¿Por qué perdieron la licencia estos médicos de Florida? Fraude y acusaciones de agresión sexual

·6  min de lectura

Tres médicos condenados por cargos penales y uno que aún se enfrenta a cargos penales están entre los seis a los que la Junta de Medicina de la Florida les revocó la licencia en agosto.

En orden alfabético...

Kathleen Cullen, Seminole

Cullen también tenía licencia en Alabama. Allí fue puesta en libertad condicional el 24 de febrero de 2021 después que la Comisión de Licencias Médicas de Alabama la amonestara y le impusiera una multa de $10,000 por dejar que una enfermera se encargara de los servicios de telemedicina que ella debería haber realizado. La Comisión también se preguntó si podría haber un fraude en la atención médica que involucrara a Cullen y a Bronson Medical, y citó los registros para investigar.

“Sin embargo, ni la Dra. Cullen ni Bronson Medical pudieron presentar ningún registro antes de la audiencia”, escribió la Comisión. “La Comisión sospecha que estas omisiones fueron intencionales pero, sin los registros, la Comisión no está razonablemente satisfecha de que exista evidencia sustancial para demostrar si la Dra. Cullen cometió un fraude o si fue la cómplice involuntaria del fraude por parte de Bronson Medical”.

Cullen no pagó la multa de $10,000 ni completó un curso de ética médica en los seis meses siguientes. Así que el 27 de octubre de 2021, Alabama revocó la licencia de Cullen, que tenía desde el 24 de julio de 2013.

Después de la acción de Alabama, la Florida revocó el 12 de agosto la licencia de Cullen, que había tenido desde 1996.

Raúl Dávila Correa, Fort Myers

Dávila enfrenta dos cargos de agresión y un cargo de agresión sexual en el tribunal penal del Condado Lee, siendo el cargo de agresión sexual el que provocó la orden de suspensión de emergencia (ESO) del secretario de Salubridad del estado el 7 de octubre de 2021. El Departamento de Salud de la Florida presentó una queja administrativa el 26 de octubre y Dávila Correa solicitó una audiencia para que se le levantara la ESO. Esto es independiente del caso penal, que sigue en curso.

Dávila fue acusado de pasar una pistola de masaje por los genitales de una paciente el 6 de julio de 2021, y luego poner las manos en su zona genital. Al final, la jueza de derecho administrativo Elizabeth McArthur escribió que, aunque había pruebas de ADN, esto se redujo a la palabra de Dávila contra la de la paciente.

Dr. Raúl Dávila Correa
Dr. Raúl Dávila Correa

McArthur consideró que el testimonio de la paciente era “creíble, claro, convincente y de peso” y que estaba respaldado de forma creíble por las personas con las que la paciente habló del 6 al 8 de julio de 2021. Por otro lado, determinó que el testimonio de Dávila y su único testigo de hecho “carecía de credibilidad y uniformidad”.

McArthur escribió: “En varios aspectos, [Dávila] realmente corroboró la versión (del paciente) del incidente, pero trató de explicar los detalles de manera que carecía de credibilidad.” McArthur sacó a relucir el ejemplo de que Dávila dijo que había cerrado la puerta de la sala de reconocimiento porque le preocupaba que un miembro del público pudiera entrar por error.

McArthur señaló que alguien tendría que girar a la izquierda al entrar en el edificio, ir al final del pasillo con otras puertas marcadas como parte de una consulta de tratamiento del dolor, ignorar todas esas marcas y abrir la puerta. Eso, dijo, era tan improbable como que alguien entrara al azar en una sala de exploración de un consultorio médico.

McArthur dictaminó que el Departamento de Salud demostró que Dávila tuvo una conducta sexual inapropiada con la paciente. Recomendó la revocación de la licencia con una multa administrativa de $10,000 y los costos de la investigación y el procesamiento.

La orden final de la Junta de Medicina que se publicó el 18 de agosto decía que las multas se decidirían más tarde. Pero, la licencia de Dávila fue revocada.

Mircea Morariu, Delray Beach

La licencia de Morariu fue revocada a los dos años de su libertad condicional de cinco años por envenenar el agua o la comida después de verter polvo analizado como Ambien y Xanax en la bebida de una mujer en el bar del restaurante Ouzo Bay de Boca Ratón en 2018.

Mircea Morariu era neurólogo.
Mircea Morariu era neurólogo.

Jeffrey Morgan, Fort Lauderdale

En un correo electrónico del 17 de mayo al Miami Herald, Morgan calificó las acusaciones de la queja administrativa del Departamento de Salud de la Florida de 2011 de que recetó altas dosis de analgésicos sin razón de “acusaciones salvajemente fraudulentas” que “se elevaron al nivel de discriminación racial evidenciada de varias maneras...”.

Para entonces, el juez de derecho administrativo Darren Schwartz había recomendado la revocación de la licencia tras una audiencia que Morgan solicitó, pero en la que no se le permitió participar.

Schwartz escribió que Morgan no se presentó a las declaraciones programadas para el 11 de enero y el 21 de febrero. Después que Schwartz emitió una orden indicando a Morgan que diera a los abogados del Departamento de Salud, antes del 4 de marzo, fechas en las que podría estar disponible para una declaración o arriesgarse a que no se le permitiera testificar en la audiencia final, Morgan no respondió. Según Schwartz, Morgan tampoco presentó una propuesta de orden recomendada.

Schwartz dictaminó que Morgan “infringió el estándar de atención a cada uno de los cinco pacientes al prescribir sustancias controladas de forma indebida y en cantidades excesivas y, al no ofrecer tratamientos alternativos y menos peligrosos para controlar el dolor de los pacientes”.

La licencia de Morgan fue revocada el viernes 26 de agosto.

Francesco Cabrera, Miami

Cabrera fue liberado de prisión federal el 30 de septiembre de 2021, después de su condena de 20 meses por intento y confabulación para cometer fraude postal. A Cabrera también se le impuso la pena de $67,940 en restitución.

Según su declaración de culpabilidad, Cabrera era el médico y el agente registrado por el estado para Emergency Room Medical Doctors (E.R.M.D.) y Marlins Medical Center (este último no está afiliado a los Miami Marlins, aunque está a una manzana y media del estadio de los Marlins). Eran supuestas clínicas médicas que atendían a pacientes con seguros privados.

Junto con el presidente de Florida Management & Administration, Héctor Pérez Acosta, y el empleado del Marlins Medical Center, Julio Miranda Castro, estafaron a Blue Cross Blue Shield con reclamaciones fraudulentas de asistencia sanitaria. A veces, admite la declaración de culpabilidad de Cabrera, “actuó con ignorancia voluntaria y/o deliberada”.

Los compinches de Cabrera pagaban sobornos a los reclutadores de pacientes que proporcionaban las personas necesarias para las reclamaciones sobre servicios nunca prestados. Una paciente, S.B. llegó al Marlins Medical Center y se le hizo una única prueba de alergia. Firmó los documentos que le dio Pérez Acosta y los estafadores lo convirtieron en reclamaciones por cinco visitas a E.R.M.D, que está en West Miami-Dade. Ella dijo a los investigadores que nunca volvió a por los resultados y que las pruebas de alergia a la caspa de las mascotas eran “médicamente innecesarias porque tiene un perro”.

Cabrera, de 64 años, tenía licencia desde el 9 de julio de 1993.

Yvelice Villaman-Bencosme, Hialeah/Pembroke Pines

Mientras trabajaba en Unlimited Medical Research de 2013 a 2016, Villaman-Bencosme falsificó los datos de un ensayo clínico para un medicamento contra el asma infantil.

Villaman-Bencosme ha estado en la prisión federal desde marzo después de declararse culpable de conspiración para cometer fraude electrónico. Su fecha de liberación es el 11 de septiembre de 2026.