Perejil, origen y beneficios de consumirlo

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 29 (EL UNIVERSAL).- El perejil es una planta muy rica con la que se elaboran una gran cantidad de platillos o salsas, también es muy usado para decorar, como condimento o en jugos. Sin embargo, muchas personas prefieren omitir este ingrediente por no ser su favorito sin saber que es rico en vitaminas y minerales, posee múltiples propiedades y proporciona beneficios a la salud de los cuales vamos a contarte.

Su nombre genérico "Petroselinum sativum" proviene del griego "petrol" que significa piedra o roca, "selinum" de apio y "sativum" que quiere decir adaptado para ser cultivado.

El perejil es una planta de origen meditarráneo, específicamente de Cerdeña, la isla italiana, cuyo cultivo se lleva a cabo a través de sus hojas. Aunque muchas veces es confundido con el cilantro o incluso con el epazote, el perejil tiene un aroma único que lo distingue de las otras.

Antiguamente el perejil era el "cempasúchil" de nuestros tiempos, pues servía para honrar las tumbas de los muertos, fue hasta el medievo cuando su uso se empezó a implementar en la cocina.

Existen tres tipos o clases de perejil: el perejil rizado o de huerto; el perejil griego, italiano, continental o de "hoja plana" y el perejil tuberoso o de Hamburgo, cuya raíz es deliciosa.

De acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, su consumo se recomienda fresco, ya que aporta proteínas, fibra, calcio, hierro, magnesio, fósforo, tiamina, vitamina A y C; además también es rico en potasio, el cual es bueno para reducir la tensión arterial en adultos.

Lamentablemente sus propiedades no duran mucho, por lo que se recomienda congelar el perejil para mantenerlo fresco y preservarlas lo más que se pueda.

Por otra parte, esta planta culinaria también posee propiedades medicinales; según el Comité de Actividades de Afiliados Internacionales, el perejil es usado como hierba medicinal para combatir o prevenir enfermedades como la anemia, la artritis, infecciones urinarias así como diferentes tipos de cáncer por sus cualidades anticancerígenas en su componente miristicina.

También estimula la digestión, elimina la sensación de pesadez, limpia las toxinas, evita la formación de piedras en los riñones, posee antioxidantes que retrasan el envejecimiento y por sus propiedades anti-inflamatorias y anti-bacteriales mantienen limpia, sana y "viva" la piel.

Por si fuera poco, es un diurético natural, evita el mal aliento, abre el apetito y disminuye la inflamación por gases intestinales.

Seguramente después de enterarte de todos sus beneficios, no dudarás en incluirlo en tus comidas, ¿verdad?