Perros machos tienen más probabilidades de desarrollar cáncer contagioso que hembras

·3  min de lectura

Los perros machos tienen hasta cinco veces más probabilidades que las hembras de desarrollar un tipo de cáncer contagioso, según han dicho los científicos.

El tumor venéreo transmisible canino (CTVT) es un tipo de cáncer extremadamente inusual. Si bien casi todos los demás tipos de cáncer no pueden sobrevivir a la muerte de su huésped, las células vivas de CTVT se transfieren físicamente de un perro a otro en un proceso que se cree que ha tenido lugar por 11.000 años.

El cáncer parecido a un parásito, que responde bien a la quimioterapia y rara vez es fatal, crece usualmente en los genitales de los perros y generalmente se transmite durante el apareamiento. Pero en casos más raros, puede transmitirse a la boca y la nariz cuando los perros olfatean o lamen a otros perros en estas áreas.

Científicos de la Universidad de Cambridge han encontrado evidencia que sugiere que los perros machos son significativamente más propensos a desarrollar este tipo de CTVT que las hembras, probablemente porque pasan más tiempo participando en las actividades que propagan el cáncer.

En un estudio publicado el domingo en la revista Veterinary Record, los investigadores revisaron una base de datos de casi 2.000 casos de CTVT de todo el mundo y encontraron que solo 32 tumores afectaron la nariz o la boca. De estos, 27 casos fueron en perros machos.

La doctora Andrea Strakova, del Departamento de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cambridge, realizó este estudio con colegas del Grupo de Cáncer Transmisible, dirigido por la profesora Elizabeth Murchison.

"Creemos que esto se debe a que los perros machos pueden tener una preferencia por olfatear o lamer los genitales femeninos, en comparación con el caso contrario”, explicó la primera autora del estudio, la doctora Andrea Strakova.

“Los tumores genitales femeninos también pueden ser más accesibles para olfatear y lamer, en comparación con los tumores genitales masculinos”.

El CTVT es uno de los ocho tipos conocidos de tumores transmisibles, dos de ellos encontrados en los demonios de Tazmania y cinco en mariscos como mejillones y almejas. Surgió por primera vez hace milenios, a partir de las células de un perro individual, y es considerado como el linaje de cáncer más antiguo y prolífico de la naturaleza, habiéndose extendido a las poblaciones de perros en todo el mundo.

Aunque es poco común en el Reino Unido, el número de casos aumentó en la última década, algo probablemente relacionado con la importación de perros del extranjero.

“Aunque el cáncer transmisible canino puede diagnosticarse y tratarse con bastante facilidad, es posible que los veterinarios del Reino Unido no estén familiarizados con los signos de la enfermedad porque es muy raro aquí”, observó la doctora Strakova, y agregó: “Creemos que es importante considerar el CTVT como un posible diagnóstico de tumores oro-nasales en perros.

“El tratamiento es muy efectivo, usando quimioterapia de un solo agente con vincristina, y la gran mayoría de los perros se recuperan”.

Los síntomas más comunes de la forma oronasal del cáncer son estornudos, ronquidos, dificultad para respirar, deformación nasal o secreción con sangre y otros fluidos por la nariz o la boca.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.