Persisten disparos y el fuego de artillería pesada en Jartum

·2  min de lectura
Aviones Airbus A400M de la Fuerza Aérea Alemana para una misión de rescate en Sudán estacionados en la base aérea de Wunstorf en Wunstorf, Alemania, el viernes 28 de abril de 2023. (Lars Klemmer/dpa vía AP) (ASSOCIATED PRESS)

JARTUM, Sudán (AP) — Los disparos y el fuego de artillería pesada persistían el sábado en partes de Jartum, la capital de Sudán, dijeron los residentes, a pesar de la extensión de un cese del fuego entre los dos generales rivales, cuya batalla por el poder ha matado a cientos y hecho que miles huyan para salvar sus vidas.

El número de civiles muertos aumentó el sábado a 411 personas, según el Sindicato de Médicos de Sudán, que monitorea las bajas. Además, 2.023 civiles han resultado heridos hasta el momento, agregó el grupo. En la ciudad de Genena, la intensificación de la violencia ha causado la muerte de 89 personas. Los combatientes se han mudado a casas y se han apoderado de tiendas y hospitales mientras luchan en las calles, dijo el sindicato.

Jartum, una ciudad de unos 5 millones de habitantes, se ha transformado en una línea de frente en el duro conflicto entre el general Abdel Fattah Burhan, comandante del ejército de Sudán, y el general Mohammed Hamdan Dagalo, que dirige el poderoso grupo paramilitar conocido como Fuerzas de Apoyo Rápido, que ha hecho añicos las otrora eufóricas esperanzas de la transición democrática de Sudán.

Gobiernos extranjeros siguen evacuando al personal diplomático y a los nacionales, mientras que miles de sudaneses han huido hacia Chad y Egipto. Hasta 20.000 refugiados, en su mayoría mujeres y niños, cruzaron la frontera occidental hacia Chad, dijo Naciones Unidas.

Quienes buscan escapar de los combates en Jartum también se arriesgan en el camino. El viaje por tierra a Puerto Sudán, donde los barcos evacuan a las personas a través del Mar Rojo, ha resultado largo y arriesgado. Hatim el-Madani, un experiodista, dijo que los combatientes paramilitares detienen a los refugiados en controles de carretera fuera de la capital, exigiéndoles entregar sus objetos de valor.

El sábado, a pesar de que el alto el fuego se prorrogó bajo fuerte presión internacional por otras 72 horas el viernes temprano, los enfrentamientos continuaron alrededor del palacio presidencial, la sede de la emisora estatal y una base militar en Jartum, dijeron los residentes. Las batallas enviaron gruesas columnas de humo negro sobre el horizonte de la ciudad.