Mientras persiste brote de COVID en Pekín, las pruebas masivas se convierten en rutina

·5  min de lectura

Por Eduardo Baptista y Brenda Goh

PEKÍN/SHANGHAI (Reuters) - Millones de habitantes de Pekín hicieron cola para someterse a una nueva ronda de pruebas de COVID-19 el domingo, en lo que se está convirtiendo en una rutina diaria mientras la capital china se apresura a contener un brote pequeño pero persistente, y a evitar un cierre prolongado como el de Shanghái.

El centro comercial de Shanghái, que la semana pasada realizó 63 millones de pruebas de PCR y 126 millones de pruebas rápidas de antígenos a sus 25 millones de habitantes, también continuará con las pruebas diarias en los próximos días, dijeron las autoridades de la ciudad.

Las pruebas periódicas se convertirán en una característica de la vida cotidiana en muchas ciudades de China, ya que las autoridades esperan que puedan ayudar a detectar y aislar las infecciones con la suficiente antelación para evitar cierres masivos y restricciones de circulación.

Las estrictas restricciones impuestas por el COVID en Pekín, Shanghái y otras docenas de ciudades importantes de China están teniendo un efecto psicológico en sus habitantes, pesando sobre la segunda economía del mundo y perturbando las cadenas de suministro y el comercio internacional.

Pekín ha cerrado gimnasios y locales de ocio, ha prohibido el servicio de comidas en restaurantes y ha cerrado decenas de líneas de autobús y casi el 15% de su extenso sistema de metro. Incluso los negocios que han permanecido abiertos han sufrido.

Los clientes habituales han dejado de pasarse por allí, no queriendo arriesgarse a cualquier actividad que pudiera clasificarlos como contactos cercanos de los enfermos de COVID, obligándolos a entrar en cuarentena.

"Tienen miedo de que se produzcan anomalías en sus aplicaciones de salud", dijo un peluquero que pidió ser identificado sólo por su apellido Song, refiriéndose al software de monitorización móvil que todos los residentes deben utilizar

Song dijo que su salón tratará de permanecer abierto el mayor tiempo posible, pero no estaba seguro de cuánto tiempo. "Este brote ha desestabilizado realmente a todo el mundo"

APOYO AL EMPLEO

El primer ministro Li Keqiang, en una teleconferencia con otros altos funcionarios, se comprometió el sábado a apoyar a "tantos empleadores como sea posible", especialmente entre las pequeñas y medianas empresas, para mantener a la gente en sus puestos de trabajo, informó la agencia estatal Xinhua.

La tasa de desempleo de China se situó en el 5,8% en marzo, la más alta desde mayo de 2020, mientras que la de 31 grandes ciudades alcanzó un récord del 6,0%. El cierre total de Shanghái en abril y las restricciones más estrictas en otros lugares han golpeado aún más el mercado laboral.

Las autoridades chinas se mantienen firmes en su compromiso de acabar con el coronavirus, en lugar de convivir con el COVID como la mayoría de los países, que están suavizando o eliminando las medidas contra el virus. La semana pasada, las autoridades amenazaron con tomar medidas contra los críticos de la política de cero COVID.

En Shanghái, que se enfrenta al mayor brote de la historia de China, la mayoría de las personas llevan más de un mes confinadas en sus viviendas. Muchos se quejan de no poder conseguir alimentos ni acceder a la asistencia sanitaria de urgencia u otros servicios básicos.

En algunas partes de Shanghái se han rebajado oficialmente los niveles de riesgo hasta el punto de que las normas del gobierno les permitirían, en teoría, salir de sus residencias

Pero aunque a algunos se les permitió salir para dar breves paseos o ir de compras, la mayoría seguía atrapada tras las puertas cerradas de sus recintos, lo que provocó una frustración generalizada e incluso altercados.

Los vídeos publicados en Internet la semana pasada mostraban a decenas de trabajadores de Apple y del proveedor de Tesla, Quanta, abrumando a los guardias de seguridad con trajes de protección y saltando las puertas de las fábricas para escapar de los rumores de COVID.

PRUEBAS IMPLACABLES

Pekín estaba desesperado por evitar este drama, trabajando sin descanso para rastrear y aislar las infecciones.

El domingo, los residentes hicieron cola para otra ronda de pruebas en los distritos de Chaoyang, Fangshan y Fengtai y en pequeñas partes de otros. En un gran recinto de Chaoyang, dos personas se movían con altavoces que hacían sonar un mensaje repetido para recordar a los residentes que se hicieran las pruebas.

Muchos residentes, aunque no se sometan a las pruebas masivas, deben mostrar un resultado negativo reciente para ir a trabajar o entrar en diversos lugares.

Los casos diarios de COVID en Pekín se cuentan por docenas, mucho menos que los de Shangai en este punto de su brote, cuando los contagios eran de tres dígitos y aumentaban.

Los casos de Shanghai descendieron por noveno día, según los datos del domingo, pero seguían siendo miles.

Al igual que otras ciudades de China, Shanghái está construyendo miles de puestos permanentes de pruebas de PCR. Con la mayoría de los residentes aún en el interior, esto parece anticipar una vuelta gradual a la vida normal cuando la gente vuelva a salir a la calle.

Pero las autoridades han advertido que esa situación aún está lejos.

Los principales líderes chinos reunidos la semana pasada dijeron que la nación lucharía contra cualquier comentario o acción que distorsionara, dudara o repudiara su política de COVID. Los funcionarios del partido y de la ciudad de Shanghái también han advertido contra la complacencia.

(Reportaje de las oficinas de Reuters en Pekín y Shanghái; Editado en español por Juana Casas)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.