Perú ofrece un panorama "tranquilizador", aunque necesita "aclarar sus mensajes"

Lima, 28 oct (EFE).- Perú ofrece un panorama "tranquilizador" y, pese a la necesidad de asegurar "la claridad de mensajes" por parte de su Gobierno, este no dejará de ser un socio estratégico para España "en lo político y en lo económico", afirma la secretaria de Estado de Comercio de España, Xiana Méndez.

Méndez se expresó así en una entrevista con Efe en el marco de su visita a Perú, la primera de un representante económico del Ejecutivo de Pedro Sánchez al país tras la asunción de Pedro Castillo (izquierda) como presidente, en una viaje que tuvo el objetivo de "conocer al equipo y las caras nuevas" de un socio "fundamental" para España.

La funcionaria española mantuvo una intensa agenda de encuentros, tanto con representantes del sector privado peruano y español así como con los ministros peruanos de Economía y Finanzas, Comercio Exterior y Turismo, Energía y Minas y Vivienda y Construcción.

De esos encuentros, Méndez sacó un mensaje de confianza y seguridad en las autoridades, así como en las perspectivas económicas del país andino, y pudo constatar la excelente percepción que existe allí sobre la labor de las empresas españolas, que "no ha cambiado" con el nuevo gobierno.

Pregunta: Llegó a Perú en un contexto complicado. ¿Qué balance hace de su visita?

Respuesta: El objetivo es reforzar los lazos con un socio que es estratégico para nosotros en lo político y en lo económico.

Perú es un país fundamental para España por muchas razones, pero quizás las más importante es la presencia de casi seiscientas empresas (españolas) desde hace muchísimos años.

Como ahora tenemos un gobierno nuevo, pensamos que ya era necesario conocer al equipo nuevo, a las caras nuevas.

Y sobre todo saber si proyectos que comenzaron con el gobierno anterior se van a continuar, o si hay proyectos nuevos.

Y también poner en valor la contribución de las empresas españolas, que son parte del tejido productivo y parte de la solución a la recuperación económica del Perú.

P: Tuvo una amplia agenda ¿Qué temas se tocaron?

R: Fue muy intensa, pero muy productiva en el sentido de que nos hemos encontrado interlocutores muy cordiales, un equipo a la escucha y les hemos trasladado toda la voluntad de colaboración en lo que pensamos que son temas de interés común de nuestras agendas.

Sostenibilidad, energía renovable, saneamiento, infraestructuras... Allí donde creo que desde el Gobierno de España podemos acompañar a las empresas y donde las empresas españolas tienen mucha solvencia demostrada.

Lo que se pone de manifiesto es que la reputación de la empresa española es buena, siempre lo ha sido, y eso no ha cambiado.

También hemos aprovechado para trasladar a las autoridades lo que demandan no solo las empresas españolas, sino el sector privado en general, que es la necesidad de tener mensajes claros, seguridad jurídica, más certezas ante las expectativas y una interlocución fluida.

P: Un cambio de gobierno, en el contexto de la covid, ¿afecta las relaciones comerciales con España?

R: No ha afectado. Es verdad que se suma todo, pues junto a los vaivenes políticos de las últimas elecciones Perú atravesó estos últimos años muchísimos cambios que se suman a la pandemia.

Se afectó el flujo del comercio en general, pero ya en 2021 hubo una recuperación independiente de la situación política, y eso se ve claramente. Lo único que vemos es el impacto de la pandemia, pero nada más.

Lo que sí hay es interés de las empresas en saber si los grandes proyectos, si la contratación publica, si la compra publica, va a seguir. Es verdad que aquí es donde se deja notar más no tanto el cambio de color político, sino simplemente el ciclo político, que afecta al calendario de la contratación publica y siempre genera incertidumbres.

P: ¿Qué mensaje puede dar a las empresas españolas tras su contacto con las autoridades peruanas?

R: El mensaje es tranquilizador, en el sentido de que es del interés del Gobierno peruano contar con socios fiables, con empresas que sepan hacer bien su trabajo. Y confían mucho en las empresas españolas, eso también nos lo han dicho. Y habrá oportunidades de crecimiento.

Ese es el principal mensaje que nos dan.

Después está la cordialidad en la interlocución y el deseo de ir aterrizando poco a poco las agendas.

Es pronto, hay que decirlo, algunas agendas todavía no están del todo concretas, con lo que queda también trabajo por hacer.

Pero nos parece importante hacer este viaje en este momento para demostrar desde el principio que Perú, no tanto la persona que ocupa el puesto, sigue siendo para nosotros un país fundamental.

P: ¿Qué posibilidades ve para el comercio y la inversión en el país en este contexto?

R: Perú ha sido probablemente el país más afectado de toda la región en términos sanitarios por el covid, sabemos que ha sido realmente dramático y en términos económicos también el golpe ha sido fuerte. Pero tiene todos los mimbres para recuperarse de forma sostenible y aquí es donde todos tenemos que darnos cuenta que desde el sector publico estamos para acompañar esta recuperación económica que comienza en el sector privado.

Y yo creo que el gobierno peruano no es ajeno a eso, sabe que es importante la inversión, local y extranjera y dar estabilidad y mensajes claros a los empresarios para que contribuyan al crecimiento que es lo que se quiere.

P: Las MYPYMES son la mayoría de las empresas españolas en el país, y son muy vulnerables ante las crisis ¿hay opciones para ellas?

R: Perú efectivamente actuó como un imán muy atractivo para la inversión española entre otras razones y eso es importante destacarlo, por los mensajes que lanzó de apertura económica, ortodoxia macroeconómica, su membresía en la Alianza del Pacífico, sus tratados comerciales... Es un país que, en ese sentido, dio mensajes muy correctos al exterior y ese es un activo muy importante que Perú no debe perder. Con eso atrajo a la pequeña y mediana empresa que ha venido con muy buenas expectativas.

En la reunión con empresas que hemos tenido, muchas nos trasladan dificultades como trabas burocráticas o el excesivo celo de los funcionarios o cosas así, pero todas tienen interés en quedase aquí y buscar más oportunidades.

Vamos, todas remacharon que su intención es apostar por el Perú. Algunas de ellas estaban expandiendo su negocio y creando puestos de trabajo abriendo fábricas. Desean, eso si, mensajes claros y certidumbre en todos los sentidos, pero ya tienen tomada esa decisión. El resto pide acompañamiento, pero todas ellas siguen apostando por el Perú.

Álvaro Mellizo

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.