Personal del IMSS en Chiapas exige vacunación anti-Covid

·2  min de lectura

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., enero 28 (EL UNIVERSAL).- Médicos, enfermeras y personal de salud del Hospital General de zona número 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tuxtla Gutiérrez, protestaron este jueves afuera del inmueble para exigir la aplicación de la vacuna anti-Covid y equipos de protección personal para atender a pacientes con coronavirus.

Los inconformes urgieron a la institución federal que resuelva sus demandas porque en las últimas semanas han fallecido médicos del IMSS, y otros se encuentran hospitalizados por la pandemia.

Efraín León Gamboa, director del nosocomio, aseguró que hasta este momento han sido vacunados 370 trabajadores que laboran en la primera línea y aguardan la siguiente dotación del biológico para inocular a los restantes 830 que se encuentran en la segunda y tercera líneas de atención médica.

Las decenas de manifestantes aseguraron que, al menos, cinco de sus compañeros de trabajo han fallecido por Covid-19 y varios "se debaten entre la vida y la muerte".

"Ésa es la razón de nuestra inconformidad, no queremos que uno más de nosotros llegue a estar en esta misma situación", alertó uno de los inconformes.

Los empleados de la institución, conocido como Hospital 5 de Mayo, aseveraron que trabajan bajo protesta, que el movimiento laboral no es en contra de nadie, aunque aclararon que si el director del nosocomio no atiende sus demandas "vamos a exigir su destitución".

Los profesionales de salud afirmaron que no se niegan a trabajar en medio de la emergencia sanitaria, pero enfatizaron que no tienen equipo ni material adecuados para su desempeño, incluso "algunos compañeros compran su material para protegerse".

Los médicos, enfermeras y paramédicos apelaron a la comprensión: "se debe entender que también somos humanos y que tenemos familias; no queremos contagiarnos de Covid-19”, expresaron al grito de "ni uno más!".

Una de las manifestantes dijo que al personal que labora en el llamado "búnker" se les dota de equipos de protección todos los días, que consisten en una bata, guantes, gorro y botas, "cosas muy sencillas".

A quienes están fuera de esa área reciben una bata para dos días, un cubrebocas para dos días y guantes; "no nos dan más, y nos dicen los directivos que al final de cuentas no hay muchos pacientes positivos en piso".

La profesional agregó que regresó apenas a su actividad después de estar contagiada. La institución, acusó, los está "dejando a la deriva" por la desatención al personal que enferma de Covid-19 y que está obligado a retornar a sus labores sin la atención ni tratamiento necesario.

"Nos dan incapacidad, pero si nos seguimos sintiendo mal, debemos regresar al trabajo. No puedo decir 'voy a tomar una placa, una tomografía para ver cuánto se dañaron los pulmones'. Nos obligan regresar a trabajar", lamentó.