Peruanos realizaron fiestas masivas de fin de año pese a la pandemia

Agencia EFE
·3  min de lectura

Lima, 2 ene (EFE).- En el distrito más poblado del Perú, San Juan de Lurigancho, como en pequeñas localidades andinas hubo fiestas masivas de fin de año, según denunciaron sus alcaldes, a pesar de la prohibición de estos eventos por la posibilidad de contagio de la covid-19 y el hecho de que las cifras están en aumento nuevamente.

El alcalde de San Juan de Lurigancho, Alex Gonzáles, denunció que más de un centenar de personas, en su mayoría extranjeras, fueron sorprendidas por el personal de serenazgo (vigilantes) de su distrito en una discoteca el 31 de diciembre.

Gonzáles se quejó de que los asistentes infringieran las normas en su distrito y se reunieran en forma masiva, sin usar mascarillas ni respetar la distancia social.

Lurigancho es un distrito ubicado al este de Lima, que tiene más de un millón de habitantes, y donde se han intervenido otros locales de diversión durante la cuarentena por la pandemia.

La autoridad agregó que los dueños de la discoteca intervenida fueron multados y el local clausurado, pero los asistentes quedaron libres debido a que la Policía Nacional no se presentó en el operativo.

INTENSO OPERATIVO CONTRA FIESTEROS

En las horas previas al Año Nuevo, la Policía peruana reportó haber intervenido alrededor de 74 reuniones masivas en Lima que infringían o pretendían infringir las normas de inmovilización social, impuestas desde las 22.00 horas hasta las 04.00 horas locales.

En otra región del país, en la andina Ancash, el alcalde del centro poblado de Huacho, en el distrito de Quillo, Pedro Quiroz, informó a RPP Noticias que en esta zona hubo fiestas con centenares de asistentes, que acudieron a disfrutar de bailes con bandas musicales contratadas por los organizadores.

"Como autoridades, les hemos advertido que está prohibido este tipo de fiestas, de acuerdo con el decreto de urgencia, pero la gente no toma conciencia que la enfermedad existe. La mayoría de las personas no está respetando los protocolos", expresó a la radioemisora.

El hecho de que este centro poblado no registre casos de la covid-19, como indicó el alcalde, parece haber servido para que los asistentes acudieran a las fiestas sin temor a un probable contagio.

Las fiestas se extendieron hasta la noche del viernes 1 de enero en cuatro sectores de Huacho, pese a la intervención de las autoridades.

PERÚ RECONOCE REBROTE

Esta semana, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, admitió que Perú, el país con la mayor tasa de mortalidad por covid-19, vive un "un rebrote" de la enfermedad, tras descartar que la nación esté atravesando "una verdadera segunda ola" de contagios debido al incremento de casos en las regiones de Piura, Lambayeque o Loreto.

Para tratar de frenar este incremento durante las fiestas de fin de año, que ha puesto al país nuevamente en el límite de su capacidad de atención de casos graves, el Gobierno anunció el cierre del acceso a las playas, así como la ampliación del toque de queda que se aplica en toda la costa a varias regiones centro andinas.

De acuerdo con las últimas cifras del ministerio de Salud, el número de casos se ha elevado a 1.017.199, con 1.238 en las últimas 24 horas, de los cuales 37.724 han fallecido en casi 10 meses.

El número de pacientes hospitalizados subió a 5.223, con 275 en las últimas 24 horas, y 1.253 internados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), con 23 más desde la víspera.

La cifra de casos activos en Perú se elevó a 31.839, con 211 más desde el jueves.

(c) Agencia EFE