Pese avances, la malaria aún da casos nuevos en México

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 26 (EL UNIVERSAL).- La malaria es una enfermedad infecciosa que ha quejado a la población desde el siglo pasado, y pese a que en la actualidad, su incidencia ha disminuido, en México aún se registran nuevos casos, siendo Chiapas, Oaxaca, Nayarit, Durango, Sinaloa y Sonora, los estados más afectados.

Las estadísticas más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 2019, registran que 229 millones de personas la padecen a nivel mundial, por lo que aún forma parte de un problema de salud pública.

El paludismo, como también es llamada, se conoce como una afección desencadenada por la picadura de mosquito hembra "Anopheles", que además de ser prevenible, es curable. Sin embargo, su tratamiento tardío ha producido la muerte de miles de personas en el mundo. Sobre todo en regiones africanas, en donde se vive la situación más crítica de la enfermedad, pues representan del 94% de infectados.

La OMS estima que la malaria ha provocado el deceso de 409 mil personas. El organismo destacó que los niños menores de cinco años representaron el grupo más vulnerable afectado, constituyendo el 67% de afectados, equivalente a 274 mil fallecidos por esta enfermedad.

Lorena González López, de la Facultad de Medicina (FM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que ha estudiado de cerca el paludismo, expuso que una de las causas principales de la aparición de nuevos casos es la migración, pues se trasmite mediante la movilidad de los habitantes.

La experta, del Departamento de Microbiología y Parasitología de la FM, se ha dedicado a estudiar la manera en que actúa el mosquito "Plasmodium berghei", un parásito protozoario que provoca la malaria en algunos roedores, para entender los mecanismos por los cuales lleva a cabo su ciclo de vida.

Para la investigadora, esta enfermedad implica un problema de salud pública de carácter social. Esto es debido a que, las regiones donde la malaria es altamente endémica, pues afecta a una localidad en específico, las personas se infectan a menudo, desarrollando inmunidad adquirida.