Perú: roces entre transportistas y agricultores en huelga

Associated Press
·2  min de lectura

QUITO (AP) — Transportistas y pasajeros se enfrentaron el jueves a pedradas con grupos de manifestantes que cumplían el jueves el cuarto día de una huelga agraria y bloqueo de carreteras en demanda de mejores condiciones laborales en la productiva región de Ica, mientras que en una refriega con la policía se produjo un fallecido en protestas del norte peruano.

Delegados del gobierno llegaron al lugar para aplacar la situación, pero sin éxito.

En las últimas horas se registraron protestas por las mismas causas a unos 600 kilómetros al norte de Lima. Campesinos protagonizaban roces con la policía, que usó gases lacrimógenos, y poco después se registró un fallecido, según lo reconoció el presidente Francisco Sagasti en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros.

El dirigente sindical de la empresa agroindustrial Camposol, Walter Campos, señaló que la policía “ha empezado a atacar disparando al cuerpo con gas lacrimógeno y ha muerto un compañero, Jorge Muñoz, que trabajaba eventualmente en Camposol”. Precisó que el fallecido se encontraba en el centro del poblado de Valle de Dios, en el cruce del nuevo Chao, donde unos 30 policías custodiaban el orden.

Muchos de los camiones y autobuses, cuya fila se extiende por unos 15 kilómetros en la zona de Ica, llevan productos perecederos que ya están dañados o a punto de echarse a perder.

A primera hora, los choferes varados junto a pasajeros intentaron despejar las vías agobiados por la falta de alimentos, agua y sitios para asearse, pero los campesinos reaccionaron. La policía se mantuvo expectante y sin mayor intervención.

Acerca de la situación, Sagasti dijo que “la función del gobierno es básicamente tratar de establecer las condiciones para que se produzca un acuerdo".

"No vemos una intención única, vemos una gama de deseos, aspiraciones e incluso intereses que en algunos casos son manipulados mediáticamente por políticos interesados en tomar esto y apalancarlo para lograr sus propios intereses, en detrimento de los intereses de la mayoría de ciudadanos”, agregó.

Los primeros enfrentamientos se produjeron cerca de Pisco, 300 kilómetros al sur de la capital peruana.

Los campesinos de Ica, región que produce en su mayor parte uva para la elaboración de pisco y vino, arándanos de exportación y otros vegetales, exigen la restitución de sus derechos laborales y un pago justo por su trabajo, que está atado a contratos con empresas intermediarias de las que no reciben bonos anuales ni vacaciones sino únicamente el pago diario de alrededor de 10 dólares por jornadas de entre 12 y 14 horas.

A los sitios de las protestas, que comenzaron el lunes, han llegado delegados del gobierno y han logrado un principio de acuerdo para derogar los aspectos laborales de la Ley de Promoción Agraria que permitirán a los trabajadores agrarios pasar al régimen general de trabajo con los derechos y ventajas que ese cuerpo legal provee. Sin embargo, las manifestaciones se mantienen.