Perito responsabiliza a la cúpula militar salvadoreña por la masacre de El Mozote

Agencia EFE
·3  min de lectura

San Salvador, 27 abr (EFE).- La perito estadounidense Terry Karl responsabilizó este martes a la cúpula militar del Ejército de El Salvador de 1981 por la masacre de unos 1.000 civiles desarmados, la mayoríal niños, en la remota localidad de El Mozote y sitios aledaños.

Se trata del exministro de la Defensa José Guillermo García, el exjefe del Estado Mayor de la Fuerza Armada Rafael Flores Lima y el excomandante de la Fuerza Aérea Juan Rafael Bustillo.

Además indicó la responsabilidad del teniente coronel Domingo Monterrosa, señalado de dirigir la masacre en el terreno, y del mayor Natividad de Jesús Cáceres Cabrera, a quien los testimonios recabados acusan de ser quien comenzó a "matar a los niños".

"No son los únicos, pero son los más responsables por su nivel de oficiales, pero también es necesario meter a los tenientes, sargentos y otros oficiales que estaban manejando y dando órdenes en el terreno a sus tropas", subrayó Karl.

De este grupo de altos mandos señalados, únicamente García y Bustillo viven y enfrentan el proceso penal junto a una docena más de acusados por delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra por la masacre perpetrada en diciembre de 1981.

Karl dio esta conclusión en su segundo día de presentación de su dictamen ante el juez instructor del proceso, Jorge Guzmán, en la localidad de San Francisco Gotera (noreste), cercana al sitio de la matanza.

Señaló que Flores Lima es "responsable de toda la gente que murió en El Mozote y lugares aledaños" y que García "también estuvo metido en la planificación".

Karl apuntó que el batallón Atlacatl, comandado por Monterrosa, no pudo realizar por su propia cuenta la masacre, dado que el operativo denominado "Rescate" requirió la movilización de unos 4.000 soldados en la zona.

Señaló que estos representaban una tercera parte del Ejército salvadoreño, por lo que su planificación requirió de la participación del alto mando.

Sostuvo que el Ejército salvadoreño había realizado otras incursiones en el departamento de Morazán, donde se encuentra El Mozote, pero "esta vez, por razones que hay que descubrir, hicieron esa gran masacre".

Destacó que "no existe otra masacre más grande en América Latina en lo que llamamos historia contemporánea".

"No hay ningún honor militar en matar niños y no hay ningún honor en las fuerzas exteriores que han ayudado en ese esfuerzo", concluyó la experta, que también fue perito en el juicio por la masacre de los padres jesuitas españoles a manos de militares en 1989.

Karl reveló el lunes, en su primer día de comparecencia, que a Monterrosa lo acompañó el asesor estadounidense Bruce Hazelwood.

Destacó que el Ejército salvadoreño tenía como un "blanco principal" el departamento de Morazán, porque temía que se convirtiera en la "retaguardia" de la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), pero los insurgentes habían abandonado la zona, y que se implementó una "estrategia de exterminio", sin diferenciar entre combatientes y civiles.

El Informe de la Comisión de la verdad de 1993 señala que entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981 unidades del batallón de elite Atlacatl torturaron y ejecutaron "deliberada y sistemáticamente" a niños, hombres y mujeres del cantón El Mozote y otros aledaños.

(c) Agencia EFE