El perfil bajo de Alberto Garzón colabora en el fracaso de IU

·3  min de lectura
El ministro Alberto Garzón llegando al palacio de la Moncloa para la primera reunión del nuevo gobierno de izquierdas, el 14 de enero de 2020 en Madrid. EFE
El ministro Alberto Garzón llegando al palacio de la Moncloa para la primera reunión del nuevo gobierno de izquierdas, el 14 de enero de 2020 en Madrid. EFE

Tuvieron que pasar más de 30 años para que Izquierda Unida lograra entrar en un Gobierno nacional de España. Tres décadas de sequía que Alberto Garzón rompió en enero de 2020 encargándose de la cartera Consumo. Un ministerio de nueva creación con el que Pedro Sánchez dio cabida las exigencias de Unidos Podemos para certificar el Ejecutivo de coalición. 

Pero apenas han tenido que pasar 17 meses para que Garzón aparezca en las quinielas como posible víctima colateral de la futura remodelación del equipo de gobierno. La duda es saber si se irá -sonó para liderar la candidatura de Unidas Podemos al 4-M, que finalmente asumió Pablo Iglesias, y ahora se le coloca como candidato autonómico para las no tan lejanas elecciones en Andalucía- o si 'le irán'. Pero nadie apostaría muy fuerte a que el malagueño continúe sentándose semanalmente en el Consejo de Ministros el próximo curso político.

El referente de IU en el Gobierno está en la cuerda floja por su escaso impacto en materia de lucha contra las casas de apuestas y, sobre todo, por su floja aportación a la hora abaratar el recibo de la luz como prometió tantas veces antes de llegar al cargo. 

Un perfil bajo que le ha alejado de las polémicas, pero que no le ha permitido ganar peso en ningún momento de la legislatura.

En cuanto al juego, su plan inicial era limitar todos los anuncios de este tipo al tramo que va de la 1 a las 5 de la mañana. Pero el ministerio de Consumo sucumbió ante las teleoperadoras y el fútbol permitiendo la publicidad de casas de apuestas durante partidos en horario de máxima audiencia.

Y con respecto a la electricidad, la subida de tarifas en plena ola de frío siberiano y con 'Filomena' haciendo de las suyas, y la polémica por la nueva factura de la luz, no le han granjeado demasiadas simpatías al malagueño.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La encuesta de NC Report para 'La Razón', de hecho, coloca a los ministros de Unidas Podemos -con la excepción de Yolanda Díaz- en la parte baja de la escalera ministerial, siendo Alberto Garzón, ministro de Consumo, el peor valorado con un 2,9. Por detrás, incluso de Irene Montero, titular de cartera de Igualdad.

Si a esto le sumamos que el perfil comunista que más brilla en Moncloa es el de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Y que ésta se ha labrado un meteórico ascenso justo después de abandonar IU en 2019, cuesta defender que el paso de la histórica federación por el Gobierno vaya a resultarles beneficioso.

En vídeo | Cómo ahorrar en la factura de la luz sin tener que planchar de madrugada

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.