Peritarán el teléfono del empleado de Morla que estuvo en el country el día de la muerte de Maradona

LA NACION
·3  min de lectura
Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Los fiscales que investigan las circunstancias de la muerte de Diego Armando Maradona someterán a peritaje el próximo lunes el teléfono celular secuestrado al empleado del abogado y apoderado del Diez, Matías Morla, y que el día del fallecimiento del astro mundial del fútbol estaba presente en el country San Andrés de Tigre.

Se trata del iPhone 8 que el martes pasado le fue secuestrado a Maximiliano Trimarchi, en su domicilio allanado en el barrio porteño de Villa Urquiza, según informaron a LA NACION fuentes con acceso al expediente.

El peritaje se realizará a las 8.30 en la sede de la Fiscalía General de San Isidro, en la calle Acassuso 476, con el UFED (Dispositivo Universal de Extracción Forense, según sus siglas en inglés), el mismo aparato con el que se extrajo toda la información de los cuatro celulares secuestrados a los médicos investigados, Leopoldo Luque y Agustina Cosachov.

Trimarchi, de 44 años, es empleado deMorla y su función era ser un chofer a disposición del equipo de trabajo de Maradona, no solo para traslado de personas sino de todo tipo de mercadería y logística, según informó la agencia de noticias Télam.

Este hombre además es hermano del abogado Marcelo Trimarchi, socio de Morla y de Andrea Verónica Trimarchi, la contadora del exfutbolista y de Sattvica SA, la sociedad que tiene la explotación de las marcas comerciales "Maradona", "El 10", "La Mano de Dios", "El Diego" y "Diegol", entre otras.

Los fiscales Patricio Ferrari, Cosme Iribarren y Laura Capra pidieron allanar su domicilio para secuestrar su celular luego de establecer, por videos de cámaras de seguridad y registros de los ingresos y egresos al country, que el 25 de noviembre pasado Trimarchi había ingresado a las 11.44 con un Ford Focus a nombre de Morla y estaba en la casa del lote 45 cuando se produjo el deceso de Maradona, sin que nadie lo hubiera reportado. El operativo fue autorizado por el juez de Garantías Orlando Díaz.

El equipo especial de fiscales a cargo de la investigación de las circunstancias que rodearon la muerte de Maradona fue armado y es coordinado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad.

Desde el entorno de Morla explicaron en su momento a Télam que ese día a Trimarchi le tocó trasladar hasta el country San Andrés a la psiquiatra Cosachov y al psicólogo Carlos Díaz, para la visita de estos profesionales al astro, y que si no le tomaron los datos fue por una falencia de la policía o de los funcionarios judiciales presentes.

Explicaron, incluso, que el día del hecho, como no había espacio en los patrulleros, Trimarchi hizo de chofer de la policía para llevar en su auto a declarar a la fiscalía de Benavídez a la psiquiatra, el psicólogo y la enfermera.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que en estos días se espera que llegue a la fiscalía el informe sobre los estudios toxicológicos e histopatológicos realizados sobre la orina, la sangre y los órganos de Maradona, como análisis complementarios a la autopsia.

Maradona, la mayor figura de la historia del fútbol mundial, murió a los 60 años el 25 de noviembre pasado al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en el barrio privado San Andrés de Tigre, a dos semanas de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía por un hematoma subdural en el cerebro.

La autopsia determinó que el "10" murió como consecuencia de un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada" y descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada".

La investigación se centra en tres ejes principales: si hubo negligencia médica y por lo tanto un eventual "homicidio culposo", quién tuvo responsabilidades sobre ese posible delito y si la muerte de Maradona se pudo haber evitado.