Estos son los personajes claves en el próximo gobierno tras ascenso al poder de talibanes en Afganistán

·8  min de lectura
Altos funcionarios talibanes de antaño 7formarían parte de este nuevo gobierno.  (Via REUTERS)
Altos funcionarios talibanes de antaño 7formarían parte de este nuevo gobierno. (Via REUTERS)

Mientras los talibanes se preparan para tomar el poder en Kabul, muchos en Afganistán están reflexionando sobre las brutales políticas del anterior régimen talibán, cuando las decapitaciones, los azotes y las lapidaciones eran prácticas comunes.

El grupo regresa a un Afganistán muy cambiado, con mayores libertades democráticas e inclusión para las mujeres. El cambio en la sociedad afgana ha aumentado los riesgos para los talibanes, ya que las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN se retiraron abruptamente del país en las últimas semanas.

Se está observando de cerca cómo su estructura de poder se adaptará a la nueva realidad y la reconciliará con sus propias creencias, junto con la formación de su nuevo gobierno.

Esto dependerá cada vez más de un pequeño círculo de personalidades envueltas en una feroz competencia de ambiciones personales y disputas tribales en la cima de la estructura de poder de los talibanes.

“Hay dos elementos en los talibanes, y su entorno puede haber proporcionado algún condicionamiento en los roles de liderazgo, así como en la dirección futura. Esto incluye a los que residen en Pakistán y los que residen en Qatar”, dijo Sajjan Gohel, director de seguridad internacional de la Fundación Asia-Pacífico y profesor invitado en la London School of Economics en Londres.

El juez y líder supremo

Haibatullah Akhunzada es el líder supremo de los talibanes (AP)
Haibatullah Akhunzada es el líder supremo de los talibanes (AP)

El líder supremo del grupo de 60 años, Haibatullah Akhunzada, probablemente emitirá la guía general para sus asistentes sobre cómo el grupo dirigirá el país en el futuro. Se desconoce su paradero actual, pero muchos expertos dicen que lo más probable es que se encuentre en Pakistán.

Fue elegido líder indiscutible del movimiento después del asesinato de su predecesor, el mulá Akhtar Mansour, en un ataque aéreo cerca de la frontera afgano-pakistaní en 2016.

Hasta ahora, Akhunzada mostró un alto nivel de pragmatismo y una gran capacidad de maniobra dentro de los talibanes. El mulá Mansour dejó un grupo fraccionado ya que, según los informes, no logró resolver las disputas entre las diferentes facciones del Talibán, lo que provocó la deserción de muchos comandantes que luego desafiaron al liderazgo. Después de la muerte del mulá Mohammed Omar, el tuerto fundador de los talibanes, en 2014, muchos comandantes acusaron al mulá Mansour de encubrir su muerte y asumir el liderazgo sin la debida aprobación.

Leer más: ¿Qué quieren los talibanes en Afganistán?

Akhunzada fue elegido por sus credenciales como el erudito religioso más prominente y consejero del Mullah Omar, un luchador veterano (muyahid) contra la Unión Soviética y, como los otros líderes talibanes, un pastún, el grupo étnico más grande de Afganistán.

Akhunzada obtiene el prestigioso título de “emir ul momineen” o “líder de los fieles” y es la “máxima autoridad” en cuestiones religiosas, políticas y militares. Goza de poderes absolutos debido a las reglas de la jurisprudencia islámica, que hacen que sus órdenes sean ejecutables. El líder supremo permanece en el cargo hasta la muerte y no puede ser destituido a menos que viole estrictas leyes religiosas o no pueda cumplir con sus deberes debido a una enfermedad.

Después de su investidura, Akhunzada recibió una promesa de lealtad del jefe de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, que ayudó a asegurar sus credenciales yihadistas.

El líder talibán no supervisa una estructura de poder clara. El grupo no tiene un conjunto público de reglas para ejecutar el trabajo administrativo diario dentro de su base y sus miembros no portan tarjetas de identidad.

Sin embargo, Akhunzada se sienta en la cima del liderazgo del Consejo Shura (Rahbari Shura), que consta de 21 miembros. Bajo el Consejo de la Shura, casi dos docenas de comisiones y oficinas sirven como una especie de gabinete de ministros, como la oficina política, la comisión económica, la comisión de educación y el tribunal superior de justicia.

Akhunzada tiene tres oficiales, cada uno supervisa un grupo de comisiones y oficinas de asuntos políticos, militares y económicos. Se espera que estos gestionen el trabajo diario en cualquier posible gobierno talibán.

El fundador

El mulá Abdul Ghani Baradar podría convertirse en el nuevo presidente de Afganistán (AP)
El mulá Abdul Ghani Baradar podría convertirse en el nuevo presidente de Afganistán (AP)

El líder adjunto más famoso es mulá Abdulghani Baradar, una de las figuras más respetadas y populares del grupo y su jefe político.

Leer más: Talibanes admiten posibilidad de que métodos de tortura como amputaciones, lapidaciones y ejecuciones, vuelvan

Su nombre significa “Hermano” y se lo dio su cuñado, mulá Omar. Después de luchar codo con codo contra los soviéticos, la pareja, junto con otros, cofundó los talibanes.

Baradar es visto por la mayoría en el oeste como el líder del campo reformista en el liderazgo del Consejo Shura.

Como Akhunzada y muchos otros comandantes, se crió en Kandahar, el lugar de nacimiento del movimiento talibán.

Después del colapso del régimen talibán en 2001, Baradar se unió a un puñado de comandantes talibanes para firmar una carta al expresidente Hamid Karzai ofreciendo un acuerdo que habría visto al grupo militante reconocer a la nueva administración.

Mulá Baradar fue arrestado en Pakistán en 2010, pero fue liberado tras la presión de Estados Unidos, posiblemente para asegurar el apoyo de los talibanes a las negociaciones de paz con Washington. Inmediatamente fue nombrado jefe de la oficina política y enviado a Doha, donde supervisó el acuerdo de retirada con Estados Unidos.

Desde entonces, se ha reunido con líderes de otros países, incluida su reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, el mes pasado en Tianjin.

“Sin duda, los verdaderos hilos de los talibanes los moverán mulá Ghani Baradar e Hibatullah, aunque al primero le gusta la publicidad mientras que el segundo la rechaza, por lo que forman un buen equipo”, dijo Kamal Alam, miembro visitante del Royal United Services Institute en Londres, a The Independent .

"Una cosa es segura, Baradar ha sido el diplomático público y el reformador hablando de un nuevo talibán", agregó.

Se espera que Baradar sea el nuevo presidente o ministro de Relaciones Exteriores de cualquier futuro gobierno talibán.

Negociadores de los talibanes (REUTERS)
Negociadores de los talibanes (REUTERS)

El heredero

El otro líder adjunto es mulá Mohammad Yaqoob, el comandante militar de los talibanes. Mulá Yaqoob es el hijo de mulá Omar, y se cree que tiene alrededor de 30 años. Es miembro de la facción con sede en Pakistán.

Su linaje y los estrechos vínculos con su padre le confieren un poder simbólico y lo convierten en una figura unificadora en un movimiento en expansión.

Fue elevado al puesto de comandante militar después de que su predecesor, Ibrahim Sadr, un poderoso comandante de campo, se opusiera a los esfuerzos de paz con Washington. Sadr fue uno de los ocho miembros del Talibán designados como terroristas globales por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en 2018.

Ahora se cree que mulá Yacoop es el cerebro detrás de la reciente ofensiva militar que vio a los talibanes controlar las provincias afganas a una velocidad que sorprendió a los observadores del occidente.

Se espera que supervise los asuntos militares en cualquier gobierno talibán. Muchos expertos dicen que algún día puede ascender al papel de líder supremo.

Baradar y Yaqoob han apoyado las decisiones de Akhunzada en el consejo de liderazgo, especialmente las negociaciones con Estados Unidos. Sin este apoyo, los esfuerzos de paz de Akhunzada probablemente se habrían visto frustrados por la línea dura.

Los Haqqanis

Frente al prestigioso estatus de Baradar y Yaqoob, se cree que el tercer oficial, Sirajuddin Haqqani, es el más influyente.

Es hijo del famoso comandante muyahidín Jalaluddin Haqqani, quien dirigió a los combatientes islámicos contra las fuerzas soviéticas. Sirajuddin es considerado uno de los comandantes más peligrosos dentro de los talibanes. Se creía que los Haqqanis habían introducido el coche bomba como táctica de los talibanes y estaban detrás de muchas explosiones masivas en Kabul y asesinatos de alto perfil contra funcionarios afganos.

Además de sus funciones como líder de la Red Haqqani, que opera a través de la frontera entre Afganistán y Pakistán, Sirajuddin supervisa los activos financieros y militares de los talibanes. Es buscado por el FBI, que todavía clasifica a la Red Haqqani como una organización terrorista.

Otro comandante dentro de los Haqqanis es Abdulhakim Haqqani, el jefe del equipo negociador de los talibanes en Doha. Es el expresidente del Tribunal Supremo en la sombra de los talibanes y dirige su poderoso consejo de eruditos religiosos. Se cree que es alguien en quien Akhundzada más confía.

El equipo negociador también incluye a Sher Mohammad Abbas Stanekzai, ex viceministro del gobierno de los talibanes antes de su derrocamiento. Stanekzai ha vivido en Doha durante casi una década y se convirtió en el jefe de la oficina política del grupo allí en 2015.

Ha participado en negociaciones con el gobierno afgano y ha representado a los talibanes en viajes diplomáticos a varios países.

Es probable que surjan ambiciones personales y competencias tribales dentro de los talibanes una vez que el grupo establezca un control total sobre el poder.

“A menos que ya se hayan estado comunicando a través de intermediarios paquistaníes, será interesante si todas estas figuras pueden resolver rápidamente esa jerarquía de liderazgo, o si surgen diferencias entre las facciones de Qatar y Pakistán”, dijo Gohel.

“No han trabajado codo con codo durante 20 años, por lo que combinar repentinamente sus enfoques podría ser complicado y podrían surgir divisiones, no sobre la doctrina sino sobre la búsqueda del poder”, agregó.

Relacionados

¿De dónde obtienen los talibanes el dinero y las armas?

¿Qué reglas impondrán los talibanes a las mujeres en Afganistán?

¿Cómo están vinculados los talibanes y Al Qaeda?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.