Dos personas murieron tras enfrentarse con la policía en protestas de Myanmar

Samuel Osborne
·2  min de lectura
<p>Una de las víctimas recibió un golpe en la cabeza y murió en el lugar.</p> (REUTERS)

Una de las víctimas recibió un golpe en la cabeza y murió en el lugar.

(REUTERS)

Dos personas murieron en Myanmar cuando la policía disparó rondas reales para dispersar a los manifestantes que exigían el fin del régimen militar.

Una de las víctimas recibió un golpe en la cabeza y murió en el lugar en la segunda ciudad de Myanmar, Mandalay, el sábado. Otro recibió un disparo en el pecho y murió camino al hospital.

También se informó de varias otras lesiones graves cerca del muelle Yadanabon de Mandalay, donde se utilizaron gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes más temprano ese día.

Los manifestantes han salido a las calles en varias ciudades y pueblos tras el golpe del 1 de febrero, pidiendo la liberación del líder electo del país, Aung San Suu Kyi, y otros.

Alrededor de 500 policías y soldados llegaron a la zona cercana al muelle de Yadanabon el sábado después de que los trabajadores portuarios se unieran a los manifestantes, negándose a trabajar hasta que la junta militar reinstalara al gobierno elegido democráticamente.

Algunos dispararon catapultas a la policía mientras eran perseguidos por las calles junto al río, mientras que la policía respondió con gases lacrimógenos y disparos.

Los manifestantes y residentes se vieron obligados a huir de la zona en medio de la violencia mientras eran perseguidos por las fuerzas de seguridad.

Las manifestaciones y las huelgas no muestran signos de calmarse, y los opositores al golpe se muestran escépticos ante la promesa del ejército de celebrar elecciones y entregar el poder.

Una joven murió el viernes después de recibir un disparo en la cabeza cuando la policía dispersó a una multitud de manifestantes en la capital, Naypyitaw, lo que marcó la primera muerte entre los manifestantes antigolpistas.

El ejército ha dicho que un policía murió a causa de las heridas sufridas durante una protesta.

Se produce después de que el Reino Unido impusiera la congelación de activos y la prohibición de viajar a tres generales del régimen militar de Myanmar en respuesta a violaciones de derechos humanos.

El gobierno también implementó más salvaguardias para evitar que el dinero de la ayuda del Reino Unido apoye indirectamente al gobierno militar después del golpe.

También se están tomando nuevas medidas para impedir que las empresas del Reino Unido trabajen con el ejército de Myanmar.

El secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, dijo: “El Reino Unido condena el golpe militar y la detención arbitraria de Aung San Suu Kyi y otras figuras políticas.

"Nosotros, junto con nuestros aliados internacionales, haremos que el ejército de Myanmar rinda cuentas por sus violaciones de los derechos humanos y buscaremos justicia para el pueblo de Myanmar".

Relacionados

Manifestantes que apoyan a los agricultores indios salieron a las calles de Nueva York

Golpe de Estado en Myanmar: Tropas en las calles y corte de Internet mientras continúan las protestas

Sector salud de Myanmar se niega a colaborar con golpistas