Persiste disputa pesquera Francia-Gran Bretaña

·2  min de lectura
FRANCIA GRAN BRETAÑA PESCA (AP)
FRANCIA GRAN BRETAÑA PESCA (AP)

El presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro británico Boris Johnson se reunieron en privado el domingo para tratar de resolver una disputa sobre la pesca en el Canal de la Mancha pero no lograron zanjar sus diferencias.

La disputa, derivada de la salida británica de la Unión Europea se centra en las licencias pesqueras otorgadas a embarcaciones en aguas británicas. El desacuerdo podría desembocar en un bloqueo francés de buques pesqueros británicos.

Johnson y Macron se reunieron por unos 30 minutos al margen de la cumbre del Grupo de los 20 en Roma. Tras el encuentro, un funcionario francés afirmó que los dos líderes acordaron sobre la necesidad de comunicarse “en una situación de importantes tensiones” y que deben tomarse medidas “lo más pronto posible”.

Gran Bretaña, sin embargo, negó que hubo tal consenso y afirmó que es totalmente responsabilidad de Francia resolver el asunto.

El gobierno británico, mediante un comunicado, afirmó que durante el encuentro Johnson “reiteró su profunda inquietud” por la retórica francesa y “expresó sus esperanzas de que el gobierno francés reduzca las tensiones”.

El portavoz de Johnson, Max Blain, aseveró: Nuestra posición no ha cambiado”.

“Será responsabilidad de los franceses distanciarse de las amenazas que han proferido en los últimos días”, expresó Blain.

“Tanto en nuestras acciones como en nuestro discurso hemos dejado claro que de ninguna manera queremos escalar esto ... La disminución de tensiones tiene que venir del lado francés”, añadió.

Otro funcionario francés resaltó que “la diferencia de puntos de vista refleja las distintas mentalidades”, e insistió en que Francia está comprometida con la relación con Gran Bretaña.

La pesca no abarca una gran proporción de la actividad económica, pero tiene gran valor simbólico para naciones marítimas como Francia y Gran Bretaña. La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea implica que ahora Londres controla quién pesca en sus aguas.

Francia ha denunciado que algunos de sus buques ahora no pueden ir a aguas donde han pescado desde hace años. Gran Bretaña sostiene que ha aprobado el 98% de las solicitudes de los buques de la UE y que la disputa se reduce a unos pocos buques franceses que no presentaron los documentos apropiados.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.