Perros pueden distinguir entre actos deliberados y accidentes, afirman investigadores

·2  min de lectura

Los perros pueden distinguir si sus dueños hacen algo deliberadamente o por accidente, según los científicos.

Investigadores de psicología de Alemania realizaron una serie de pruebas con 51 perros para ver si podían distinguir entre acciones humanas intencionadas y no intencionadas.

Descubrieron que los perros reaccionan de forma diferente, tumbándose y dejando de mover la cola, cuando creen que su dueño les ha ocultado una golosina a propósito.

Las mascotas, de diferentes razas y edades, fueron llevadas a una habitación tranquila, una por una, sin sus dueños.

Las científicas que ayudaban a realizar la prueba llevaron a los perros ante un panel de plástico transparente, con un hueco de 15 cm de ancho en el centro para que los dueños se sentasen.

Luego, la mujer se sentó al otro lado de la pared transparente e intentó pasar las recompensas a través del espacio.

Ya sea por razones intencionales o no intencionales, terminó no dando ninguna recompensa al perro elegido.

En algunos casos, movía una golosina hacia el hueco del tabique, pero luego la retiraba con un movimiento rápido, mientras exclamaba “¡ja!”. Luego la colocaba, fuera del alcance del perro, delante de ella en el suelo.

Leer más: Psaki acusada de mentir sobre los ataques de mordedura del perro de Biden, Major

En otros casos, en lugar de apartar intencionadamente la golosina, la dejaba caer “accidentalmente” al suelo y gritaba “¡Uy!”.

Los científicos también pusieron a prueba a los perros cerrando el hueco de la pared transparente y haciendo que las personas hicieran gestos como si estuvieran pasando la golosina. Entonces se quedaban atascados y exclamaban “¡oh!” y volvían a colocar la golosina delante de ella.

Los perros esperaban más tiempo para acercarse a las golosinas cuando la persona que realizaba el experimento las había retenido intencionadamente, en comparación con cuando lo hacía sin intención.

Cuando el perro pensaba que la persona retenía la golosina a propósito, se sentaba o se tumbaba con más frecuencia y dejaba de mover la cola.

Sin embargo, cuando el perro creía que la persona estaba siendo torpe y había retenido la golosina accidentalmente, era más probable que se levantara y moviera la cola.

Los científicos que realizaron el estudio pensaron que los perros se sentaban o se tumbaban como un acto de apaciguamiento para intentar calmar a sus dueños.

Del mismo modo, detener o ralentizar el movimiento de la cola se interpretó como una señal de atención y una forma de que los perros dieran sentido a una situación confusa.

Los autores de la Universidad de Gottingen concluyen: “Los perros de nuestro estudio se comportaban claramente de forma diferente dependiendo de si las acciones de un humano eran intencionadas o no”.

“Esperaron mucho más tiempo antes de acercarse a una recompensa que el investigador había retenido intencionadamente que a una recompensa que no se había administrado debido a la torpeza humana o a un obstáculo físico”.

“Así, los perros fueron capaces de distinguir entre las acciones intencionadas y no intencionadas”.

Relacionados

Bomberos trabajan 10 horas para rescatar a un perro sordo atrapado en una alcantarilla

‘Fue como perder a un hijo’: una mujer cuenta como dejó su trabajo por 15 días tras de la muerte de su perro

Perro se vuelve viral tras recostarse sobre tumba de su dueño asesinado en Tennessee

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.