En pesos y en dólares, estas son las inversiones recomendadas para ganarle a la inflación

iProfesional
·7  min de lectura

El grado de incertidumbre que prevaleció a lo largo de todo 2020 parece trasladarse sin mayores variaciones en el año que recién comienza. Ello se debe obviamente a cuestiones tanto económicas como sanitarias y le genera al pequeño ahorrista mucho "ruido" al momento de tener que decidir en que instrumento financiero colocar su dinero.

No obstante ello, para dar un poco de luz sobre lo que puede suceder en los próximos meses, es interesante apelar, por ejemplo, a los resultados que publica mensualmente el Banco Central bajo la denominación de REM o Resultado de las Expectativas de Mercado. Su utilidad radica en que en él se condensan los pronósticos de una amplia gama de consultoras privadas, entidades financieras y universidades.

En el caso particular del pequeño ahorrista las tres variables que pueden ayudarlo a decidir son obviamente la evolución de la inflación, del tipo de cambio y de la tasa de interés.

Según el REM, tanto la expectativa de inflación como la de devaluación para los próximos 12 meses se ubican en el 50%, mientras que las tasas en pesos subirían hasta 38.1% en diciembre de este año.

"A la hora de elegir en qué activos en pesos ubicamos nuestro dinero es importante considerar la inflación y a devaluación futura para ganar en términos reales (o perder lo menos posible)", recomienda la analista Natalia Colombo, miembro del Comité de Riesgos e Inversiones en Matba Rofex.

Según la experta, "no hay muchas opciones que le ganen a una inflación de 50%", tal como se puede ver en el siguiente cuadro. Los plazos fijos tradicionales, las inversiones en Ledes y bonos a tasa fija, así como los bonos Badlar corren con desventaja.

Sin embargo, asegura que conviene colocar los excedentes en pesos en activos atados a la inflación, básicamente fondos comunes de inversión.

¿Cuáles son las mejores inversiones en dólares?

Colombo entonces señala que como primera alternativa y pensando en inversores conservadores, una alternativa es la compra de dólares.

"Desde hace algún tiempo el dólar bolsa cotiza por debajo del dólar solidario que se puede conseguir en los bancos (con tope de u$s200 mensuales) debido a la estacionalidad de la demanda en pesos, pero por sobre todo a la intervención del gobierno en el mercado de bonos, específicamente en el Bonar 2030 (AL30)", explica la experta, en un informe publicado por la consultora de Salvador Di Stefano.

"Además, los canjes de bonos moneda local por moneda extranjera ofrecidos en dos oportunidades por el gobierno le sacaron presión al CCL. Recordemos que el Mecon les ofreció a los grandes fondos extranjeros la posibilidad de cambiar sus bonos en pesos por bonares para que pueda retirar dólares del país. Esta menor demanda se traduce en menor presión sobre el CCL y dólar planchado", recalca Colombo.

En este contexto, la experta desatca que el canje (diferencia entre MEP y CCL) es bajo, "por lo que prácticamente cuesta lo mismo comprar un dólar para mantenerlo en nuestro país que comprarlo para sacarlo al extranjero. Este bajo nivel nos indica que debemos priorizar opciones en dólares cable (que permiten transferencias al exterior)".

"Consideramos que el dólar bolsa está barato (incluso más barato que el solidario). Recordemos que la manera de comprar divisas a través del mercado es mediante la compra de un bono en pesos y su posterior venta en dólares. El riesgo de esta operación se presenta mientras esperamos el parking (de 1 día para dólar MEP y 3 días para dólar cable), donde el precio del bono en dólares puede caer. Más aún, como la diferencia entre dólar MEP y Cable está prácticamente en mínimos, es conveniente dolarizarse con CCL (por ejemplo, a través de FCI Latam, dólar cable). Tener dólares billetes no constituye en sí una inversión ya que no obtenemos rendimientos, más allá de que es una buena decisión a veces estar líquidos en esta moneda", recalca.

Expertos recomiendan apostar por las Obligaciones Negociables "hard dólar"

Ahora bien, para clientes que estén dispuestos a asumir riesgos, están disponibles las Obligaciones Negociables hard dólar.

Según la experta, "son bonos emitidos por empresas para financiar flujos de caja, inversiones, etc. Recomendamos posicionarse en empresas de primera línea. IRSA, CRESUD, John Deere, que son firmas grandes que han refinanciado su deuda (para cumplir con las disposiciones del BCRA, podían pagar en dólares, pero se vieron obligadas por la entidad a refinanciar un porcentaje de su deuda en moneda extranjera). Los canjes resultaron muy buenos, ya que la adhesión fue mayor a la esperada".

"Son excelentes inversiones para quienes quieran estar en dólares y cobrar renta anual ya que pagan una rentabilidad de 8-9% anual", agrega.

Por último, en el informe de la consultora de Salvador Di Stefano, la analista recomienda los Cedears, que son certificados de acciones extranjeras que cotizan en la bolsa argentina.

"Su valor local depende del precio de la acción en el extranjero y del CCL. La ventaja es que permiten estar en dólares (integrando pesos) e invertir en acciones del exterior sin necesidad de tener una cuenta en el extranjero. Como el CCL está bajo, creemos que el riesgo de pérdida del Cedear está limitado y solo dependerá de lo que suceda con el precio de la acción 'original'", plantea.

"Recomendamos entrar en activos líquidos y en empresas relacionadas a tecnología, financieras, consumo o turismo", agregó.

Una buena opción: bonos que ajustan por inflación

Tal como informó iProfesional, los bonos que ajustan por la inflación (tomando el Coeficiente de Estabilización de Referencia o CER) fueron (y seguirán siendo) una de las vedettes de la City al momento de invertir en pesos en el mercado local. Después de un gran 2020 cuando se vieron subas superiores al 100%, el comienzo de este año podría volver a colocarlas en el podio de las más requeridas.

El dato de inflación conocido el jueves sobre lo que ocurrió en diciembre, marcando una esperada aceleración hasta 4% mensual, tan sólo corrobora lo que venía vaticinando el mercado: este año, la inflación será muy superior a lo que vimos el año pasado.

Teniendo en cuenta esa premisa, los bonos con CER vuelven a estar posicionados en el radar. Claro, en lo que respecta a las posiciones en pesos el único atractivo es cubrirse de la inflación o de una devaluación (los bonos dollar linked). Pero, la apuesta a una suba descontrolada del tipo de cambio oficial perdió "momentum" y lo que saben en la City es que los precios se irán para arriba. Las estimaciones para este año hablan de un piso de casi 50% y un techo de casi 60% para el IPC Nacional.

En el mercado creen que la inflación este año puede llegar a rozar el 60%
En el mercado creen que la inflación este año puede llegar a rozar el 60%

En el mercado creen que la inflación este año puede llegar a rozar el 60%

Por condiciones de liquidez de mercado, en el podio del año pasado se puede resaltar la suba del 97% del BoTe 2021, el salto de 116% en el Discount y la apreciación del 134% en TC21, los dos últimos indexados por CER y el primero a tasa fija. "No es casualidad que las mejores performances hayan estado en aquellos que ajustan por la inflación y sean los más demandados durante las últimas semanas. Frente a una inflación estimada del 35% y sensiblemente inferior a la del 2019, las ganancias en términos reales para los bonos en moneda nacional fueron significativas en los casos mencionados", destaca un avezado operador del microcentro porteño.

Los últimos movimientos en la curva CER dejaron a sus distintos componentes operando en niveles bien diferenciados en cuanto a sus rendimientos. Lo dicho, el tramo más corto con tasa real negativa, un segundo pelotón en un terreno más incierto (como lo es intentar proyectar inflaciones futuras en Argentina) y con rendimientos crecientes, un tercer grupo donde operan los bonos del tramo medio puro y con mayor mercado secundario (TX26, DICP) con tasas del orden del 8%, y un cuarto pelotón para los extra-largos PARP y CUAP, de paridades bajísimas y rendimientos del 10%.

"En cuanto al resto de la curva en pesos, priorizamos los bonos CER cortos (TC21, TX21, T2X1) a estos niveles de rendimiento y tasa de inflación proyectada", acota Capital Markets Argentina.

Y en Cohen recomiendan, dentro del universo de los bonos CER, dos títulos: los de vencimiento agosto 2021 -TX21- y los de abril 2024 -TX24-. Ambos cuentan con buena liquidez de mercado, lo cual los hace atractivos. A sus vez, prefieren reducir la exposición en los vencimientos más largos que el TX24, "puesto que asumen bastante más riesgo en comparación y no lo compensan con un rendimiento mucho mayor".