Perú prohíbe ingreso a expresidente boliviano Evo Morales, mientras prosiguen protestas

Perú prohibió este lunes hasta nuevo aviso el ingreso a su territorio del exmandatario boliviano Evo Morales por "intervenir" en los asuntos de política interna del país, sumido en una grave crisis institucional y política salpicada de manifestaciones y bloqueos de rutas en varias regiones del sur.

"Se dispuso el registro del impedimento del ingreso al país, a través de todos los puestos de control migratorio, de nueve ciudadanos de nacionalidad boliviana, entre quienes se incluye al señor Juan Evo Morales Ayma", indicó el ministerio del Interior en referencia al exmandatario que ha expresado su apoyo a las protestas contra el gobierno de la presidenta peruana Dina Boluarte.

El anuncio coincide con nuevas protestas y bloqueos de rutas en seis de las 25 regiones del país, donde los manifestantes reclaman la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, la convocatoria a una Asamblea Constituyente y la libertad del destituido presidente Pedro Castillo.

Puno, la región aymara peruana fronteriza con Bolivia, se ha convertido en epicentro de las protestas con un paro indefinido desde el cuatro de enero.

Desde ahí se organiza una marcha hacia la capital peruana que debe llegar a partir del 12 de enero, según diversas convocatorias de colectivos sociales, que agrupan principalmente a campesinos.

"En los últimos meses se ha identificado a ciudadanos extranjeros, de nacionalidad boliviana, que ingresaron al país para efectuar actividades de índole política proselitista, lo que constituye una clara afectación a nuestra legislación migratoria, a la seguridad nacional y al orden interno del Perú", agregó el ministerio para justificar.

Morales, que presidió Bolivia entre 2006 y 2019, ha tenido una presencia activa en la política peruana desde que el exmandatario izquierdista Pedro Castillo llegó al poder en julio de 2021 hasta su destitución el pasado 7 de diciembre.

Desde la caída de Castillo, el líder boliviano ha expresado su apoyo a las protestas, en especial a las que se producen en Puno, la región aymara peruana fronteriza con Bolivia.

"Mientras grupos oligárquicos de la derecha en Perú tratan de amedrentarnos con mentiras y denuncias insostenibles, continúa la represión brutal contra hermanos indígenas que reclaman justicia, democracia y recuperación de sus recursos naturales. El Perú profundo ha despertado", escribió Morales en Twitter el sábado pasado.

La nueva presidenta de Perú, Dina Boluarte, había pedido el miércoles pasado a Morales dejar de "intervenir" en los asuntos internos del país y dijo que las autoridades migratorias evaluaban prohibirle su ingreso a territorio peruano.

- ¿Separar a Perú? -

Las autoridades peruanas sostienen que Morales pretende dividir el territorio de Perú, promoviendo la secesión a través de la creación de "Runasur", una región andina que supuestamente incluiría parte del sur andino peruano con Bolivia.

"El único separatismo en Perú es causado por el racismo, la exclusión y discriminación de los grupos de poder de Lima contra su propio pueblo. En el fondo, la derecha no acepta que los indígenas, los vilipendiados por su color de piel, apellido o lugar de origen lleguen al poder", replicó Evo Morales el fin de semana.

El ministro de Defensa, Jorge Chávez, informó la semana pasada que se habían "detectado" en Puno cinco ciudadanos bolivianos que estaban "incitando" a los manifestantes, e indicó que desde hace "varios días" que realizan actividades en Perú.

El año pasado, el Parlamento, controlado por la derecha, declaró a Morales persona non grata.

La prohibición de su ingreso a Perú era reclamada desde el Congreso, convertido en principal punto de apoyo de Dina Boluarte.

- Corta tregua -

Las protestas contra el gobierno de Dina Boluarte reiniciaron el 4 de enero, tras una breve tregua por las fiestas de fin de año.

Los manifestantes mantenían este lunes bloqueos de carreteras en seis de los 24 departamentos del país, incluyendo zonas turísticas como Puno, a orillas del lago Titicaca; Cusco, Arequipa, Madre de Dios, Tacna y Apurímac.

La comisaría de la ciudad de Puno amaneció con una barricada de bolsas de tierra y guardia policial, como medida de precuación ante las manifestaciones en esa urbe del altiplano.

"Estamos preocupados por lo que esta pasando en la ciudad. El problema es que quieren dañar el aeropuerto. Están utilizando bombardas. Tenemos más de 50 policías heridos. Estamos llamando a la calma", dijo el general de la policía David Villanueva en conferencia de prensa en Puno.

En Tacna, un grupo de manifestantes mantienen bloqueado el paso fronterizo entre Perú y Chile.

Aunque se considera de izquierda, Boluarte es vista como "traidora" por las comunidades y militantes que apoyan a Castillo. Los sectores de derecha que antes promovían su caída ahora la respaldan. Estas movilizaciones acumulan 22 muertos en casi un mes.

cm/ljc/yow