Personas trans enfrentan discriminación y violencia en medio de cuarentenas en América Latina

Por Julia Symmes Cobb
Foto de Alis Nicolette Rodriguez, Rodríguez, estudiante de trabajo social transgénero y no binaria, haciendo compras en un supermercado en Bogotá en medio de la pandemia dde coronavirus

Por Julia Symmes Cobb

BOGOTÁ (Reuters) - Alis Nicolette Rodríguez mira nerviosa su lista de compras mientras se preparara por si alguien trata de impedir su entrada al supermercado, algo que ya sucedió antes.

Un viaje rutinario de compras de alimentos durante la cuarentena por coronavirus en la capital colombiana, Bogotá, está lleno de tensión para Rodríguez, estudiante de trabajo social transgénero y no binaria, debido a las restricciones que especifican los días separados en los que pueden salir hombres y mujeres.

Desde Panamá hasta el Perú, las personas trans dicen que las restricciones de cuarentena basadas en género de algunos países latinoamericanos las han expuesto a la discriminación y la violencia, debido a que los agentes de policía, los trabajadores de los supermercados y los ciudadanos cuestionan su derecho a salir.

Las normas están diseñadas para reducir las multitudes y permitir el distanciamiento social. En Bogotá, las mujeres sólo pueden salir los días pares y los hombres los impares, mientras que las personas transgénero pueden elegir.

Sin embargo, el grupo de derechos Red Comunitaria Trans ha recibido 18 denuncias de discriminación desde que comenzó la medida, incluida una mujer trans del sur de Bogotá apuñalada por un hombre que dijo que había salido el día equivocado.

"La última vez que salimos sucedieron cosas muy tensas, muy violentas", dijo Rodríguez, de 20 años, que usa pronombres neutros y comenzó tratamientos hormonales hace cuatro meses. "Mis características siguen siendo muy masculinizadas entonces la gente sigue cogiéndose de eso 'es que yo veo en su cuerpo un hombre', entonces allí se agarran para negarte lo que tú eres".

Rodríguez aseguró que el domingo anterior un empleado le detuvo en la entrada de un supermercado y un policía pidió ver su identificación, una petición que va en contra de las instrucciones explícitas de la Alcaldía para que las fuerzas de seguridad no exijan documentación para probar el género durante la cuarentena.

A Rodríguez se le permitió entrar, pero a la salida un cajero le preguntó a otro por qué "este hombre" había podido comprar, recordó. El hecho de que no sea binario complica la elección del día de salida, dijo Rodríguez, que ha elegido los que corresponden a las mujeres.

"Si tú no sales maquillado, con falda, si no cumples con esos estereotipos o roles de un género particular entonces no te puedes identificar o no puedes estar en el espacio público", afirmó Rodríguez, que llevaba una sombra de ojos rosa y una chaqueta plateada brillante.


TEMOR DE DENUNCIAR DISCRIMINACIÓN

Juli Salamanca, directora de comunicaciones de la Red Comunitaria Trans, dijo que la pandemia de coronavirus dejó a las personas trans particularmente expuestas porque tienen que protegerse del riesgo de infección y de muchas otras situaciones.

"Las personas trans en esta pandemia no solo se están cuidando de contagiarse del coronavirus, sino que se están cuidando de la violencia de la policía, la violencia de los supermercados, la violencia de la sociedad en general", explicó Salamanca a Reuters.

Las medidas en la segunda ciudad más poblada de Colombia, Medellín, que restringen las salidas basadas en los números de identificación son una alternativa para reforzar el distanciamiento social, sostuvo Salamanca, al asegurar que algunas personas trans pueden tener miedo de denunciar la discriminación debido al abuso policial previo.

En respuesta a las preguntas sobre la discriminación, la Policía Metropolitana de Bogotá envió a Reuters un vídeo publicitario en el que los agentes hablan con los comerciantes junto con miembros de la comunidad trans.

Una portavoz del departamento de la mujer de la ciudad sostuvo que la medida no da a la policía el derecho de cuestionar la identidad de género de nadie.

Pero Colombia no es el único país de América Latina donde las restricciones han avivado el miedo entre las personas transgénero.

La Asociación Panameña de Personas Trans ha recibido más de 40 quejas por discriminación desde que comenzaron las restricciones en abril, incluyendo problemas para entrar a los supermercados o comprar medicamentos, dijo la directora Venus Tejada.

Las personas trans que están inmunocomprometidas están particularmente preocupadas, según Tejada, y quienes tienen VIH temen una discriminación adicional debido a su enfermedad.

"Les aconsejamos que si tenían alguna necesidad pidieran el favor a un vecino o a otros para que le haga el mandado", aseguró Tejada.

En Perú, el gobierno canceló las restricciones de género después de poco más de una semana, debido a que los minoristas lucharon por controlar las multitudes en los días de las mujeres y los grupos LGBT se quejaron de los abusos de la policía.

De vuelta en Bogotá, Rodríguez apila en un carrito de compras los artículos que llevará. Aparta la vista cuando dos policías entran en la tienda.

Los oficiales sacan a un hombre mayor que está violando las reglas y luego miran brevemente a Rodríguez antes de salir.

Hoy, al menos, pudo comprar en paz.


(Reporte de Julia Symmes Cobb en Bogota, reporte adicional de Elida Moreno en Ciudad de Panamá y Marco Aquino en Lima. Editado en español por Luis Jaime Acosta y Javier Leira)