Las perversidades de "Bomarzo", del argentino Ginastera, llegan a Madrid

Diego URDANETA
Vista general del interior del Palacio Real de Madrid en una fotografía de archivo del 9 de octubre de 1997 (AFP/Archivos | Dominique Faget )

El Teatro Real de Madrid estrenará en España la ópera "Bomarzo", del argentino Alberto Ginastera, una representación de las obsesiones y perversiones del torturado duque de Bomarzo, que llegó a prohibir un dictador argentino.

Medio siglo después de su estreno mundial en 1967, la ópera más conocida de Ginastera (1916-1983), se mostrará en cinco funciones a partir del lunes en el teatro de la capital española.

"Es un acontecimiento, porque es una de las grandes óperas latinoamericanas", se congratuló en rueda de prensa el director artístico del Teatro Real, Juan Matabosch.

Basada en la novela del también argentino Manuel Mújica Lainez, quien se encargó de adaptar el libreto, "Bomarzo" es una recreación de la vida del duque italiano Pier Franceso Orsini, a la que Ginastera acompañó con música influenciada por la "avant-garde", interpretada por una orquesta que incluye 73 instrumentos de percusión y otros poco usuales como la mandolina.

En el siglo XVI, el duque erigió en Bomarzo, al norte de Roma, un jardín poblado de figuras fantásticas, que inspiraron a Mújica Lainez su novela sobre la vida disoluta del jorobado personaje, atormentado por su deformidad y su búsqueda de la inmortalidad.

La esposa de Ginastera leyó el libro y "se queda entusiasmada con el personaje", recordó en la rueda de prensa la hija de la pareja, Georgina Ginastera.

Luego de haber hecho una cantata de Bomarzo, Ginastera recibió el encargo de transformarla en ópera, finalmente estrenada el 19 de mayo de 1967 en Washington.

La ópera, que incluye escenas de perversiones, obsesiones y fantasías eróticas del duque, iba a presentarse en agosto de ese año en el Teatro Colón de Buenos Aires, pero fue prohibida por la dictadura del general Juan Carlos Onganía, en plena campaña contra la inmoralidad.

"Mi padre era una persona muy seria, pero eligió la ópera para expresar siempre sexo y violencia", admitió Georgina.

La primera presentación en Argentina no tuvo lugar hasta 1972, en la que participó la soprano Isabel Penagos, quien minimizó en la rueda de prensa el escándalo que desató "Bomarzo", al afirmar: "La gente es muy tremendista".

Haber sido parte del elenco de la ópera, no solo en Buenos Aires sino también en el estreno mundial en 1967, ha sido "una de las cosas más bonitas que he tenido en mi carrera", dijo la cantante de 85 años.

- Todos somos Bomarzo -

La obra resuena en la actualidad porque el duque "es un hombre de nuestro tiempo", estimó Georgina Ginastera.

"Todos somos Bomarzo de alguna manera, todos hemos sentido contradicciones en el amor, desilusiones, desasosiegos, celos, envidias, rivalidades (...) miedo a la muerte y deseo de inmortalidad", indicó.

La ópera que se presentará en el Teatro Real es una coproducción junto a la Ópera de Amsterdam, y está dirigida por el francés Pierre Audi (escena) y el alemán David Afkham (música). El tenor británico John Daszak da vida al duque italiano.

Dentro de los esfuerzos del Teatro Real por llegar al público latinoamericano, "Bomarzo" será proyectada en teatros de Chile, Colombia, Ecuador y México.

Además, instituciones culturales de otros países de la región tendrán acceso libre durante un mes a la grabación de la ópera, disponible en el portal de internet de la institución.

Coincidiendo con el estreno de la ópera, el Teatro Real ha programado un ciclo de tango y un concierto de la soprano española María Bayo, interpretando obras de compositores latinoamericanos como Ernesto Lecuona, Astor Piazzolla y Heitor Villa-Lobos.

"Bomarzo" se inscribe en las actividades para conmemorar el bicentenario del Teatro Real, construido en 1818.