Perú multiplicó sus "miniempresarios" en el año de la pandemia

Lima, 16 mar (EFE).- El año de la pandemia trajo un inusitado incremento de nuevas empresas en Perú, de más de 235.000 unidades, la mayoría unipersonales y dedicadas a la venta minorista, una reacción a la desaparición de 2,2 millones de puestos de trabajo por la crisis económica.

La férrea cuarentena impuesta en Perú, entre marzo y mayo, para enfrentar la primera ola de la pandemia provocó una caída de 11 % en el Producto Interno Bruto por el cierre de las principales actividades económicas, algunas de las cuales siguen afectadas como el turismo y el entretenimiento.

El cierre de la actividad productiva y la baja de la demanda significó la clausura de muchas empresas formales, pero, sorpresivamente, no tantas como las que se crearon, también a raíz de la crisis.

MENOS CIERRES QUE EN 2019

De acuerdo al boletín sobre la Demografía Empresarial en el Perú, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el número de empresas dadas de baja en 2020, es decir las que dejaron de operar, fue de 45.467 compañías, frente a las 127.552 cerradas en el 2019, un año pre-pandémico.

En todo el año pasado se crearon 235.447 empresas, frente a las 293.506 nuevas compañías formadas un año antes, lo que resultó en un 'stock' de 2,7 millones de empresas, que representan un incremento de 1,6 % respecto al 2019 después de restarle las bajas.

La aparición de nuevas empresas se dio especialmente en el último trimestre del 2020, en el que se constituyeron 83.170 empresas y se dieron de baja a 7.469 empresas.

"Efectivamente, ha habido una situación atípica, probablemente contraria a lo que todo el mundo hubiese esperado, que es que más empresas hubiesen cerrado, de las que se hubieran creado", declaró a Efe el director institucional de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Carlos Posada.

"En el neto, en el año 2020, hay más empresas de las que hubo en el 2019", agregó Posada.

CAMBIARON DE ACTIVIDAD ECONÓMICA

Un factor que jugó a favor de los negocios formales, para evitar su cierre definitivo, fue la posibilidad del cambio de giro, como la discoteca gay Downtown o la elegante cafetería San Antonio, que se convirtieron cada una en un "minimarket" en plena cuarentena.

"Hay una reconfiguración, el peruano es muy creativo, hemos sido muy resilientes, pero además hemos sido muy capaces de reconvertirnos ante la situación que vivíamos", anotó el exviceministro de Comercio Exterior.

Sin embargo, Posada agregó que "no podemos negar que ha habido reducción de mano de obra, por supuesto, que ha habido aplicación de suspensiones temporales también, pero lo cierto es que no hubo tanta empresa que cerró, como se hubiese esperado que hubiese sucedido".

Precisamente, la gran mayoría de empresas nuevas corresponden al comercio al por menor y por mayor, seguidas por el transporte y manufactura.

MIGRAN A VENTA MINORISTA

"Si nos enfocamos en el cuarto trimestre, el número total de empresas creadas en estos dos sectores (comercio al por mayor y menor) es de casi 40.000 empresas. Estamos hablando de 48,5 % del total, la mitad de las empresas que se crearon estaban compuestas por comercio o venta de productos tangibles", precisó el representante gremial.

Entre el primer y el cuatro trimestre del año, el número de empresas de comercio al por menor prácticamente de duplicó, al pasar de 15.000 a 27.000 nuevos negocios.

Pero ¿qué tipo de empresas son éstas creadas en plena pandemia?, en un país donde el 90 % son microempresas y la informalidad laboral afecta a más del 70 % de los trabajadores.

De las más de 83.170 empresas creadas en el último trimestre del 2020, un 62 %, es decir, más de 51.000 negocios, corresponden a una organización jurídica denominada persona natural, cuyo dueño es una única persona.

"Casi 60 % son empresas unipersonales y lo mismo pasó con la baja, donde en el cuarto trimestre son más de 7.200 empresas de personas naturales, que se dieron a la baja", anotó Posada.

EN BUSCA DE COMPLETAR SUS INGRESOS

El director de la CCL, que tiene 15.000 asociados en el país, explicó que hay empresas que pueden "no haber cortado la relación laboral con el trabajador, pero han reducido las horas laborales".

Esta situación genera "una innata necesidad por buscar el negocio adicional, el negocio que compense la baja, que compense la pérdida de trabajo, por eso es el alto grado y alto índice de incidencia sobre esta sección de personas naturales", expresó.

Posada destacó que el gobierno y la administración tributaria hayan permitido estos giros de negocios, en el Registro Unico de Contribuyentes (RUC), porque han permitido que se sostenga la formalidad en la economía peruana.

"Ha habido mucha iniciativa, mucha creación de empresas formales, apoyémoslas, que dejen de ser personales y se conviertan en pequeñas empresas, luego medianas y luego en grandes", expresó.

Como reflejo también de la concentración de la economía peruana, estas nuevas empresas nacieron en su mayoría (39 %) en Lima (32.520) en el último trimestre del 2020, seguidas por la sureña Arequipa (4.948) y la norteña La Libertad (4.915), los principales centros urbanos en el país.

(c) Agencia EFE