‘No es la persona. Es el medio ambiente’

·4  min de lectura

La pandemia ha instado a algunos habitantes de las ciudades a dejar la urbanidad en favor de lugares con más espacio, incluidas las zonas rurales.

Pero un nuevo estudio de la Universidad de Chicago puede hacer que la gente reconsidere mudarse. Marc Berman, profesor asociado en el departamento de psicología, es coautor del trabajo que cita a las ciudades que predicen tasas más bajas de depresión entre las personas, debido a las redes sociales, socioeconómicas y de infraestructura que se encuentran en las metrópolis. Esas mismas redes pueden conducir a un rápido aumento de la interacción social y mayores tasas de innovación y producción de riqueza.

“Con muchas obras anteriores, existía este tipo de noción romántica de que las áreas más rurales y menos pobladas eran más felices y mentalmente saludables. Y este estudio realmente contrarresta eso. En realidad, cuando miramos los datos, no vemos eso”, dijo Berman.

Berman y su equipo de investigación utilizaron conjuntos de datos prepandémicos derivados del Censo de EEUU y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en aproximadamente 80 ciudades de EEUU con una población de entre 40,000 y 10 millones para obtener los resultados del estudio. El conjunto de datos más grande fue uno de Twitter de 2019 que usó 80 tweets por usuario como un inventario de depresión, para cuantificar qué tan deprimido estaba un usuario de Twitter.

“Analizamos cuatro conjuntos de datos independientes, que permiten evaluaciones consistentes de casos de depresión en diferentes áreas urbanas de los Estados Unidos”, dijo Berman. “Todo el mundo piensa que las ciudades más grandes tienen más delincuencia, más estrés, tal vez las personas son más frías o insensibles y eso parecería sugerir que tienes más enfermedades mentales o más depresión a medida que las ciudades se hacen más grandes, pero encontramos todo lo contrario”.

Se ha escrito mucho sobre el medio ambiente y la salud, ya sea mental o física. Un análisis de la Facultad de Medicina de la NYU de 2019 encontró que la esperanza de vida promedio es de hasta 30 años de un vecindario de Chicago a otro, la brecha más grande en el país. Y otros estudios muestran la correlación de los espacios verdes con la salud mental, en áreas urbanas. Berman, un experto en la intersección de la psicología y los factores ambientales, dice que la investigación de la UofC es una piedra más en su trabajo en curso que analiza el impacto que el entorno físico y social tienen en el cerebro y el comportamiento.

“En Estados Unidos, la gente es tan individualista”, dijo Berman. “Si trabajas duro, puedes tener éxito. Las personas miran a las personas que tienen éxito y piensan que simplemente no están trabajando lo suficientemente duro, en lugar de reconocer que gran parte de esto está fuera de nuestro control en función del entorno. Eso es lo que realmente impulsamos en nuestro laboratorio: que no se trata sólo del individuo”.

Con la pandemia destacando muchas verrugas en la sociedad, Berman espera que los formuladores de políticas públicas trabajen para hacer que las ciudades sean más resilientes, mientras se tiene en cuenta la salud mental de las personas. Para él, eso se traduce en hacer más espacios verdes en las ciudades y convertirlos en necesidades en lugar de comodidades. También significa alterar y mejorar los entornos existentes para hacerlos más seguros y más fáciles de mover. Tiene esperanzas de que el plan de infraestructura de Biden lo haga realidad.

“Si hay más árboles en el vecindario, hay menos delincuencia”, dijo Berman. “Si la gente visita parques fuera de su vecindario, también hay menos delincuencia en su vecindario, y eso se trata de movilidad y acceso. Se trata de ponértelo fácil. Y si puede hacer que sea de fácil acceso, verá los beneficios. Si puedes lograr que las personas interactúen más entre sí, obtendrás más innovación y menos depresión”.

A continuación, el equipo de Berman analiza diferentes características que pueden conducir a más o menos casos de depresión en diferentes vecindarios de Chicago. Más infraestructura de transporte, menos depresión, ya que es más fácil aprovechar las buenas oportunidades que tiene la ciudad.

“No se trata de la persona. Se trata del medio ambiente “, dijo Berman. “No se puede esperar que las personas que viven en un entorno realmente estresante puedan ser lo mejor de sí mismas, y la otra cara son las personas que viven en buenos entornos, diciendo ‘oh, trabajé duro y bla, bla, bla’. Pero puedes tener muchas oportunidades, es mucho más fácil tener éxito en ciertos entornos. Chicago tiene grandes oportunidades, pero si en algunos vecindarios no puede engancharse a eso, es deprimente y esos vecindarios no podrán cosechar los beneficios”.

“Es por eso que ponemos un gran énfasis en tratar de hacer cosas en el medio ambiente que permitan a las personas alcanzar su máxima capacidad. Debemos pensar en las ciudades como ecosistemas gigantes. Sí, hay algunos aspectos negativos, pero también muchos aspectos positivos ... las ciudades son realmente la única forma en que podemos vivir de manera sostenible con la mayor cantidad de personas que tenemos en el planeta”.

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.