Alberto Fernández pidió la unidad del peronismo en un homenaje a Antonio Cafiero

·7  min de lectura
Alberto Fernández en el homenaje a Antonio Cafiero a 100 años de su nacimiento
Alberto Fernández en el homenaje a Antonio Cafiero a 100 años de su nacimiento

El Partido Justicialista (PJ) le rindió hoy un homenaje al histórico dirigente Antonio Cafiero en un acto en el ND Teatro, en el barrio porteño de Retiro, donde estuvieron presentes familiares, dirigentes políticos y diferentes personalidades, en el día en que hubiera cumplido 100 años. El orador central fue el presidente Alberto Fernández, que llegó al homenaje con una hora y veinte minutos de retraso.

Cuando arribó el Presidente, Santiago Cafiero se levantó de su butaca en el centro de la primera fila para que la ocupara Fernández. “Para nuestra generación [Cafiero] nos marcó a fuego. Lo conocí cuando terminaba la dictadura. Antonio fue una figura señera. En el 86 él acababa de ganar la elección en Buenos Aires y se consagró diputado. Fue un emergente de la renovación”, lo recordó el Presidente.

Alberto Fernández saluda a Hugo Moyano en el acto de homenaje a Cafiero; atrás, Eduardo Duhalde
Alberto Fernández saluda a Hugo Moyano en el acto de homenaje a Cafiero; atrás, Eduardo Duhalde

Fernández se refirió a una anécdota de Cafiero cuando fue ministro de Perón. “Perón le hizo caso y no firmó el ingreso de la Argentina al FMI. Hoy, que lo padecemos, sabemos cuánta razón tenía. Y sabemos cuánta soberanía se pierde cuando nos endeudamos con el FMI”, dijo el Presidente en el mismo día en que Sergio Massa se entrevistó en Washington con las autoridades del organismo de crédito.

El jefe del Estado, luego, hizo un fuerte llamado a la unidad del peronismo rumbo a las elecciones del año que viene. “Romper no es una buena salida. Irse, tampoco. Quebrados solo podemos perder”, señaló sin desconocer las diferencias que surcan hoy al Frente de Todos. Y recordó que Cafiero pidió e impulsó “la democracia interna en el peronismo”.

“Lo que pasó con Cristina [Kirchner] no puede volver a pasar en la Argentina. No es posible que hacer política sea descalificando al que está enfrente”, cerró Fernández su discurso, en el que también hizo un punto para trazar un paralelismo entre Cafiero y él. Dijo que al exgobernador bonaerense le reprochaban no tener carácter, y sostuvo: “Muchas veces me pasa a mí, resulta que la falta de carácter es mía. Quiero seguir dialogando”. Cuando terminó el acto, Fernández se retiró entre abrazos, como los que cruzó con Eduardo Duhalde y con Hugo Moyano.

Antes de las palabras del Presidente, hablaron el actor Víctor Laplace (que personificó a Juan Domingo Perón en cine) y el dirigente peronista Lorenzo Pepe, en medio de cuyo discurso arribó Fernández.

“En estos días, entre los legados que dejó Antonio destacamos la foto que lo muestra con una inmensa generosidad cuando en el levantamiento de los carapintadas se puso al lado de Raúl Alfonsín para demostrar que la democracia se defiende siempre, sin especulaciones”, lo elogió el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Y agregó, con una referencia al intento de asesinato que sufrió la vicepresidenta: “Quiero agradecer la presencia de dirigentes del radicalismo entre nosotros. Creo que lo que ocurre en nuestro país, fenómeno que también pasa en otros países, porque no vivimos en un termo, es el avance de discursos de políticas de odio y violencia, que tiene que ser detenido de cuajo”.

La presencia radical a la que hizo mención Kicillof era la de Gustavo Posse (intendente de San Isidro, el distrito de Cafiero) y Maximiliano Abad (titular de la UCR bonaerense), que abogó por un “diálogo institucional en el Parlamento” entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. Ricardo Alfonsín, embajador en España, participó con un saludo por video y recordó la defensa de la democracia que hizo el dirigente peronista durante el gobierno de su padre.

Lorenzo Pepe, histórico dirigente del PJ de 91 años, evocó anécdotas, pero hizo un llamado a futuro: “Nosotros fuimos la revolución en la Argentina el 17 de octubre del 45, y lo seguimos siendo ahora”.

El sector Pullman del teatro estaba ocupado exclusivamente por integrantes de la familia de Antonio Cafiero, entre los que estaba Juan Pablo, uno de sus hijos, padre del actual canciller.

Sindicalistas, kirchneristas y menemistas

En la antesala del acto por el centenario de Cafiero hubo una fuerte presencia de la vieja guardia del peronismo, que se hizo notar en el ND Teatro, que es propiedad de José “Pepe” Albistur, publicista y amigo personal del Presidente.

El expresidente Eduardo Duhalde fue de los primeros en ingresar y hacer declaraciones a la prensa. Definió a Cafiero como “un hombre de paz” . Se fundió luego en un abrazo con Hugo Moyano, que repartió saludos y no era el único dirigente sindical presente. Rodolfo Daer y José Luis Lingeri también se acercaron y charlaron animadamente con Duhalde antes del comienzo del acto. Moyano se ubicó en la primera fila, entre Duhalde y Adolfo Pérez Esquivel.

Walter Correa, ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires y secretario general del gremio de curtidores, aportó la pata sindical y bonaerense, que completaron la senadora provincial Teresa García y el jefe del Suteba, Roberto Baradel, entre otros dirigentes.

El menemismo envió también a sus representantes, como Carlos Corach, Eduardo Menem y Fernando “Pato” Galmarini.

El exministro de Salud Ginés González García se acercó y se tomó algunas fotos; después, estuvo sentado en primera fila en el acto, a pocas butacas del Presidente, y entonó con fuerza la Marcha Peronista, con la que se cerró el acto, arengada desde el escenario por “El Tula”.

En esa primera fila también estaba Duhalde, que compartió caramelos con el Presidente y con Hugo Moyano, cuando promediaba el acto. Otros integrantes de ese sector con vista privilegiada al escenario eran Corach, Abad, Teresa García, Kicillof, Pérez Esquivel, Rodolfo Daer y Juan Manzur.

Albistur recibía a muchos de los que iban llegando al teatro, en el barrio de Retiro. La diputada Victoria Tolosa Paz, esposa de Albistur, también ofició casi de anfitriona, saludando con abrazos a quienes iban llegando. La legisladora destacó el acompañamiento de Cafiero a Raúl Alfonsín en 1987 y relacionó ese gesto con la coyuntura tras el intento de magnicidio contra la vicepresidenta. “En los momentos en que la democracia tembló, aquella Pascua del 87 no hubiera sido la de ‘La casa está en orden’ si Cafiero no se hubiera abrazado a Alfonsín. Defender la democracia hoy es defender a Cristina”.

Por el gabinete, los primeros en llegar fueron los ministros Juan Zabaleta (Desarrollo Social) y Jorge Ferraresi (Hábitat). Pero luego se sumaron Matías Lammens (ministro de Turismo), Juan Manzur (jefe de Gabinete), Claudio Moroni (ministro de Trabajo), Santiago Cafiero (canciller y nieto del homenajeado), Agustín Rossi (titular de la AFI) y Jorge Taiana (ministro de Defensa). En una de las butacas laterales está Gustavo Beliz, que se fue del equipo del Presidente en medio de diferencias, cuando desembarcó Sergio Massa. Uno de los que lo saludó, al final del acto, fue Moroni.

Las presencias fueron mencionadas desde un atril por Ernestina Pais, que condujo el acto. Hubo tiempo también para que Adriana Varela cante unos tangos, sacados de un repertorio del gusto de Cafiero. Varela contó que concurría a los cumpleaños y que le gustaban los tangos “orilleros”. Durante todo el homenaje, se fueron intercalando con los discursos algunos pasajes de la carrera política de Cafiero, que se transmitieron en pantalla gigante.

Trayectoria

Cafiero ocupó numerosos cargos a lo largo de su trayectoria: gobernador de la provincia de Buenos Aires; senador y diputado nacional; convencional constituyente; jefe de Gabinete; ministro de Economía y de Comercio Exterior; y presidente del PJ, entre otros roles electivos y partidarios.

Asimismo, fue el ministro más joven del gabinete de Juan Domingo Perón y, tras el retorno de la democracia, se convirtió en figura central de la renovación peronista. Junto a sus familiares, compañeros y compañeras de militancia, dirigentes del peronismo y de distintos partidos políticos, el acto de homenaje recordará su vida y su trayectoria. “Menos presidente, en política lo fue todo”, lo definió el actor Víctor Laplace, en su presentación.