Pesos vs. reales: cuánto cuesta ir de vacaciones a Brasil este verano

·7  min de lectura
Tranquilidad y aguas cálidas en las playas de Bombinhas, a 60 kilómetros de Florianópolis
Tranquilidad y aguas cálidas en las playas de Bombinhas, a 60 kilómetros de Florianópolis

Aún con requerimientos de PCR y barbijos para el avión, el verano de 2022 mantendrá una vieja costumbre para los argentinos: irse de vacaciones a Brasil. “Es uno de los destinos preferidos y este verano no es la excepción. Vemos un claro entusiasmo por visitar el país”, dice Paula Cristi, Gerente General de Despegar Argentina y Uruguay.

Según los datos de la compañía, Río de Janeiro y San Pablo están entre los destinos más elegidos para pasar las fiestas de fin de año. Por fuera de ellos, hay mucha demanda para los clásicos Búzios y Florianópolis, y los destinos del norte que pisan fuerte: Recife, Natal, Maceió y Salvador de Bahía.

El destino que ofrece sierras, viñedos y arroyos cristalinos sin salir de la Provincia de Buenos Aires

Río de Janeiro

La cercanía de la fecha encarece los costos de los vuelos disponibles. Tomando como referencia un viaje que parte el lunes 17 de enero y regresa el 31 del mismo mes, en el portal Despegar se consiguen opciones directas a Río que comienzan en los $118.969 (esta tarifa incluye el llamado Impuesto PAIS del 30% y la percepción RG4815 que suma otro 35%). En el portal Almundo, un pasaje similar cuesta $116.370 y se puede mejorar un poco el precio si se está dispuesto a hacer escalas. Si se opta por la segunda quincena de febrero, los pasajes descienden considerablemente: desde $88.909 en Despegar y $88.900 en Almundo, viajando del 15 al 28 de febrero.

Los precios de alojamiento varían sustancialmente según la zona y el tipo de vivienda. En Booking, los hoteles de Ipanema se consiguen desde 86 US$ por noche (unos $15.000) en la segunda quincena de enero. Si se opta por un departamento en la misma plataforma, se puede llegar a conseguir uno por 37 US$ (unos $6000) la noche, a 300 metros de la playa. (Los precios expresados en pesos ya incluyen los impuestos respectivos del 30% y el 35% que aplican a todas las compras en moneda exterior). En el cercano barrio de Copacabana, y según el mismo portal, en la segunda quincena de enero se pueden conseguir hoteles de entre $9900 y $ 19.800 la noche y una variedad de departamentos por menos de $9900 la noche.

Panorámica de algunas de las playas principales de Río de Janeiro.
Panorámica de algunas de las playas principales de Río de Janeiro.


Panorámica de algunas de las playas principales de Río de Janeiro

En la primera quincena de febrero descienden un poco los precios: en Ipanema ya se pueden conseguir hoteles por $10.945 la noche con desayuno incluido.

Para quienes optan por paquetes, Despegar ofrece opciones de una semana en Río de Janeiro en un hotel de 3 estrellas con desayuno incluido y vuelo directo que comienzan en los $221.467 por persona (segunda quincena de enero). En febrero descienden a $152.631 —lo más barato disponible— por persona. En Almundo hay paquetes para enero por $148.543 por persona en base doble.

La posada Encantos de Mar, en Angra dos Reis
La posada Encantos de Mar, en Angra dos Reis


La posada Encantos de Mar, en Angra dos Reis

En cuanto al gasto en comida, el portal Numbeo, que analiza el costo de vida alrededor del mundo, estima que una comida informal cuesta unos 30 reales en Río de Janeiro. Al tipo de cambio “solidario” (oficial más 30% + 35%), son $925. Lo mismo cuesta un combo en McDonald’s. Una cerveza local de medio litro cuesta $246 y un agua pequeña, $105. Una cena de tres pasos (entrada, plato principal y postre) para dos personas en un restaurante intermedio, se deben calcular $4600.

El desayuno en una posada de Río de Janeiro
El desayuno en una posada de Río de Janeiro


El desayuno en una posada de Río de Janeiro

¿Cómo está el real para los argentinos?

“Brasil es tal vez el destino más competitivo en precio del exterior para viajar el próximo verano: el Real es la moneda que más acompañó al peso en su ritmo de depreciación y esto permite que los precios sean más accesibles que otros países como Chile y Uruguay, cuyas monedas se mantuvieron más estables en el tiempo”, explica Pablo Aperio, director de TTS Viajes.

En esa compañía recibieron una buena demanda de reservas en los resorts All Inclusive para este verano. “Brasil es el país con mayor variedad y cantidad de oferta de América del Sur. Este tipo de alojamiento resulta muy atractivo para los argentinos porque les permite pagar en pesos de antemano, controlar los gastos diarios y evitar usar efectivo o dólares en destino”, dice Aperio.

Búzios

Uno de los paquetes que vende TTS Viajes a Búzios, por ejemplo, ofrece vuelo y siete noches en un hotel 4 estrellas con desayuno por $130.429. Es para salir en febrero.

En Booking quedan pocas opciones de alojamiento en hoteles para enero para esa localidad, pero aún se puede conseguir un hotel de 3 estrellas con desayuno por $9500 diarios.

La forma más habitual de llegar a Búzios es por vía terrestre desde Río de Janeiro, que está a 180 km de distancia. Los transfer ida y vuelta cuestan alrededor de $5000 por persona y los vehículos privados para tres o cuatro pasajeros ascienden a $23.000.

¿Cuánto sale viajar al norte de Brasil?

Si durante el año se puede llegar a viajar desde Buenos Aires a Salvador por $70.000 por pasajero, hacerlo en febrero sale más del doble (desde $149.000 final con dos escalas por Gol según TSS). Este precio no difiere mucho si se lo compara con pasajes del mes de enero. Para esta agencia, los destinos del norte más demandados son Salvador y Maceió.

“Los precios de las comidas varían mucho según el lugar y el tipo de plato. Siempre comer en la playa es más caro”, explica Néstor Quaini, dueño de la Pousada Encantos do Mar, que queda a 300 metros de la playa en Arraiald´Ajuda, estado de Bahía. “También se encuentran buenos lugares que ofrecen comida de calidad por kilo”, dice.

Según cuenta, un plato de comida típica brasileña puede variar entre los $550 y $1200 y el kilo de comida al peso cuesta desde $1800 en adelante. Una moqueca (cocido de pescado tradicional bahiano) para dos personas vale $3700. “También hay pizzerías con valores desde $920 (de muzzarella) y caminando se encuentran precios muy económicos en la ciudad”, dice Quiani.

En la playa, un plato de petiscos (las “tapas” brasileñas) puede valer desde $1500 y las cervezas de 600 ml cuestan desde $400 en adelante. Los helados están entre $1400 y $2400 el kilo.

Los departamentos de Pousada Encantos do Mar quedan frente a la reserva natural de Mata Atlántica y cuestan $10.400 por día con desayuno incluido para enero y $8600 para febrero.

¿Qué requisitos exige Brasil para ingresar como turista desde Argentina?

Según el Consulado General de Brasil en Buenos Aires, tanto quienes ingresen por vía área como por vía terrestre deben presentar:

  • Un test de PCR con resultado negativo, realizado a más tardar 72 horas antes del embarque o un test de antígeno con resultado negativo realizado dentro de las 24 horas anteriores al momento del embarque. Pueden estar en portugués, inglés o español y no se requieren para los menores de 2 años

  • Una prueba, impresa o electrónica, de vacunación con inmunizadores aprobada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria o por la Organización Mundial de la Salud o por las autoridades del país donde fue inmunizado el viajero, cuya aplicación de la última dosis o dosis única se ha producido, al menos catorce días antes de la fecha de ingreso al país.

  • Quienes llegan en avión deben sumar una Declaración jurada de egreso de Argentina (DDJJ), que debe ser llenada en las 48h previas al viaje (esta exigencia es del Gobierno argentino) y una Declaración de Salud del Viajero (DSV) que debe completarse (impresa o digitalmente) dentro de las 24 horas anteriores al momento del embarque

  • Los viajeros que no estén vacunados o cuyo esquema de vacunación no cumpla con las condiciones estipuladas pueden ingresar al territorio brasileño siempre que se comprometan a realizar cuarentena por cinco días y una prueba de PCR o antígeno al finalizar esto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.