erica que los escuchara, porque cantan sobre el amor y el desamor, y son tan renacentistas que se lanzaron al proyecto de todo corazón”.

Dinklage voló a Londres (“probablemente mi ciudad favorita del mundo”) para el rodaje publicitario, pero el fantasma inminente del ómicron antes de la Navidad hace que tengamos una conversación por Zoom desde habitaciones a tres millas de distancia. A sus 52 años, lleva 30 en el mundo del fútbol, y se muestra amistoso, pero con un aire de seguridad bajo sus familiares rasgos escarpados. Es muy poco sincero al referirse a Schmidt como si fuera una simple colaboradora profesional: también es su esposa y madre de sus dos hijos.

“Sí, es mi compañera sentimental”, reconoce. “Ya hemos trabajado juntos en varias cosas. Me encanta trabajar con ella. Espero que ella pueda decir lo mismo de mí. Es difícil estar casado con un actor, lo sé”.

Schmidt se enfrentaba a una de las comedias románticas clásicas del teatro. En el original, Cyrano está enamorado de la bella y aristocrática Roxane, pero se siente inseguro de su aspecto físico debido a su gran nariz. Con la pluma en la mano, es tan apasionado y persuasivo como se pueda imaginar, y escribe cartas en nombre del apuesto, pero inarticulado Christian, del que Roxane está enamorada. La historia ha sido adaptada innumerables veces: fue una salida memorable para el icónico schnoz de Gerard Depardieu, y la base para la Roxane de Steve Martin. En 2019 Jamie Lloyd la rehizo como una batalla de rap, con James McAvoy como protagonista.

Cyrano de Bergerac y su Roxane (Haley Bennett) (Peter Mountain)
Cyrano de Bergerac y su Roxane (Haley Bennett) (Peter Mountain)

En la nueva versión se han extirpado las referencias nasales. El público podría tener la tentación de pensar que la estatura de Dinklage le convierte en un extraño, una idea que el actor refuta.

“Mucha gente cree que mi altura es la razón por la que Cyrano se siente inseguro a la hora de mostrar su amor a Roxane, pero realmente no es así”, indica Dinklage, que se ha pasado la vida respondiendo a preguntas sobre su condición física. “Es más universal que una nariz o que alguien sea más bajo que otro. Es ese sentimiento que tenemos de ser indignos de amor e inseguros de lo que somos.”

Cuenta que el papel no fue escrito pensando en él, pero una vez que lo interpretó durante una lectura en la casa de la pareja en Nueva York, estaba decidido a interpretarlo. “Era como un bulldog”, señala. “Me abrí paso a trompicones”. Su Cyrano es un espadachín rápido, menos seguro de sí mismo en el amor que Tyrion, pero que lo compensa con su habilidad para “patear traseros”, como dice Dinklage. También es una agradable sorpresa oírle cantar. “Puedo tocar una nota, pero nunca me describiría como un ‘cantante’”, menciona. “Hay que saber cuándo ceder”.

La historia resuena en una época en la que todo el mundo se esconde detrás de una persona en línea, enviando mensajes que pueden ser o no un reflejo honesto de nuestro yo. Aunque Cyrano pueda afirmar que actúa por nobles razones románticas, la trama, en la que dos hombres se confabulan para engañar a una mujer para que les ame, no está exenta de problemas. “Básicamente [Cyrano] está haciendo catfishing, utilizando a Christian como su perfil falso para conseguir a la chica. Eso es lo que la gente hace ahora todo el tiempo”.

¿Le preocupan sus propios hijos en esta época? Él y Schmidt se han mostrado protectores con la identidad de sus hijos, hasta el punto de no confirmar el nombre de ninguno de los dos niños, ni siquiera el sexo de su segundo, nacido en 2017 -en 2011 nació una niña-. “Con suerte, cuando mis hijos sean lo suficientemente mayores para tener todo eso quizá todo el mundo vuelva a ser ludópata”, expresa. “Me gustaría que algún tipo de gremlin se metiera ahí y apagara todo, para que volviéramos a escribir cartas. Pero no creo que vaya a suceder”.

Dinklage en I Care a Lot (Seacia Pavao / Netflix)
Dinklage en I Care a Lot (Seacia Pavao / Netflix)

Una cuestión que se plantea Dinklage, ahora que tiene una oferta tan amplia de papeles protagonistas, es cómo interpretar su altura. Ha pasado la mayor parte de su carrera esquivando los estereotipos obvios. Tras una infancia de clase media alta en Nueva Jersey, hijo de un vendedor de seguros y una profesora de música, tuvo dificultades para abrirse paso después de la escuela de teatro. Antes de que llegara Game of Thrones, le ofrecieron todo tipo de diminutos personajes fantásticos, “elfos o duendes”, según sus palabras, pero los rechazó con la esperanza de construir una carrera más interesante.

“Siempre me sorprenden estos jóvenes muy profesionales de mi negocio que parecen tenerlo todo resuelto”, menciona. “Yo era un poco desastroso. Pasé demasiado tiempo pensando que era Jack Kerouac, pero sin escribir como Jack Kerouac. Supongo que a los veinte años se supone que debes hacer eso, resolver lo que ya no quieres hacer -como fumar-, pero cometer muchos errores y aprender de ellos. Me volví más serio al final de la veintena”.

Aun así, siempre ha habido que pagar las facturas. Su gran actuación en la brillante The Station Agent, de Tom McCarthy, llegó el mismo año, 2003, que la que quizá sea la película más controvertida de Dinklage, la directa al DVD Tiptoes, en la que Gary Oldman interpretaba a un hombre con enanismo.

“[El éxito de Thrones] te permite el lujo de poder ser más particular sobre lo que haces”, subraya. “Hay trabajos que aceptas, y quizás después desearías no haberlo hecho, pero no hay que lamentarse, es trabajo, y todos tenemos la suerte de estar trabajando”. Se ha propuesto no ponerse nunca como portavoz de su enfermedad, pero se alegra si ha ayudado a otros en una situación similar. “Nunca quiero ponerme delante del trabajo, y nunca lo haré”, dice. “Pero si he hecho mi trabajo y he inspirado el cambio, entonces genial”.

“Leo muchos guiones en los que la altura es la única característica del personaje, pero yo no soy así”, añade. “Es parte de lo que soy, pero no voy pensando en ello todo el día. Y si no me define a mí, ¿por qué debería definir a un personaje? Eso es simplemente una mala escritura”.

Como Tyrion Lannister en Game of Thrones (HBO/BSkyB/Kobal/Shutterstock)
Como Tyrion Lannister en Game of Thrones (HBO/BSkyB/Kobal/Shutterstock)

Aunque Dinklage se ha alejado de Poniente, el universo de Game of Thrones puede estar empezando. HBO está trabajando en House of the Dragon, una precuela ambientada 300 años antes de los acontecimientos de la serie de televisión original, que se emitirá a finales de este año. “Creo que el truco es no intentar recrear Thrones”, expresa. “Si intentas recrearlo, parece que es un intento de sacar dinero. Con muchas secuelas, la razón es que la primera hizo mucho dinero, y por eso no son tan fuertes. Pero estoy emocionado por ver House of the Dragon, simplemente como espectador, sin saber qué pasará después”.

Muchos espectadores se enfurecieron con el final de Game of Thrones, en el que la heroína putativa Daenerys Targaryen se volvió genocida. “La gente estaba enfadada porque nadie quería que se acabara”, dice Dinklage sobre el clamor. “Sé que mucha gente estaba supuestamente sorprendida por el final, pero si prestabas atención, las pistas estaban ahí. Te dijimos que no llamaras a tu perro Khaleesi”.

Después de Cyrano, dice que hizo “borrón y cuenta nueva” para pasar algún tiempo con su familia. Más allá de eso, espera hacer más dirección y producción, para “levantarse un poco más tarde en el día”.

“Solo quiero explorar lo que puedo hacer”, dice. “Si no es para no aburrir a los demás, es para no aburrirme a mí mismo”. Cyrano lo aprobaría. Tyrion, también.

Cyrano se estrena en los cines del Reino Unido el viernes 25 de febrero

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.