Personal de las fuerzas policiales de Florida Central se mantiene estable, pese a la tensión y mayor escrutinio tras la muerte de George Floyd

·9  min de lectura

Mientras millones de personas protestaban pacíficamente en manifestaciones a nivel nacional contra el racismo sistémico y la brutalidad policial después de que un policía de Minneapolis matara a George Floyd en mayo pasado, las agencias de aplicación de la ley se quejaron de que sus frustrados oficiales de base renunciaban en masa en algunas ciudades que vieron violencia generalizada y enfrentamientos a largo plazo.

Por ejemplo, el Departamento de Policía de Seattle ha visto más de 200 salidas en el último año. En Louisville, donde Breonna Taylor fue asesinada durante una redada, unos 200 policías se retiraron o dimitieron.

Pero es una historia diferente en Florida Central, donde las protestas fueron principalmente pacíficas. Los líderes de las fuerzas del orden dicen que el número de contrataciones, jubilaciones y renuncias entre sus agencias se ha mantenido estable durante el año pasado, a pesar de que los oficiales enfrentaron hostilidad y un mayor escrutinio público en el año desde la muerte de Floyd.

Y hay más oficiales en camino: los estudiantes de las fuerzas del orden en la academia de policía del Instituto de Justicia Criminal de Valencia College todavía están “entusiasmados” y comprometidos a entrar en el campo a pesar de los llamados de activistas a nivel nacional para retirar fondos a las agencias policiales, dijo Rob Pigman, director del instituto.

“Tenemos una lista de espera para entrar”, dijo.

Sin embargo, el problema al que todavía se enfrentan las agencias es la contratación de funcionarios diversos. Las fuerzas policiales de Florida Central, que aún son más blancas que las comunidades a las que sirven, compiten por el mismo grupo pequeño de candidatos diversos de las academias de capacitación locales.

Las personas de color, particularmente los afroamericanos, siguen dudando en servir en las fuerzas del orden debido a una desconfianza histórica en la policía, dijo Jacinta Gau, profesora de justicia penal en la Universidad de Florida Central.

“Hay una creciente renuencia entre los ciudadanos negros a querer convertirse en agentes de policía”, dijo. “... Muchos jóvenes, personas que recién están cumpliendo 20 o 21 años y están considerando cuáles podrían ser sus opciones profesionales, [están] alejándose de la policía. No quieren la carga. No quieren el equipaje. No quieren convertirse en un titular o en un clip de YouTube“.

En entrevistas con el Orlando Sentinel, los líderes de las fuerzas del orden locales se mostraron optimistas acerca de que sus agencias atraen candidatos calificados con miras a contratar a grupos históricamente subrepresentados.

Las contrataciones en el Departamento de Policía de Orlando (OPD, siglas en inglés) aumentaron en 2020, con una de las clases de reclutamiento más diversas desde 2015, según datos de la agencia. Un total de 94 oficiales fueron contratados en 2020, la mayor cantidad en un año durante los últimos seis, y alrededor del 60% fueron mujeres u otros grupos históricamente subrepresentados.

El jefe de policía de Orlando, Orlando Rolón, dijo que su agencia no ha tenido problemas para reclutar hispanos, pero que se ha vuelto más difícil reclutar afroamericanos.

“Creo que nuestra mayor concentración es querer reclutar minorías en el departamento”, dijo. “Definitivamente ... queremos tener un reflejo de la comunidad a la que servimos”.

La cantidad de oficiales que dejaron la OPD en 2020 no estuvo fuera de línea con años anteriores, con 49 renunciando, retirando o siendo despedidos — la misma cantidad registrada tanto en 2017 como en 2019, según muestran los datos.

Aun así, Rolón dijo que su departamento ha visto un “repunte” en los oficiales que han decidido tomar la jubilación anticipada.

“Creo que el clima actual ha pasado factura a las personas que tal vez hubieran pensado en quedarse un poco más”, dijo. “... Pero eso no significa que la mayoría de ellos lo hayan ejercido. En este momento, tenemos más de 80 oficiales que podrían jubilarse fácilmente porque ya han llegado al tiempo de jubilación con un departamento de policía, pero todavía están aquí“.

Los oficiales negros abandonaban la agencia con más frecuencia en 2017 y 2018, representando aproximadamente el 34% de las salidas a pesar de comprender aproximadamente una cuarta parte de la fuerza. Pero para 2020, solo alrededor del 14% de todas las salidas de OPD fueron oficiales negros, muestran los datos.

La Oficina del Sheriff del Condado de Orange en realidad tuvo menos oficiales que se jubilaron, renunciaron o fueron despedidos el año pasado que en 2019.

El sheriff John Mina dijo que la cantidad de solicitantes interesados en realidad ha seguido aumentando, y los datos de la agencia muestran que la cantidad de oficiales contratados en 2020 se mantuvo a la par con los cinco años anteriores.

“Incluso con todo lo que ha sucedido en todo el país relacionado con la aplicación de la ley ... la gente todavía quiere convertirse en agentes de policía y sheriffs adjuntos”, dijo Mina.

Sin embargo, muchos oficiales no se han sentido “tan apoyados como en el pasado”, dijo el sheriff.

Si bien Mina reconoció que el año pasado no ha sido fácil — desde la pandemia de coronavirus hasta las protestas de varios días durante el verano pasado — dijo que les recuerda a sus oficiales que los residentes del condado de Orange los apoyan a pesar de lo que puedan estar enfrentando otras ciudades. Mina dijo que la gente lo detiene donde quiera que va para agradecerle a él y a sus oficiales por su servicio, comparando la respuesta con lo que sintió después del 11 de septiembre, cuando la gente en todo Estados Unidos elogiaba a los socorristas.

Si bien las tasas de contratación de mujeres y otros grupos históricamente subrepresentados han seguido aumentando ligeramente en la oficina de Mina, los hombres blancos aún representan entre el 41% y el 47% de las nuevas contrataciones, lo que es desproporcionado con la región que patrulla.

Pero Mina dijo que está “muy orgulloso” de sus recientes contrataciones, especialmente cuando se trata de diversidad, pero agregó que sabe que “siempre hay margen de mejora” y que su agencia seguirá reclutando talentos diversos.

Pigman le da crédito al alcalde de Orlando, Buddy Dyer, y al alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, un exsheriff, por crear un entorno que apoya a las fuerzas del orden, a diferencia de otras ciudades que están reconsiderando los presupuestos de la policía.

“Tenemos dos grandes alcaldes que están comprometidos con la seguridad pública, y eso es muy importante en términos de apoyo a la policía y su función”.

Aumento de contratación en Seminole, estático en Osceola

Las agencias de aplicación de la ley en los condados de Osceola y Seminole tampoco vieron cambios significativos en las salidas el año pasado.

Cuarenta y cuatro agentes abandonaron la Oficina del Sheriff del condado de Seminole (SCSO, siglas en inglés) el año pasado, 26 después de la fecha de la muerte de Floyd, según datos de personal.

El portavoz de SCSO, Bob Kealing, dijo que la agencia no ha visto una disminución en los solicitantes durante el año pasado. En 2020, la agencia contrató más oficiales que en años anteriores, y 64 nuevos oficiales se unieron a SCSO. Aunque se han contratado más oficiales blancos, en 2020 se registró la mayor cantidad de oficiales negros contratados en un año hasta ahora con 12, según mostraron los datos.

Los datos de salida de la Oficina del Sheriff del condado de Osceola no se pusieron a disposición de inmediato, pero las contrataciones en la agencia en los últimos cinco años han sido en gran medida estáticas, con 42 agentes que se unieron a las filas en 2020, frente a 48 el año anterior.

A diferencia de otras agencias de Florida Central, la Oficina del Sheriff del Condado de Lake informó que sus renuncias aumentaron un 23%, mientras que la contratación se redujo en aproximadamente un 14% de 2019 a 2020.

El teniente John Herrell dijo que las cifras no tienen vínculos con la retórica “anti-policial”, pero son fluctuaciones normales de personal. El portavoz de la agencia dijo que no sabía por qué aumentaron las renuncias, pero sugirió que los oficiales podrían haber seguido nuevas trayectorias profesionales.

“Cada renuncia individual vendrá con su propio conjunto de circunstancias”, dijo.

La policía de Clermont, que tiene 88 empleados, despidió a seis empleados en 2020, cuatro más que en 2019. Michael McMaster, el capitán de servicios administrativos, escribió en un correo electrónico que los despidos adicionales fueron guardias de cruce de medio tiempo y oficiales en entrenamiento que no completaron el programa de entrenamiento. El departamento tuvo alrededor de un 70% menos de personal que renunció en 2020 y actualmente tiene una vacante. McMaster escribió que el departamento no ha visto una disminución en los solicitantes y continúa recibiendo apoyo de la comunidad circundante.

“Damos prioridad a los esfuerzos de vigilancia comunitaria durante años y hemos construido una relación y confianza con la comunidad de Clermont”, escribió.

La conversación nacional sobre la vigilancia es una “oportunidad” para repensar el proceso de reclutamiento, dijo Alden Foster, profesor adjunto del John Jay College of Criminal Justice y director de la oficina de asuntos comunitarios del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York.

“Creo que se necesitará más mentoría para explicar a los jóvenes lo que hacen los oficiales de la policía, pero también para repensar cómo es realmente la actividad policial hoy”, dijo. “... La mayoría de la gente piensa que la policía solo hace cumplir la ley, pero la realidad es que es una pequeña parte”.

“Si no le gusta cómo se hace la policía, tiene la oportunidad de aceptar el trabajo y ser ese cambio”, agregó. “... Tenemos que mostrarles a los jóvenes lo positivo que pueden crear en sus comunidades”.

Haciendo eco de Foster, Gau dijo que las agencias policiales deberían centrarse en cambiar la imagen de la policía para dejar de atraer a personalidades “propensas a la violencia” como Derek Chauvin, el oficial declarado culpable de asesinar a Floyd después de arrodillarse sobre su cuello durante nueve minutos.

“Necesitas personas que puedan encender ese interruptor guerrero cuando sea necesario, pero luego pueden apagarlo”, dijo. “... Estás lidiando con personas que están enojadas, que están heridas, que tienen enfermedades mentales, que tienen miedo — estás lidiando con todo tipo de problemas humanos”.

Además de la moral, la escasez de personal entre la policía también se puede atribuir a otros factores, como el salario y el aumento de los deberes, dijo Randy Nelson, profesor de justicia penal de Bethune-Cookman University que dirige capacitaciones para el cumplimiento de la ley.

“Le está pidiendo a las fuerzas del orden que hagan mucho más de lo que solían hacer”, dijo. “Ahora quieres que sean trabajadores sociales, psicólogos — ahora los llamo químico, ya sabes, porque andan con Narcan por sobredosis de opioides”.

La policía tiene que cambiar con la aplicación de la ley, no solo involucrando a sus comunidades locales sino también reclutando de ellas, dijo Nelson.

“Todos merecemos un ambiente seguro y acogedor para criar a nuestra familia, y eso asumirá la responsabilidad y la rendición de cuentas por parte de las fuerzas del orden, pero también por parte de la comunidad”, dijo. “Tienes que construir relaciones para poder hacer eso. ... Creo que George Floyd es una clara representación de lo que obtienes cuando no tienes lo mejor y más brillante en una de las profesiones más nobles de Estados Unidos“.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por los periodistas Monivette Cordeiro, Grace Toohey, Katie Rice, Kalia Richardson y Cristóbal Reyes. La traducción al español fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. La puedes contactar a galvarado@orlandosentinel.com.