Perú en un nuevo tope de la crisis política y social: 5 puntos para entender su último estallido

AFP - CRIS BOURONCLE

Desde que Dina Boluarte juró a la Presidencia del país, miles de peruanos han salido a las calles para exigir su renuncia y la salida de todos los representantes políticos del Congreso. La represión por parte de agentes de la Policía y la violencia ejercida por algunos de los manifestantes han dejado más de 50 muertos. Mientras se profundiza el reclamo popular por un adelanto de las elecciones, el Gobierno se niega a dimitir y el Parlamento no muestra compromisos claros para resolver la extrema situación.

Las protestas en el país sudamericano tienen más de seis semanas y siguen escalando. De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, 44 civiles han perdido la vida en enfrentamientos con las fuerzas del orden, mientras que nueve perecieron por hechos vinculados al bloqueo de carreteras en distintas localidades. Adicionalmente, se registró la muerte de un policía.

Solo el último sábado, cerca de 200 personas fueron violentamente intervenidas y detenidas en Lima al interior de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. La casa de estudios pública más emblemática del país había servido de alojamiento para manifestantes y organizaciones que se movilizaron desde otras regiones a fin de encabezar una marcha capitalina días antes. Desde el lugar, estudiantes, maestros y abogados denunciaron que el desalojo –para el cual la Policía irrumpió con una tanqueta– fue desmedido e ilegal.

2. El pésimo manejo de la crisis por parte del Gobierno de Boluarte


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Escala la crisis en Perú: la "toma de Lima" termina en represión y en un edificio en llamas
Perú: continúan los bloqueos tras gran jornada de protestas contra el Gobierno de Boluarte
Jaque a Boluarte: aumenta la tensión por las protestas en Perú