El retraso en las vacunas ensombrece el inicio del año en las bolsas europeas

Agencia EFE
·4  min de lectura

Madrid, 29 ene (EFE).- La intensidad de la tercera ola de la epidemia de coronavirus, las crecientes restricciones a la movilidad, los retrasos en el suministro de vacunas y el pulso entre la Unión Europea (UE) y la farmacéutica Astrazeneca han devuelto el temor a los inversores y han castigado a las bolsas europeas.

Después de un mes de noviembre de esperanza, animado por el desarrollo de las vacunas, y de un diciembre a la expectativa, el año ha comenzado con un tono de pesimismo que se ha agudizado esta semana.

El Ibex 35, el principal índice de la Bolsa española, ha caído un 3,47 % en la semana, la peor desde octubre, y ha perdido el nivel de los 7.800 puntos, algo que no había ocurrido al cierre desde el 21 de diciembre.

El selectivo ha sumado tres semanas consecutivas a la baja y se ha dejado un 3,92 % en enero, el descenso más acusado desde octubre.

En el cómputo semanal, destacan las caídas de Solaria (del 19,2 %) -castigada por los bajos precios de la última subasta de capacidad renovable- y de tres bancos: Santander (del 6,43 %), BBVA (del 5,87 %) y Bankinter (del 5,8 %).

En sentido contrario, PharmaMar ha ganado un 21,39 % por los resultados positivos de su fármaco contra la covid-19, y Naturgy, un 10,53 %, tras la opa parcial del fondo australiano IFM.

En el conjunto de enero, los mayores descensos han sido para Ferrovial (del 12,37 %) y para dos valores relacionados con el turismo, uno de los sectores más perjudicados por la pandemia: Amadeus, que ha perdido un 11,79 %, y Aena, que se ha dejado un 10,48 %.

En cuanto a las subidas, PharmaMar (47,89 %) y Naturgy (12,39 %) repiten en las primeras posiciones en enero.

En el resto de Europa, Londres ha perdido un 4,3 % semanal; Fráncfort, un 3,18 %; París, un 2,88 %; y Milán, un 2,34 %.

En enero, Milán ha bajado un 2,97 %; París, un 2,74 %; Fráncfort, un 2,08 %; y Londres, un 0,82 %.

Según Fátima Herranz, analista de Singular Bank, los descensos de esta semana responden a la preocupación "por el lento progreso de los planes de vacunación, los problemas en el suministro de vacunas, especialmente en la Unión Europea (UE), y la incertidumbre sobre la recuperación económica a corto plazo".

Todo ello se une, en su opinión, a la "elevada volatilidad" en Wall Street por la avalancha de resultados y por los movimientos especulativos de inversores minoristas coordinados a través de internet que han disparado la cotización de compañías como GameStop.

"El retorno de la volatilidad, el retorno del miedo y la preocupación. Ese puede ser el resumen más claro de lo que ha ocurrido en la semana", apunta José María Luna, director de Inversiones de Luna Sevilla Asesores.

A su juicio, la volatilidad de las últimas sesiones se debe a "la preocupación por el ritmo de contagios, a las nuevas medidas de restricción a la movilidad y a los impactos que pueden tener sobre la economía".

En el mercado petrolero, los precios han repuntado en el primer mes del año a pesar de algunos retrocesos ligados también a la evolución de la pandemia.

Sin embargo, en el ánimo de los inversores ha pesado más el acuerdo de la OPEP y de sus socios para adecuar la oferta de crudo a la demanda.

El Brent, el petróleo de referencia en Europa, cierra la semana en torno a los 56 dólares por barril y el West Texas Intermediate (WTI), referente en EEUU, por encima de los 52 dólares por barril.

A pesar de la situación de incertidumbre, el precio del oro, uno de los activos refugio en tiempos de crisis, ha terminado la semana por debajo del cierre del pasado viernes: 1.849 dólares por onza frente a los 1.855 dólares de hace siete días.

En el mercado de divisas, el euro ha perdido algo de fuelle frente al dólar en el computo semanal, ya que ahora se cambia a 1,213 unidades y el viernes de la semana pasada lo hacía a 1,217.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años, el de referencia, ha caído hasta el 0,093 %, por debajo del 0,12 % de hace una semana.

(c) Agencia EFE