Pese a su cercanía con Donald Trump, Andrés Manuel López Obrador habló por teléfono con Joe Biden

LA NACION
·3  min de lectura

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, y el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, conversaron telefónicamente este sábado sobre determinados asuntos de la agenda bilateral como la migración, el combate al Covid-19, el comercio y la seguridad fronteriza.

Este es el primer contacto entre ambos políticos. En este contexto, la semana pasada López Obrador se convirtió en uno de los últimos dirigentes mundiales en felicitar a Biden, pues -ante los reclamos de Donald Trump de un presunto fraude- esperó a que el triunfo del demócrata fuera formalizado en el Colegio Electoral estadounidense.

Durante la conversación, Biden"hizo hincapié en la necesidad de revitalizar la cooperación entre Estados Unidos y México para garantizar una migración segura y ordenada, contener el Covid-19, revitalizar las economías de América del Norte y asegurar" la frontera común, informó el equipo del demócrata en un comunicado.

"Reafirmamos el compromiso de trabajar juntos por el bienestar de nuestros pueblos y naciones", escribió, por su parte, López Obrador en su cuenta de Twitter.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se refirió al contacto telefónico que mantuvieron ambos líderes y, mediante esta red social, contó que se trató de una "cordial conversación". "Habrá amplia cooperación bilateral y muy buena relación entre los presidentes de México y Estados Unidos. Buenas noticias!", celebró.

En la carta que, finalmente, le envió López Obrador a Biden para felicitarlo por el triunfo electoral, el mexicano enfatizó la necesidad de promover el desarrollo del sur de México y Centroamérica como una forma de disuadir la migración.

En línea con este punto, según el comunicado del equipo de Biden, en el contacto telefónico ambos coincidieron en la necesidad de colaborar en un "nuevo enfoque de la migración regional que ofrezca alternativas a emprender el peligroso viaje a los Estados Unidos".

Biden también habló de "construir la infraestructura y capacidades regionales y fronterizas" que contribuyan a una migración ordenada y que permita que se respeten las normas internacionales relativas al asilo.

La migración de miles de centroamericanos que viajaron en caravana hacia Estados Unidos en 2018 provocó una aireada reacción del presidente saliente Donald Trump, quien amagó con imponer aranceles a exportaciones de México si el gobierno no detenía ese flujo migratorio.

Pese a las tensiones, López Obrador ha logrado mantener una relación cordial con el presidente saliente Trump, con quien se encontró en Washington en julio pasado en plena campaña electoral estadounidense, lo que fue criticado por opositores y algunos analistas mexicanos.

Otros temas centrales en la agenda bilateral son la seguridad y el comercio, sobre todo por la reciente entrada en vigor del T-MEC, el nuevo acuerdo comercial de América del Norte.

Agencia AFP