"Perdemos estudiantes": la dramática advertencia de los expertos por la falta de clases presenciales

María Nöllmann
·5  min de lectura
Los especialistas consultados por LA NACIÓN creen que todos los alumnos deberían volver al colegio antes del fin del ciclo lectivo, aunque sea de manera parcial.
Fuente: Archivo - Crédito: Diego Lima

Pérdida de hábitos, saturación y abandono escolar. A casi ocho meses del inicio de la suspensión de clases por la pandemia, distintos especialistas en educación y en salud advierten sobre las secuelas sociales, emocionales y en el aprendizaje que genera el cese de la escolaridad presencial en los estudiantes de primaria y secundaria. La mayoría de los expertos consultados por LA NACIÓN cree que todos los alumnos deberían volver al colegio antes del fin del ciclo lectivo, aunque sea de manera parcial. Esto ayudaría a aminorar las consecuencias negativas del aislamiento social y obligatorio por el nuevo coronavirus.

Vuelta a clases: más de 600 familias de San Isidro presentaron un amparo para que reabran las escuelas

"Muchos ni se levantan de la cama para tener la clase virtual. Perdieron los horarios, las rutinas. Cuanto más tarden en volver a clases, más difícil va a ser que recuperen los hábitos escolares", señala María Pía del Castillo, psicopedagoga y directora ejecutiva de la Fundación Padres. Según la especialista, los hábitos ayudan a que los chicos y adolescentes desarrollen el sentido de la responsabilidad, la tolerancia a la frustración y hasta parte de su estructura psíquica y su autoestima.

"Va a costar mucho recuperar estos ocho meses. Si esperamos hasta después del verano para volver a clases, va a ser un año sin presencialidad. Un año en la vida de un chico de cinco años es una enormidad y es muy determinante", afirma del Castillo.

Para Claudia Romero, profesora e investigadora de la Escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella, abrir las escuelas tiene riesgos, pero mantenerlas cerradas produce daños: "Ya hay estudios internacionales que demuestran que la suspensión de escuelas produce abandonos, no solo por problemas de acceso a la conectividad, sino también por cuestiones sociales y emocionales. Al no tener un verdadero contacto con sus compañeros y sus docentes, muchos chicos de sectores medios sienten desmotivación, falta de pertenencia a la escuela, y sufren bajas en la autoestima y depresión". Muchos de los estudiantes que tienen recursos para conectarse a las clases virtuales se sienten saturados, ya no toleran la educación virtual, y eso impacta en un progresivo abandono de la escolaridad, sostiene Romero. Por eso, cree que lo ideal sería que los alumnos de todos los niveles educativos logren volver a clases antes de que finalice el ciclo lectivo, de manera escalonada y priorizando a los estudiantes que se desvincularon de las escuelas, siempre y cuando se cumplan los protocolos de limpieza y distanciamiento social.

"No representa un riesgo"

Eduardo López, pediatra, infectólogo y jefe de departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, indica que la apertura de los colegios no representa un riesgo, siempre y cuando se cumplan los protocolos diseñados por el gobierno nacional y el porteño, que son los que considera acertados. "Me parece que hay que intentar la vuelta a clases. Tal como se ha demostrado en otros países, la apertura de las escuelas no tiene un impacto importante en el aumento del riesgo de transmisión. Los chicos no son los principales transmisores de Covid, como sí lo son de la gripe", sostiene.

López, que es asesor presidencial, cree que lo ideal sería lograr incorporar a la presencialidad a todos los estudiantes de forma lenta, pero sostenida, en la medida que se controle que el número de contagios no empeore de forma exponencial. "Por ahora, sabemos que los contagios de los niños no se dan tanto en la escuela, sino más que nada en sus casas y en reuniones sociales. Además, es necesario por cuestiones sociales y emocionales que no pasen tanto tiempo apartados de la escuela", comenta.

"Bajar estándares"

Marcelo Minati, director ejecutivo de la Fundación Cimientos, también piensa que las clases deberían empezar antes del receso estival y el comienzo del nuevo ciclo lectivo. Según sus propias observaciones, las vacaciones de verano suelen ser una instancia de abandono de la escolaridad, especialmente en los alumnos que viven en entornos vulnerables. Según Minati, durante este receso, los estudiantes pierden el hábito de ir a la escuela, y algunos "se desenganchan" del sistema educativo. El especialista teme que la suspensión de la presencialidad se mantenga hasta después del verano y cause peores abandonos de los que siempre suelen evidenciarse a principios de año.

"Estamos perdiendo estudiantes. La crisis profundizó las inequidades que ya existían debido a varias razones: por un lado, los sectores más relegados priorizaron el sustento de la familia; por el otro, muchos no cuentan con el apoyo familiar o los medios digitales para mantener una educación virtual", afirma Minati. Cimientos acompaña a un aproximado de 2000 adolescentes y jóvenes de 16 provincias y los ayuda a terminar sus estudios secundarios e insertarse en el mundo laboral o universitario. Los estudiantes que ingresen al nivel medio o a la universidad el año que viene, afirma, van a tener que enfrentar grandes desafíos, ya que muchos perdieron sus hábitos de estudio.

"Las universidades y los colegios van a tener que bajar los estándares de sus exámenes de ingreso para el año que viene. Todos los chicos que lleguen a su institución van a saber menos de lo que deberían", opina Juan María Segura, consultor y asesor en innovación educativa. El profesional cree que el contenido académico de este año está perdido, y por ende, que no vale la pena volver a la presencialidad hasta que comience el próximo ciclo lectivo.

"Si lo que están necesitando los chicos es salir al aire libre y socializar por el encierro, deben salir a jugar a las plazas. Pero no tiene sentido abrir las escuelas solo para que sociabilicen. La principal función de los colegios es que los chicos aprendan, y los contenidos de este año ya están perdidos", afirma.

Próximo ciclo lectivo

La asociación civil Educar 2050 realizó esta tarde de manera virtual su XII Foro de Calidad y Equidad Educativa. El evento convocó a una mesa de experiencias de gestión pública, conformada por el ministro de Educación de Misiones, Miguel Sedoff; el director General de Escuelas de Mendoza, José Thomas; la ministra de Educación y Derechos Humanos de Río Negro, Mercedes Jara, y el ministro de Educación de La Pampa, Pablo Maccione. Los cuatro funcionarios coincidieron en que la modalidad educativa del próximo ciclo lectivo incluirá tanto instancias presenciales como virtuales. "La tecnología no garantiza calidad educativa, pero es una condición necesaria. Es parte de la vida de los hijos que estamos educando", opinó Thomas.