El nuevo personaje queer de Bond recuerda a los primeros villanos LGBT de sus películas

·8  min de lectura

No Time to Die será recordado por abarrotar dos de las mayores revelaciones en la historia de la franquicia de James Bond. Esto no es para delatar a ninguno de los dos, sino para divulgar un tercero: que Q, el hombre de los artilugios de Bond, es gay. "¡Estará aquí pronto!" La Q de Ben Whishaw advierte a Bond, cortando apresuradamente un pepino antes de su cita para cenar.

La revelación de Q fue significativa para los fanáticos queer que durante mucho tiempo han apreciado el alto grado de campismo de Bond dentro y alrededor de todo ese machismo musculoso. Pero no ha habido un personaje abiertamente queer en la franquicia durante 50 años, no desde Diamonds Are Forever, lanzado en diciembre de 1971.

La era de Daniel Craig será celebrada con razón por ser mucho más progresiva de lo que la franquicia ha sido nunca antes, al explorar adecuadamente las emociones de Bond. Pero en términos de la representación de la sexualidad, 007 y su universo han mantenido una imagen irrealmente recta. (El personaje de Javier Bardem, Silva, en Skyfall coquetea escandalosamente, pero aun así, nada sobre su preferencia sexual salió a la luz).

Todo lo cual hace que los secuaces homosexuales Wint y Kidd, en Diamonds Are Forever de 1971, sean aún más notables. Juntos, son responsables de algunos de los interludios cómicos más sublimes de toda la franquicia de Bond. Los dos secuaces que trabajan para Blofield lanzan frases tan nítidas como sus trajes a juego mientras asesinan a personas y tratan de matar a Sean Connery.

Intentan incinerar el Bond de Connery en una funeraria y, en otra escena, lo hacen estallar con una bomba disfrazada de postre de campamento. En otro, realizan un ataque homicida en un helicóptero antes de caminar de la mano hacia el atardecer.

Son casi el elemento más interesante de Diamonds Are Forever, que muchos fanáticos recuerdan como el cansado último turno de Connery en el esmoquin. "El regreso de Connery está arruinado por el rápido envejecimiento que afectó a la mitad de su carrera antes de la resurrección del pensionista más sexy del mundo de los ochenta", escribió un crítico de la BBC en 2001 sin caridad. Después de la aparición única de George Lazenby en On Her Majesty's Secret Service, los productores Harry Saltzman y Albert R. Broccoli pagaron una suma récord de 1,25 millones de dólares para obligar a Connery a volver, pero para muchos, el complot de contrabando de diamantes carecía de brillo.

Sin embargo, con 19 millones de dólares en la taquilla de EE. UU., Diamonds Are Forever se convirtió en la quinta película más taquillera en Estados Unidos ese año, por encima de Harry el sucio y La naranja mecánica. Significaba que la película era radical para dar a la representación queer una plataforma convencional. Para dar un poco de contexto, en 1970, el año en que se filmó la película, el 70 por ciento de los estadounidenses pensaba que las relaciones homosexuales estaban mal, mientras que el Reino Unido solo llevaba tres años en la despenalización.

Wint y Kidd fueron interpretados por Bruce Glover y Putter Smith, dos hombres heterosexuales, pero incluso entonces, según los informes, irritaron a Connery. Glover, que ahora tiene 89 años, recuerda que la estrella se sintió incómoda con las bromas homoeróticas durante el rodaje. “Estaba pecho con pecho con Sean”, dice. "Me gusta hacer bromas, así que dije con una voz un poco tenue: 'Creo que me estoy involucrando emocionalmente ...'"

Leer más: Presentan en Londres escultura del ‘monstruo de Cop Ness’ hecha con jeans

Glover pensó que Connery se reiría, pero el duro escocés mantuvo una mirada firme. “Él no me conocía, así que pensó que yo era gay. Pude ver su pequeño cerebro escocés decir, 'Oh, Dios mío ...' Pensé que probablemente debería decir, 'Sean, era una broma ...' Y luego pensé, 'Oh, al diablo con esto, déjalo que se preocupe'”.

Cuando Connery finalmente descubrió que Glover era heterosexual, lo recuerda “sonriéndome, agitando el dedo. Se acercó diciendo 'hijo de puta' unas tres veces ...”

Algunas audiencias también se sintieron incómodas. Smith, ahora de 80 años, recuerda que la película fue objeto de piquetes en Nueva York. “Un centenar de personas se juntaron con carteles”, recuerda. Smith, un músico de jazz que se dedicó a actuar brevemente para el papel, experimentó el odio de primera mano. “Una vez un director se acercó a mí y me reveló: 'Sabes, te boicoteé en Nueva York'. "Dije: 'Vaya, lo siento, no escribí esta mierda ...'"

En cierto modo, no es de extrañar que haya habido una reacción violenta. Bond siempre ha proyectado un ideal tradicionalmente heteronormativo, desde su actitud hacia las mujeres como juguetes para obligarlas a ir a la cama en misiones, hasta la forma en que los carteles de películas lo presentaban apoyado físicamente por mujeres de ambos lados. Ian Fleming incluso lo expresó él mismo: escribiendo en 1953, explicó que Bond era la búsqueda de “heterosexuales de sangre roja”.

Pero no fue una sorpresa que los queers, en Diamonds Are Forever, fueran los enemigos. Los villanos a lo largo de la historia del cine han tendido a reflejar los “miedos” y las actitudes actuales, y los homosexuales tienen una larga historia de ser vilipendiados. Es un tema que el escritor Vito Russo explora en su libro seminal de 1981 The Celluloid Closet, que recorre los estereotipos queer en pantalla desde los años sesenta hasta los ochenta, desde el Dr. Frank-N-Furter en The Rocky Horror Picture Show hasta la bisexual Catherine Tramell de Sharon Stone en Basic Instinto.

Glover y el director Guy Hamilton fueron los responsables de concebir los personajes para la pantalla y parece que extrajeron la comedia para crear personajes homosexuales adaptados a ellos mismos y al público general de la época. “No quería ser ese tipo de hombre gay cliché”, recuerda Glover, pensando tal vez en el carácter campista de la pareja de barbería gay de Richard Burton y Rex Harrison en Staircase de 1969. "Me di cuenta de que había una gran oportunidad para el humor a lo largo de esta pieza".

La broma más obvia de inmediato se basa en la apariencia de ambos hombres, que no parecerían fuera de lugar en la portada de una revista de música de hoy y, en 1971, habrían sido considerados tipos beatnik. “En ese momento me veía a la moda”, recuerda Smith sobre el período de audición. "Cabello largo, lentes, era solo el look ..."

"Es gracioso, divertido de ver, es como un gran juguete gigante", recuerda Glover de su coprotagonista, por teléfono desde Los Ángeles.

No eran los únicos personajes de Diamonds Are Forever que eran queer tampoco. Otro ejemplo del tropo queer villano, Blofeld, interpretado por el actor Charles Gray, se viste de forma cruzada y pasa gran parte de su tiempo en pantalla lanzando comentarios atrevidos en la dirección de Bond, exhibiendo lo que un crítico llama "humor maravillosamente camp".

Es posible que estos personajes se hayan escrito para reír, pero avanzamos rápidamente hasta 2021 y Bond queer es el ajetreo lateral serio de toda una comunidad en línea. "Para mí, mientras crecía, Wint y Kidd representaban algún tipo de ideal", dice David Lowbridge-Ellis, fundador del blog License to Queer, que publica reseñas queer de las películas de Bond, así como artículos que examinan todo, desde el estado de Bond con la musculatura de Bond a lo extrañas que son sus costumbres hedonistas. “Son, después de todo, una pareja amorosa del mismo sexo, algo que todavía se ve poco en la pantalla. En 1971, era prácticamente inexistente. Sí, son sicarios a sueldo que piensan en ahogar a viejecitas y tirar a los artistas de Las Vegas en sus camerinos, pero, bueno, nadie es perfecto".

Lowbridge-Ellis tiene razón: Wint y Kidd están lejos de ser perfectos. Por un lado, apenas hay intimidad. Hablando de Smith, Glover cuenta: "Miré su boca, su bigote y sus labios tontos y pensé: 'No hay forma de que quiera besar a este tipo'". Smith, por otro lado, se siente más cómodo hablando sobre el valor de la representación. “Sabía que era algo valiente, pero no me siento como alguien que lucha por los derechos civiles. Simplemente tuve esta oportunidad y la aproveché".

Lowbridge-Ellis llega incluso a señalar que gran parte de los personajes es, en realidad, "innegablemente homofóbico". Desde la forma en que enviaron a Wint con una bomba en el trasero hasta el hecho obvio de que aquí había dos hombres heterosexuales que estaban convirtiendo a los gays marginados en el blanco de sus bromas, es fácil argumentar cómo Wint y Kidd estaban explotando a la comunidad LGBT + en lugar de apoyarla.

Pero simplemente al estar en la pantalla, el dúo había representado a la comunidad gay, y había hecho que toda una multitud, incluyéndome a mí, se sintiera visto, ya sea que sus creadores hubieran tenido la intención de hacerlo o no. Cincuenta años después, sé que no soy el único fanático de LGBT + Bond que tiembla silenciosamente cuando los asesinos se toman de la mano y se alejan hacia la puesta de sol. Después de la reciente aparición de Q, solo podemos esperar que una película de Bond no espere otro medio siglo para volver a ser queer. ¿No hay tiempo para morir? No hay tiempo como el presente, más bien.

Relacionados

Daniel Craig comparte un consejo sencillo para el próximo James Bond: “no seas una mierda”

Lashana Lynch en oído por ojo, Bond y por qué todavía queda un largo camino por recorrer para el cambio

Última entrega de Craig como Bond domina la taquilla de EEUU

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.