Persisten problemas en hospital psiquiátrico de Washington

Por MARTHA BELLISLE

SEATTLE (AP) — Un año después de que la fuga de dos pacientes peligrosos pusiera al hospital psiquiátrico más grande del estado de Washington en el centro de la atención nacional, la negligencia de pacientes y otros problemas de seguridad siguen existiendo en este nosocomio, según el hallazgo de inspectores.

Y un sondeo del personal del Hospital Estatal Occidental, realizado en diciembre y enero como parte de una supervisión federal, halló que administradores toman decisiones que "afectan adversamente a la seguridad de pacientes" y faltaba personal calificado o capacitado, existía temor de represalias de administradores y mucho enfoque en burocracia por encima de la seguridad del personal.

El sondeo y los reportes de los asesores fueron obtenidos por The Associated Press de alguien cercano al hospital que pidió anonimato por temor a represalias.

Funcionarios estatales dicen que están progresando. Por ejemplo, dicen que están contratando más personal para tratar de mejorar el hospital desde que los pacientes escaparon en abril del 2016. Dicen que tomará tiempo corregir problemas que fueron madurando durante décadas.

Joseph Wainer, psiquiatra en el hospital, dijo que los problemas continúan. Escribió una carta al editor que recientemente apareció en el diario de Tacoma, Washington, en el que alega que la administración de la instalación estaba traumatizando a empleados y pacientes.

"Veo gente a la que el liderazgo cada más autoritario le han dicho que sus puntos de vista son tontos, que han sido ignoradas, avergonzadas e intimidadas para que se queden calladas", escribió.

Wainer dijo a la AP en un mensaje electrónico que el hospital lo puso "bajo investigación". Wainer dijo que la investigación le dio "bastante miedo" ''y todavía no sé exactamente qué es lo que supuestamente hice mal". Agregó que las investigaciones generalmente son usadas para "desacreditar e intimidar tanto al investigado como a aquellos que podrían estar pensando en cuestionar al liderazgo ejecutivo".

Kelly Stowe, portavoz del departamento de Sanidad, dijo que la agencia no podía confirmar ni negar la investigación porque no comentan sobre las medidas de personal que toman. "Lo que te puedo decir es que no restringimos el derecho de libre expresión de los empleados", dijo.