Pese al débil crecimiento en EEUU, la Fed debería conservar su rumbo

Virginie MONTET
El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, y la presidenta de la Fed, Janet Yellen, en la cumbre de ministros de Finanzas del G20 y gobernadores del Banco Central, en Baden-Baden, sur de Alemania, el 17 de marzo de 2017 (DPA/AFP/Archivos | Uwe Anspach)

La Reserva Federal (Fed) estadounidense sostendrá el martes y miércoles una reunión sobre política monetaria que debe concluir con la confirmación de que seguirá subiendo sus tasas de interés este año, aunque el crecimiento de la primera economía mundial se debilitó en el primer trimestre, estiman analistas.

Los mercados no esperan, sin embargo, un incremento desde el miércoles, al término de esta reunión ordinaria, para la cual no está prevista una conferencia de prensa de su presidenta, Janet Yellen.

Los economistas prevén que el banco central, que planea dos alzas de tasas de aquí a fin de año después de un incremento decidido en marzo pasado, dejará la puerta abierta para un ajuste del crédito en junio.

El comunicado del Comité monetario (FOMC) se espera para las 18H00 GMT.

"El principal desafío para la Fed será tomar nota de la debilidad de los datos económicos recientes, marcando al mismo tiempo que sus planes para la normalización de la política monetaria se mantienen intactos", estimaron en una nota economistas de Barclays Research, que apuestan a dos alzas, una en junio y otra en septiembre.

El crecimiento de la primera economía mundial fue decepcionante en el primer trimestre, alcanzando solamente un 0,7% contra 2,1% en el cuarto trimestre de 2016, cuando los analistas esperaban un aumento del 1,1%.

Aunque la confianza de los consumidores parece sólida tras la elección de Donald Trump, según las encuestas de coyuntura, ello no se traduce en sus gastos y el consumo casi se estancó.

"Que la gente se declare contenta no quiere decir que actúe en consecuencia" en lo que se refiere a la economía, comentó el economista independiente Joel Naroff, quien relativiza la importancia de esta mediocre actuación económica, dado que todos los inviernos en los últimos años la expansión se desacelera.

"Los miembros de la Fed ignorarán este crecimiento apático (...) ya que los datos de inflación alcanzaron el objetivo fijado (de 2%) y el mercado laboral está en el nivel de pleno empleo", recordó el analista.

- Aumento de los salarios -

Para Tim Duy, profesor de economía en la universidad de Oregon, los miembros de la Fed "mirarán más allá" de las cifras decepcionantes de crecimiento "y estarán muy cómodos con sus proyecciones de otros dos incrementos este año", declaró a la AFP.

Las cifras de inflación para marzo -índice PCE- barómetro favorito de la Fed, serán divulgadas este lunes, antes del inicio de la reunión monetaria.

El viernes, el departamento de Trabajo publicó el costo del empleo trimestral, que registró un sólido incremento del 0,8%, superando las previsiones de los analistas.

"Este dato presiona a la Fed para continuar ajustando el costo del crédito", afirma Jim O'Sullivan, de HFE. La Fed vigila las alzas de salarios porque éstas pueden luego alimentar el aumento general de los precios.

"La aceleración del costo del empleo que la Fed sigue de cerca sin duda alentará a elevar las tasas en junio para garantizar que no haya un desfase con la inflación", concordó Mickey Levy, jefe de economistas del banco Berenberg para Estados Unidos.

Los miembros del FOMC discutirán también sobre su plan para reducir el balance de la Fed, inflado por las masivas compras de activos realizadas después de la crisis financiera para alentar la reactivación de la economía.

Según David Wessel, del instituto Brookings, ese plan que consiste en dejar de reinvertir los beneficios obtenidos por las obligaciones que llegan a maduración "debe ser puesto en práctica antes de que Janet Yellen sea remplazada", es decir al menos en diciembre, señaló.

Yellen termina su gestión en febrero y "hay una leve posibilidad, probablemente de 15% a 20%, de que Trump la confirme en su puesto, pero no es lo más probable", explicó Wessel a AFP.

La jefa demócrata de la Fed tiene una leve probabilidad de quedarse en el cargo porque Trump "tiene más posibilidad de mantener las tasas bajas con ella que con cualquier otro" que la reemplace, pronosticó el experto.